Se debilitó la lucha para erradicar trabajo infantil; efectos de la pandemia fueron duros para el sector

EXCÉLSIOR

Cada 12 de junio se conmemora el Día Internacional contra el Trabajo Infantil. 

 Frente a esa efeméride, es obligado insistir en que los efectos de la pandemia han sido especialmente duros para las niñas, niños y adolescentes. Millones no concluyeron, abandonaron o registran severas pérdidas de aprendizaje en los ciclos escolares 2019-2020 y 2020-2021; y son muy pocas las acciones que se han emprendido erradicar ese flagelo. 

 Por lo anterior, es urgente que el Inegi acelere la construcción o la presentación de la Encuesta Nacional de Trabajo Infantil, cuya última edición data de 2019, siendo que se trata de un instrumento que se levantaba y presentaba de manera bienal. 

INVISIBLE EXPLOTACIÓN 

La explotación laboral de niñas, niños y adolescentes se encuentra tan normalizada en México, que se ha vuelto prácticamente “invisible”. En una sociedad tan desigual y con pobreza masiva, se asume que es legítimo que las niñas, niños y adolescentes “aprendan a trabajar desde chiquitos”. Sin embargo, en realidad se trata de una anomalía económica muy grave, pues comparada con la pobreza laboral de la población adulta, la que se registra entre niñas, niños y adolescentes es más de 4 veces mayor que la población de 18 a 64 años y casi del doble que entre la población de 65 años y más.

Población en pobreza laboral: 0-17 años Vs 18 años y más

 

 LOS GRAVES DATOS PREVIOS A LA PANDEMIA 

En la referida Encuesta, en ese año, se detectó a 2.15 millones de niñas, niños y adolescentes ocupados laboralmente.

La situación, previa a la pandemia, era ya muy grave, pues de esa suma, únicamente 132 mil 845 realizaban actividades en ocupaciones permitidas por la Ley, mientras que 2.017 millones, (más del 90%), lo estaban en actividades prohibidas por la Ley.

De esa suma, 888 mil trabajaban en ocupaciones por debajo de la edad permitida; mientras que 1.12 millones trabajaban en ocupaciones peligrosas.

Asimismo, el Inegi estimó que de los 28.5 millones de niñas, niños y adolescentes menores de 18 años, 20.81 millones realizaban trabajos domésticos. De ellos, 19.29 millones los realizaba en condiciones adecuadas, mientras que 1.51 millones lo hacía en condiciones inadecuadas. De ellos, 543 mil 154 lo hacía en horarios prolongados, mientras que 970 mil 759 lo hacía en condiciones peligrosas para su edad.

DATOS RECIENTES DEL CONEVAL 

El Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) estima, a partir de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Inegi, el Índice de la Tendencia Laboral de la Pobreza. Los datos más recientes son relativos al Primer Trimestre de 2022.

En ellos, se estima que únicamente el 92.1% de quienes tienen de cinco a 17 años asisten regularmente a la escuela. El porcentaje es ligeramente menor al del primer trimestre de 2021, cuando se ubicó en 92.7%, y también inferior al dato del primer trimestre de 2020, cuando se ubicó en 92.8 por ciento.

Asimismo, es importante subrayar que, entre la población de 12 a 17 años de edad, al primer trimestre de este 2022 había un 12.8% de niñas, niños y adolescentes en condiciones de ocupación; indicador inferior al de los cuatro trimestres previos, pero superior al primer trimestre de 2021, cuando fue de 12.2%, y prácticamente del mismo nivel respecto del primer trimestre de 2020, cuando fue de 12.7% del total en el grupo de edad señalado.

 NIÑAS, NIÑOS Y ADOLESCENTES (NNA): LOS MÁS POBRES

De acuerdo con el Coneval, entre la población ocupada en condiciones de pobreza laboral, las y los NNA son quienes registran el mayor porcentaje de pobreza laboral.

En efecto, en el primer trimestre de 2022, el 45.5% de quienes tenían de 12 a 17 años y trabajaban, percibía ingresos laborales por debajo de la línea de la pobreza.

El indicador es superior al registrado entre la población adulta, pues en el grupo de 18 a 29 años, la pobreza laboral se ubicó en 10.8%; en el de 30 a 64 años fue de 9.7%; y en el de 65 años y más, en 27.4 por ciento.

NORMALIDAD BIZARRA 

Se asume que “es normal” que haya niñas, niños y adolescentes fuera de la escuela. Pero esto no es ni debe ser así. Constituye una grave violación a sus derechos; y también representa un daño muy grave en la construcción de capacidades y oportunidades para una vida digna dentro y fuera de las aulas. Si en México había en 2019, alrededor de 28.5 millones de NNA de 15 a 17 años, eso significaría que 2.25 millones que están privados de su derecho a una educación oportuna y de calidad.

% de población de 5 a 17 años que asiste regularmente a la escuela, 2013-2022

 

https://www.excelsior.com.mx/nacional/se-debilito-la-lucha-para-erradicar-trabajo-infantil-efectos-de-la-pandemia-fueron-duros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.