“Revictimización, práctica común en feminicidios”

Activistas y organizaciones civiles feministas señalan que para culpar a las víctimas de su muerte, una práctica recurrente entre los administradores e impartidores de justicia encargados de resolver el delito es la revictimización, por medio de acusaciones, señalamientos o la exposición de su vida privada, con lo que se daña la imagen de las mujeres que han sido asesinadas o atacadas.

Patricia Olamendi, integrante de la red Nosotras Tenemos Otros Datos, asegura que los comentarios respecto a las víctimas de feminicidio no son hechos aislados, pues explica que si se revisan las cifras que proporcionan los estados al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), lo primero que se encontrará es la no designación como feminicidio de los asesinatos de mujeres.

“Siguen clasificándose como homicidios dolosos, culposos o en razón de parentesco y solamente unos cuantos tienen una correcta clasificación. Lo segundo es que emiten juicios de valor sin haber realizado una investigación seria que incluya dictámenes de medicina forense. De ahí sus conclusiones de que traía la falda corta o que estaba sola para justificar que son las víctimas las culpables de lo que sucedió”, explica a EL UNIVERSAL.

La abogada y excoordinadora del mecanismo contra la violencia hacia las mujeres de la Organización de los Estados Americanos (OEA) dice que la revictimización es una violencia institucional que se puede señalar como cinismo permanente; la intención de dar por cerrado un caso en el menor tiempo, ofreciendo conferencias con mentiras o hechos no comprobados y acusando a las víctimas y sus familias.

“Ya sabemos que es gracias a la familia y a la sociedad que reclama, sobre todo en las organizaciones feministas, que se conocen estos casos y se demuestra que no fueron suicidios, tampoco homicidios dolosos o culposos y que regularmente, de haberse llevado a cabo una investigación seria, sí hubiera concluido en un feminicidio”, indica.

Dice que la gravedad de esto es que diariamente en promedio son asesinadas 20 mujeres, de las cuales, pocas logran justicia, ya que 98% de los casos quedan en impunidad.

Sandra Quiñones, coordinadora del Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres (Cladem), destaca que una de las situaciones más comunes en la muerte de las mujeres es la violencia interinstitucional, que se puede catalogar como la revictimización que se hace tanto a la mujer que ha sido asesinada como a la familia.

“En México, las instituciones todavía no entienden cuál es el papel que tienen que asumir cuando una mujer ha sido asesinada. Aún no comprenden las dimensiones y los alcances de lo que implica juzgar e investigar con perspectiva de género. Todavía se sigue imponiendo de una manera muy sutil, pero contundente, la responsabilidad de lo que sucede a la víctima y la carga estereotipada que esta responsabilidad trae”, expone.

Señala que lo anterior forma parte de una situación cultural y educativa muy añeja que se sigue arrastrando hasta la actualidad.

“Aquí es cuando uno se pregunta a dónde va a parar todo ese dinero que se invierte en cursos y talleres de sensibilización, de capacitación en el tema derechos humanos con perspectiva de género a las y los funcionarios y autoridades judiciales de todos los niveles”, agrega Quiñones.

Destaca que los ministerios públicos tienen que aprender, las fiscalías, los policías y cualquier autoridad de impartición de justicia “a medir sus palabras (…) a ser muy cuidadosos con el lenguaje para no seguir revictimizando a todas las mujeres que por diversas razones perdieron la vida”.

LESVY BERLÍN

22 años. 3 de mayo de 2017.
CÓMO OCURRIÓ SU FEMINICIDIO: El cadáver de Lesvy fue hallado dentro de Ciudad Universitaria, en la Ciudad de México, luego de que Jorge Luis Hernández, exnovio de la estudiante del Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) plantel sur, la ahorcara con el cable de un teléfono público hasta matarla.

LA REVICTIMIZACIÓN: Las investigaciones de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) apuntaron a que la muerte de Lesvy fue un suicidio. A través de su cuenta de Twitter, la dependencia señaló que al momento de morir, la joven se encontraba alcoholizada y drogada. Asimismo, difundieron que tenía un bajo rendimiento académico.

VICTORIA PAMELA SALAS

23 años. 2 de septiembre de 2017.
CÓMO OCURRIÓ SU FEMINICIDIO: La joven de 23 años murió desangrada luego de que su exnovio, Mario Sáenz, la degollara y le mutilara un seno. Después, el hombre colocó su cadáver bajo un chorro de agua caliente, rociada a presión, alrededor de 10 horas, para eliminar los rastros de su ADN.

LA REVICTIMIZACIÓN: A Consuelo Salas, madre de Victoria, el Ministerio Público le informó que su hija fue acusada de robo, por lo que las investigaciones se demoraron más de cinco meses. Por otro lado, después de darse a la fuga, Mario Sáenz, inició una campaña mediática para criminalizar a Victoria acusándola de alcoholismo y consumo de drogas.

Leer también. Muertes violentas de mujeres se redujo en 28% en la CDMX: Secretaría de las Mujeres

MARA CASTILLA

19 años 8 de septiembre de 2017.
CÓMO OCURRIÓ SU FEMINICIDIO: Un chofer de aplicación digital privó de la libertad a la joven al salir de un bar en Cholula, Puebla. Mara fue víctima de abuso sexual por el hombre que después la asfixió. Horas más tarde, abandonó el cadáver envuelto en sábanas en un terreno a la salida del estado.

LA REVICTIMIZACIÓN: El abogado del asesino de Mara pretendió considerar el pasado violento de las exparejas de la mujer para asegurar que ellos fueron quienes influyeron en su muerte. Además, las autoridades trataron de atenuar el hecho exponiendo la vida privada de Mara y su gusto por asistir a bares.

FÁTIMA ALDRIGHETTI

7 años. 11 de febrero de 2020.
CÓMO OCURRIÓ SU FEMINICIDIO: Giovana Cruz, conocida de la mamá de Fátima, secuestró a la pequeña para entregársela como regalo a su marido, Mario Reyes, ante amenazas de abuso sexual a sus dos hijas si no lo hacía. El hombre agredió sexualmente a la niña y días después la asesinó estrangulándola con ayuda de su pareja.

LA REVICTIMIZACIÓN: La mamá de la menor fue culpada de descuido y negligencia en su desaparición tras hacer público un expediente abierto en el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) en la Ciudad de México, desde 2015, por descuido y maltrato emocional hacia tres niños, una de ellos Fátima.

YRMA LYDYA

21 años 23 de junio de 2022.
CÓMO OCURRIÓ SU FEMINICIDIO: Dentro del restaurante Suntory, en la Ciudad de México, Jesús Alcocer, expareja de la cantante, disparó en tres ocasiones en contra de la joven tras discutir con ella.

LA REVICTIMIZACIÓN: Desde el momento de su detención, Jesús Alcocer negó haber sido quien asesinó a Yrma Lydya. A través de entrevistas con medios, realizó comentarios revictimizantes para atenuar los delitos en su contra; así, aseguró desconocerla y dijo que ella infligía violencia física en su contra.

ARIADNA LÓPEZ

27 años. 30 de octubre de 2022.
CÓMO OCURRIÓ SU FEMINICIDIO: Una pareja de ciclistas encontró el cuerpo de la joven en una autopista cercana a Tepoztlán, Morelos. El cuerpo presentaba lesiones por golpes, por lo que la fiscalía capitalina determinó que el motivo del fallecimiento fue un trauma múltiple y afirmó que sí fue un feminicidio.

LA REVICTIMIZACIÓN: El fiscal general de Justicia de Morelos, Uriel Carmona, indicó que conforme a los resultados periciales falleció por una grave intoxicación alcohólica y una consecuente broncoaspiración.
Señaló que en la necropsia de ley no encontraron huellas de violencia y la necropsia no era coincidente con un feminicidio.

INGRID ESCAMILLA

25 años. 9 de febrero de 2020.
CÓMO OCURRIÓ SU FEMINICIDIO: Erick Robledo, expareja sentimental de Ingrid, la apuñaló varias veces en el cuello hasta asesinarla. Para deshacerse de las evidencias, la desolló, le quitó varios órganos y la descuartizó para arrojar sus restos por el inodoro de su casa y el drenaje.

LA REVICTIMIZACIÓN: Elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México (SSCCDMX), filtraron fotografías del crimen a la prensa y otros medios de comunicación, mismos que las difundieron. Aunque se ofrecieron 52 pruebas en contra del agresor, por inconsistencias y negligencias en el caso, los jueces aplazaron la audiencia varias veces.

DEBANHI ESCOBAR

18 años. 9 de abril de 2022.
CÓMO OCURRIÓ SU FEMINICIDIO: Al salir de una fiesta, Debanhi abordó un taxi de confianza para regresar a su casa, pero luego de discutir con el conductor porque le realizó tocamientos, éste la abandonó sobre la carretera en la que desapareció misteriosamente. Semanas más tarde, el cuerpo de la joven fue hallado con signos de violencia en la cisterna de un motel.

LA REVICTIMIZACIÓN: Según la primera autopsia, la fiscalía de Nuevo León aseguró que la muerte de Debanhi se debió a un golpe fuerte en la cabeza, abriendo la posibilidad de que hubiera caído en la cisterna por accidente, de acuerdo con grabaciones que presentaron. Asimismo, aseguraron que se encontraba en estado de ebriedad y presentaron pruebas que apuntan a que su muerte fue por negligencia propia en la ingesta desmedida de alcohol, no un asesinato.

LUZ RAQUEL PADILLA

35 años. 19 de julio de 2022.
CÓMO OCURRIÓ SU FEMINICIDIO: En un parque cercano a su domicilio en Zapopan, Jalisco, un grupo de personas, que previamente la hostigaron sicológicamente y agredieron de forma física, le rociaron alcohol y le prendieron fuego mientras ella se encontraba con vida.

LA REVICTIMIZACIÓN: La fiscalía estatal mostró evidencias de que Raquel Padilla había comprado dos botellas de alcohol y un encendedor con los que habría tratado de suicidarse. Además, en sus investigaciones la institución concluyó que las amenazas en contra de la mujer, incluso pintas, las había realizado ella misma.

https://www.eluniversal.com.mx/nacion/revictimizacion-practica-comun-en-feminicidios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.