Cambio en patrón de consumo familiar alimenta inflación al alza: ITESM

YOLANDA MORALES / EL ECONOMISTA

La inflación de México podría ser mayor a 7.88% reportado en la primera quincena de junio, si se confirma que se mantiene el cambio en el patrón de consumo de las familias a raíz de la pandemia.

De acuerdo con un documento de trabajo desarrollado por el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de México (ITESM), durante el 2020 y aún en el 2021 los hogares dirigieron una mayor proporción de su gasto a los alimentos, bebidas, vivienda y servicios básicos.

Aparte, la líder de analytics en Nielsen Ibope, Yanira Reyes confirmó en entrevista que 98% de mexicanos ha cambiado la forma de manejar su gasto desde el inicio de la pandemia en una estructura que se mantiene hasta ahora.

Citó un estudio de la firma especializada en consumo para explicar que siete de cada 10 mexicanos continúan priorizando el gasto en comida e insumos básicos.

Aparte, en el documento del ITESM titulado “Consumidores confinados e inflación en tiempos del Covid-19, caso de México”, muestran que antes de la pandemia, 32% del gasto total de las familias se destinaba a los alimentos y bebidas alcohólicas así como a la vivienda y servicios básicos.

Esta proporción aumentó hasta 53% a partir del confinamiento, por la disponibilidad de los bienes y servicios y ante el entorno de incertidumbre.

De esta forma  la medición de la inflación refleja hoy con más fuerza las alzas de precios de estos productos.

De acuerdo con lo descrito en el documento, liderado por el catedrático del ITESM Edwin Slim Tapia Alvarado, 40% de estos productos que se compran con mayor frecuencia en México ha registrado aumentos de precios que superan 7.4% anual.

En el documento concluyen que la recomposición en el gasto de las familias complicó la lectura de la inflación variable objetivo de bancos centrales

Distanciamiento social y consumo

En el documento del ITESM, se precisa que “las medidas de distanciamiento social provocaron que las familias tuvieran que modificar sus patrones de compra por la disponibilidad de los bienes y servicios así como por el entono de incertidumbre que complicó su generación de ingresos”.

En consecuencia, se vieron en la necesidad de sustituir productos modificando su cantidad, calidad u otra característica que los hiciera más accesibles.

Desde antes de la pandemia las mercancías alimenticias tenían un papel importante en la canasta de gasto y frente a esta nueva realidad social ganaron protagonismo”, detalla el documento.

La experta de Nielsen Ibope, Yanira Reyes, confirmó que entre las medidas que están tomando las familias para adaptarse a la inflación, está el intercambio de marcas como las que ofrecen mayor asequibilidad en el producto.

En el documento del ITESM confirman que hay un “fenómeno generalizado a nivel mundial de exceso de inflación” y que también se presentó el cambio en el patrón de consumo en los hogares de otros países.

Esgrimieron que hubo descensos en servicios turísticos, entretenimiento, alojamiento y alimentos preparados, pero en el caso de las economías emergentes, el impacto es mayor porque suelen tener una mayor proporción de hogares de menos ingresos, que son los más afectados por el aumento de precios de alimentos y bebidas.

https://www.eleconomista.com.mx/economia/Cambio-en-patron-de-consumo-familiar-alimenta-inflacion-al-alza-ITESM-20220628-0099.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.