Piden justicia para Fernando, detenido en L1 del Metro; acusan inconsistencias

PAOLA MACUITL GALLARDO / ÁNGULO 7

Familiares de Fernando Rodríguez Ochoa, detenido por presunto abuso sexual en la estación de la Línea 1 metro Pino Suárez, pidieron a la FGJ de la Ciudad de México realizar una investigación imparcial, pues no se están tomando en cuenta pruebas que demuestran su inocencia.

Lo anterior, luego de que el pasado 22 de mayo mientras se encontraba en el vagón del metro de la estación Pino Suárez, a las 3:30 de la tarde, fue acusado por una familia de haber tocado a una menor de edad, por lo que fue golpeado y posteriormente detenido, relató a Ángulo 7 Braulio Rodríguez Ochoa, hermano del joven.

No obstante, señaló que es inocente y hay pruebas de ello, mismas que la Fiscalía General de Justicia (FGJ), junto con el Sistema de Transporte Colectivo Metro, no toman en cuenta y hay inconsistencias en la investigación contra el también estudiante de Antropología Social de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM); la primera es que la familia pudo ver un video donde se aprecia que Rodríguez Ochoa no toca a la menor.

Sin embargo, luego de ser detenido y llevado al Ministerio Público (MP) por un agente de la Policía Bancaria e Industrial, fueron solicitados los videos diez días después de los hechos y el Sistema Metro no los proporcionó, indicó el hermano del afectado.

La familia asegura que pese a que en dichos metrajes se comprueba la inocencia de Rodríguez Ochoa, no son tomados en cuenta en la investigación, situación por la que en primer lugar acusan a María Teresa Velázquez Torres, agente del MP, por mentir al decir que hizo la solicitud de las grabaciones desde el primer día, situación que no sucedió.

Además, pese a que las autoridades debían esperar 72 horas para trasladar al Reclusorio Oriente al joven, fue llevado a dicho centro penitenciario antes de cumplir 48 horas detenido en el MP.

También, los allegados del detenido sostuvieron que las autoridades de la FGJ y MP desaparecieron dos declaraciones de la parte acusatoria que según el afectado, son contradictorias, debido a que la misma agente del Ministerio vio la primera declaración y sugirió a la parte acusatoria cambiarla, de lo contrario el presunto agresor sería puesto en libertad, por lo que la segunda declaración no coincide con la inicial.

Otra irregularidad, añadieron, es que el defensor público de la FGJ de la Ciudad de México, Mauricio Alfredo Nava, aconsejó a Fernando declararse culpable, sin conocer su caso, así como le sugirió pagar alrededor de 150 mil pesos “para salir del problema”.

Familia denunció ese mismo delito

El hermano del afectado comentó que tienen conocimiento de que la madre de la menor presentó otra denuncia por los mismos hechos en meses anteriores, por lo que indicaron que temen que se trate de un modus operandi que pretenda extorsionarlos.

El familiar de Fernando sospecha que haya sido víctima de “una banda” que se dedica a hacer ese tipo de acusaciones, ya que la forma en la que su hermano fue acusado es “sospechosa” y pidió también que las autoridades verifiquen que la menor de edad en cuestión no sufra violencias o incluso no sea víctima de algún delito por parte de su familia.

Hasta la fecha, la FGJ les indicó que podrían pagar 14 mil pesos como reparación del daño, no obstante, no pueden cubrir la cantidad. Además, Fernando requiere ser comprobado como inocente, pues de lo contrario su historial se “mancharía” y no podría dedicarse a la docencia, que es una de sus ocupaciones.

Hubo represalias por manifestación

Asimismo, familiares y amigos organizaron una manifestación el pasado 22 de junio en las calles de la Ciudad de México para exigir se respete el debido proceso, no obstante, el joven fue ingresado con la población del penal, aunque a su familia le habían dicho que solo estaría en los separos del centro.

Lo anterior lo vieron como represalia, además de que el propio Fernando pidió detener las movilizaciones pues fue amedrentado con ser llevado a celdas de castigo.

La familia de Rodríguez Ochoa aseguró que si el joven hubiera cometido el tocamiento dejarían que las autoridades sancionen la conducta, no obstante, al estar seguros de su inocencia, pidieron que se tomen en cuenta la declaración primera de la parte acusadora, así como la segunda que habría sido presuntamente influenciada por la agente del MP.

También, señaló el hermano del estudiante. que no buscan desestimar la acusación, pues tal vez la menor sí pudo haber sido tocada, no obstante, el proceso tiene inconsistencias, además de que no descartan discriminación, ya que la familia pudo haber inculpado a Rodrigo por su forma de vestir “deseliñada”, así como por su cabello largo.

Los familiares del joven pidieron tener una reunión con la fiscal general de la Ciudad de México, Ernestina Godoy Ramos, para que pueda ayudarlos a “destrabar” las pruebas con las que se demostraría la inocencia del joven, quien quiere su libertad para continuar con sus labores como activista y plomero.

Piden justicia para Fernando, detenido en L1 del Metro; acusan inconsistencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.