Plantean peaje por congestión para aminorar tránsito en la CDMX

Acelerar la profesionalización del transporte público concesionado, dar preferencia al trabajo desde casa y diseñar esquemas de cobro por congestión en zonas y vialidades son soluciones ya probadas en otras urbes que se pueden impulsar en la Ciudad de México para abatir el tránsito vehicular.

Así lo consideró Víctor Alvarado, especialista de la asociación El Poder del Consumidor, en el marco del Día Mundial Sin Auto y luego de que Excélsior ha reportado que los niveles de congestión vehicular han llegado a registros superiores a los que se tenían en 2019, antes de la pandemia.

Esta semana, los niveles de tránsito también superaron los registros de 2019, principalmente durante las horas pico, de acuerdo con datos de la plataforma TomTom.

El lunes 19 de septiembre, luego del sismo de las 13:05 horas, la congestión se disparó a 75% a las 15:00 horas, contra 49% de 2019.

Andrés Lajous, titular de la Secretaría de Movilidad, aunque ayer dijo que los hábitos han cambiado, recnoció que el nivel de tránsito ya es similar al de 2019 durante las mañanas.

En el tránsito vehicular vemos efectivamente niveles de congestionamiento como los de 2019 en la mañana, pero no en las tardes; y en la operación de las diversas líneas del Metro, Metrobús, donde tenemos, digamos, los datos más precisos por minuto, también vemos patrones horarios que han cambiado un poco en distintas líneas. Es decir, distintas zonas de la ciudad se están moviendo en distintos horarios que en 2019”, dijo en conferencia.

Víctor Alvarado recordó que en ciudades como Londres el “pago por congestión”, es decir, cobrar una tarifa por circular en zonas o vialidades con mucha afluencia vehicular, ha funcionado para abatir el tránsito.

Aunque reconoció que es una medida al principio impopular, una vez implementada se perciben de inmediato sus beneficios, tal y como ha ocurrido con los parquímetros, aseguró.

Consideró que el Centro Histórico es una zona ideal para implementar un programa piloto de “cargo por congestión” y medir sus beneficios.

El especialista también consideró como elemento importante profesionalizar el transporte público, para que los automovilistas se animen a dejar su vehículo.

Dijo que el método ya está probado y que los números son irrefutables, pues mientras un autobús de transporte público profesionalizado mueve a 80 pasajeros, en la Ciudad de México sigue existiendo un escenario donde un automóvil transporta sólo a 1.5 personas, en promedio.

El llamado es a acelerar el proceso de profesionalización de corredores de transporte público. Prácticamente en los tres primeros años no hicieron nada; hoy hay una urgencia de corredores que minimicen los impactos del congestionamiento”, expresó.

El especialista de El Poder del Consumidor también lamentó que no se esté aprovechando la experiencia que dejó la pandemia, que demostró que el teletrabajo sí funciona y es productivo.

Es un llamado al sector privado, en mayor proporción, y al gobierno, que no aprendieron una parte de la lección que dejó la pandemia, es decir, querer volver a un esquema de trabajo en el que hay que estar obligatoriamente a diario en las fuentes de trabajo”, señaló.

Alvarado agregó que otra opción es impulsar el auto compartido, esquema que ya funciona en municipios conurbados en donde los residentes de fraccionamientos se ponen de acuerdo para compartir sus vehículos, lo que les permite ahorrar tiempo y dinero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.