Cineteca Nacional ha vivido dos años de ajustes al cinturón

RICARDO QUIROGA / EL ECONOMISTA

Al cierre del 2019, semanas antes de la irrupción de la pandemia, la Cineteca Nacional reportaba una cifra récord de asistencia por sexto año consecutivo. Poco más de 1.2 millones de personas visitaron las instalaciones en la colonia Xoco ese año y permitieron ingresos por 98 millones de pesos.

El complejo más emblemático para la difusión del cine independiente afianzaba un programa capaz de generar el doble de dinero en ingresos frente a su presupuesto público anual (43.6 millones de pesos).

Pero el inicio de la propagación de Covid-19 en nuestro país, en marzo del 2020, cambió drásticamente su tendencia favorable. Con la implementación de la Jornada Nacional de Sana Distancia, a finales del mismo mes, el cierre completo del recinto se prolongó por un letargo de más de cuatro meses. En agosto fue posible su reapertura, pero con aforo de 30% en salas. Eso no era todo, el ascenso de la segunda ola de contagios en la última recta del año indujo de nuevo al cierre total.

Aquel primer año de pandemia, de cierres absolutos y una reactivación restrictiva, permitió autogenerados por apenas 30 millones de pesos (menos de un tercio de lo que venía captando), según declaró Alejandro Pelayo Rangel, director de la Cineteca Nacional.

Un año más de incertidumbre

El 2021, si bien fue un año de avances en la campaña de vacunación, tampoco fue la panacea. Por el auge de la segunda ola, en enero, la Cineteca Nacional no pudo retomar sus actividades sino hasta marzo, con un aforo de 30%. En junio pasado el semáforo en la capital mexicana finalmente cambió a verde y, con este, el relajamiento de gran parte de las restricciones. Pero la suerte duró un par de meses. La tercera ola de contagios, a partir de agosto, limitó de nuevo los aforos.

Todo este vaivén sanitario limitó a la Cineteca un registro de 468,000 espectadores (menos de la mitad del 2019) e ingresos por 47 millones de pesos, de acuerdo con cifras preliminares compartidas con este medio por la subdirección de Difusión del recinto. Las cifras indican que este año el espacio generó 56% más que el aciago 2020, pero menos de la mitad de los ingresos de 2019.

Los recursos propios han sido cruciales

“Por lo general, en un año sin pandemia, la Cineteca Nacional genera el doble de recursos que los que recibe a través del presupuesto”, confirma Alfredo del Valle, subdirector de Difusión.

En un año sin pandemia los autogenerados, añade, “alcanzaban para cubrir las necesidades de la plantilla, para la adquisición de equipos nuevos y otros tipos de inversión”, pero en estos dos años, con la baja en los recursos propios, señala, se priorizó la continuidad de la plantilla laboral, tanto de base como por honorarios, y se postergaron proyectos de adquisición y otras inversiones.

Los recursos públicos que recibe el recinto cinematográfico se asignan en el PEF de cada año, vía el Ramo 48, Cultura, y se inyectan al Fideicomiso para la Cineteca Nacional, uno de los pocos que exentaron la extinción de los fideicomisos de 2020. En el PEF 2019 el complejo recibió 43.6 millones de pesos; para el 2020 le fueron destinados 47.3 mdp y en el presupuesto de 2021, 43.2 mdp, mientras que para el ejercicio fiscal del 2022 el presupuesto será de 44.8 millones.

“La Cineteca tiene un presupuesto con el que se mantiene, con el que funciona, pero los ingresos propios son muy importantes para todo el resto de las actividades. Y si estamos hablando de que este año tuvimos medio millón de espectadores, la cantidad de ingresos propios disminuyó en más de un 60%. Todo el dinero que antes teníamos para gastar en exposiciones, derechos, etcétera, ya no lo tuvimos”, declaró Nelson Carro en reunión con medios días atrás.

Las obras en la futura sede de la Cineteca en Chapultepec están avanzando. De acuerdo con previsiones de las autoridades federales y capitalinas, las cuales trabajan en conjunto en el proyecto prioritario, se planea que en algún momento del 2022 se echen a andar ciertas actividades de esta sede en la cuarta sección del bosque. Resta ver qué actividades serán y si estas usarán recursos del Fideicomiso para la Cineteca Nacional o tendrán otra procedencia. El nuevo recinto, se planea, deberá operar al 100% en 2023. Habrá que prestar atención a mediados del próximo año si el paquete económico contempla un incremento para la Cineteca, que en breve tendrá dos sedes que alimentar.

En junio pasado, la Cineteca Nacional lanzó su Sala Virtual, una alternativa para garantizar el acceso del público al menos a una parte de la programación cinematográfica. Desde entonces, la plataforma ha permitido el acercamiento virtual de más de 10,000 espectadores. “Queremos reforzar la Sala Virtual para que todos los que han oído hablar de la Cineteca en el país puedan tener acceso a una programación similar, digamos, con los mismos criterios, sin descuidar al público de Cineteca”, declaró Nelson Carro, director de Programación del recinto.

 

https://www.eleconomista.com.mx/arteseideas/Cineteca-Nacional-ha-vivido-dos-anos-de-ajustes-al-cinturon-20211226-0054.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.