“El reto fue poner al gobierno al servicio de la vacunación”

FRIDA SÁNCHEZ / LA RAZÓN DE MÉXICO

A casi dos años del primer caso de Covid-19 en la Ciudad de México, la capital del país logró la cifra más baja de hospitalizaciones y contagios, y, con el 95 por ciento de sus mayores de edad con esquema completo de vacunación, se convirtió en “líder mundial”, al ser una de las ciudades con una de las coberturas más amplias en todo el mundo, lo que permitió iniciar la reactivación económica y social en uno de los sitios con más movilidad del país.

Ante los embates de esta crisis sanitaria, el Gobierno capitalino se enfrentó principalmente a cinco retos, expuso el director general de Gobierno Digital en la Agencia Digital de Innovación Pública (ADIP), Eduardo Clark.

En los siguientes meses, en caso de experimentar un rebrote de Covid (el uso de cubrebocas), puede hacer la diferencia entre una ola más pequeña y una más grande. Es importante ante las aglomeraciones

Eduardo Clark
Dir. de Gobierno Digital, ADIP

En entrevista con La Razón, Clark García Dobarganes destacó la labor de la agencia que encabeza para enfrentar una de las crisis sanitarias más complicadas.

Estamos a casi dos años del primer caso de Covid-19 en la CDMX, ¿qué retos representó la pandemia para el gobierno de la Ciudad? Lo dividiría en cinco cosas fundamentales: la primera, que es un reto que ya hemos olvidado, porque fue hace casi dos años. Tenía que ver, no sé si lo llamaría “rescate”, pero tal vez ése sea el término más adecuado, el rescate de un sistema de salud y hospitalario que no tenía las capacidades para atender una pandemia de estas magnitudes y llevaba muchos años con rezagos y falta de atención. Tenía que ver con desarrollar las capacidades de infraestructura, de personal, capital humano y logística necesarias para atender a las personas contagiadas.

“En segundo lugar, fue un reto mucho más complejo en algunos sentidos, que es el de mejorar las causas raíz por las que las personas fueron hospitalizadas o murieron, que tenían que ver muchas con factores de vida, desde mala alimentación, cultura del deporte, y tiene que ver con el cómo podemos hacer una ciudad más sana, más allá del Covid, pero que para que cualquier pandemia o situación de salud grave pueda encontrar a la ciudad en mejor situación.

“El tercer reto fue cómo puedes parar las actividades de una ciudad tan dinámica como la nuestra. La crisis económica, resultado de la crisis de salud, también implicó para la Ciudad de México hacer muchísimas cosas que tal vez en una crisis de salud hubiéramos pensado que eran secundarias, pero que conforme pasaron los meses se volvieron casi tan importantes como atender la crisis de salud. La estrategia fundamental ha sido el programa Reactivar sin Arriesgar, que fue muy pausado y cuidadoso conforme iba evolucionando la pandemia.

“Finalmente, el reto que es el más cercano a mi corazón, que fue la implementación de un programa tan masivo como la vacunación, en el cual, después de ocho meses, aplicamos más de 14 y medio millones de vacunas que involucró poner a todo el Gobierno de la Ciudad y a una buena parte del de México al servicio de la vacunación. Todo el mundo participamos.

“El quinto, como un Gobierno que trata de mostrar que las cosas se pueden hacer diferente, con un enfoque basado en servir a la ciudadanía, era reivindicar la capacidad del servicio público y del Gobierno para atender a la población de manera justa, por eso, para nosotros, es tan importante el programa de vacunación.”

Ahora que se ve la pandemia un poco a distancia, ¿hay alguna política pública o alguna estrategia que mejorarían o tomarían en cuenta de otras ciudades? Es muy difícil hacer reflexiones sobre qué hubiéramos hecho diferente o qué hubiéramos cambiado del pasado. Muchas veces, cosas que han mejorado la atención de la pandemia son resultado de la evidencia científica que, en el momento que ocurrió, no sabíamos. Pienso que el tema de comunicar la importancia de las actividades al aire libre, que es algo que hasta después casi de la segunda ola, quedó más claro que eran de mucho menor riesgo, y creemos que muchas de las cosas que tal vez llevaron a una cerrazón total de la ciudad durante la primera ola, tal vez, si hubiéramos tenido este conocimiento de la importancia de los espacios ventilados abiertos, hubieran podido hacer no tener un cierre total de actividades.

¿Qué papel jugaron las tecnologías, sobre todo, aquí en la ADIP, durante la pandemia? Los trámites que se empezaron a hacer en línea… Hubo muchas cosas que desarrollamos, que contribuyeron a la atención directa de la pandemia, desde el SMS 5151. Durante muchos meses, la población se informaba de manera ágil de temas sobre sintomatología, era remitido a una consulta médica remota y, en caso de que lo necesitara, era enviado a un hospital. Ése fue nuestro bautizo, lo primero que hicimos como agencia. A partir de ahí, empezamos a colaborar en distintas estrategias para hacer más ágil la atención a la pandemia, como las consultas remotas a pacientes en hospitales, para que los familiares pudieran hablar con ellos; el programa de consultar la disponibilidad hospitalaria a través de la App CDMX; el programa de colonias prioritarias, que era identificar los puntos de concentración de casos Covid.

“Luego, tenemos otras herramientas tecnológicas, las transformaciones digitales en términos de trámites, servicios y atención a Gobierno no relacionada a Covid. Hay muchísimos trámites y servicios que el Covid-19 nos ayudó a acelerar, porque no había otra alternativa en ese momento.”

La Ciudad de México fue número uno en el Índice de Desarrollo Digital de este año, ¿esto qué significa? Lo más importante de la ADIP es que es la primera vez que la ciudad tiene un área de un carácter jerárquico importante, que está directamente embebida con las otras dependencias y que tiene una relación de iguales con otras dependencias; es decir, no es un laboratorio o un área de innovación experimental arrumbada por ahí, que permitió generar una visión de ciudad hacia el futuro; no eran esfuerzos aislados que estaba remando un área a contracorriente. El gran mérito es que la Jefa de Gobierno generó un área empoderada para llevar a cabo estos temas y generar una política de ciudad en términos de digitalización.

¿Qué beneficios tuvo el hacer uso de esta agencia, en el aspecto del conteo de datos, cifras? Durante el primer año de Gobierno, nos dedicamos a la parte de análisis de datos, intensamente, para el tema de seguridad pública, y logramos hacer algo que ha sido útil, que era precisamente dialogar entre las distintas fuentes de información que existen en el Gobierno de la Ciudad: la Policía, el C5, el 911, la Fiscalía, los tribunales; poder integrar esas fuentes de datos, analizarlas y habilitar que los tomadores de decisiones del Gobierno tomaran mejores decisiones, de acuerdo a la evidencia que les presentábamos. “Llevábamos un año haciendo eso y llegó el Covid-19. La ADIP tomó un rol muy similar, y el rol que nos permitieron trabajar fue precisamente ser una especie de infomediario en el cual nosotros recibiéramos la información, aprendiéramos de los expertos y generar reportes.

Para 2022, ¿qué pueden esperar los capitalinos de la ADIP? Queremos retomar, con la misma fuerza, el programa de digitalización de trámites y servicios; queremos digitalizar, en el siguiente año y medio, 70 de los trámites que representan el mayor uso rutinario para la población de la ciudad, en particular para las personas menos privilegiadas y más pobres de la ciudad, e integrarlos a este modelo de Llave CDMX, para que en cada trámite podamos reducir, de manera dramática, los requisitos que tiene que presentar el ciudadano.

https://www.razon.com.mx/ciudad/reto-poner-gobierno-servicio-vacunacion-464156

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.