Inversión física de la CFE cae a mínimo de cinco años

KAROL GARCÍA / EL ECONOMISTA

Mientras mediante la iniciativa de reforma constitucional el gobierno federal planea devolver a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) la rectoría de todas las actividades del sector eléctrico, la inversión física de la empresa estatal ha caído como proporción de su gasto real ejecutado entre enero y agosto de 11.2% en 2015 a únicamente 4.4%, porque ha invertido poco en nueva infraestructura ni en rehabilitaciones de la existente.

De acuerdo con el informe mensual que la Secretaría de Hacienda envía al Congreso sobre la situación financiera acumulada entre enero y agosto de cada año, en términos reales se han ejercido 315,357 millones de pesos como gasto programable de la empresa. Y de este presupuesto real de enero a agosto de 2021, únicamente se reportan 13,931 millones de pesos como inversión física, con lo que el restante 95.6% de lo ejercido corresponde a gasto corriente, administrativo y deuda.

En contrapunto, el gasto en pensiones y jubilaciones ascendió durante el mismo período a 29,591 millones de pesos, lo que equivale a 9.4% del gasto programable de la empresa, proporción inferior a la del año pasado (10.1%), pero superior a lo observado en el 2017, 2018 y 2019 (9%, 8.4% y 8.7%, respectivamente.)

Cabe resaltar que este ejercicio presupuestario que sí se ha ejecutado en los primeros ocho meses del año ha sido de únicamente 66% de los 473,926 millones de pesos que se solicitaron en el presupuesto para todo el gasto anual de la empresa a lo largo del 2021. Pero en lo que respecta a inversión física, la erogación efectiva es de sólo 25% de los 54,477 millones solicitados para todo el año, con lo que faltan tres cuartas partes de las inversiones en inversión física por ejercerse este año en sólo cuatro meses.

Así, los reportes de este año prevén subejercicios en el rubro de inversión productiva en la empresa, aunque para el próximo año se proyecta que la inversión física suba hasta 13.4% del gasto presupuestado para el 2022, que serían 68,073 millones de pesos en el rubro de estas inversiones en operación mientras que el presupuesto total de la CFE fue proyectado en 508,281 millones de pesos.

Desde que inició la presente administración se han postergado los cuatro concursos para construcción de nueva infraestructura de generación eléctrica de la CFE, que la estatal ya localizó e incluso adelantó que contrataría a los tecnólogos para que éstos subcontraten al resto de los constructores únicamente de ciclos combinados a gas natural. Al arrancar este sexenio, canceló el concurso para la red de transmisión de corriente directa en alta tensión entre el Istmo de Tehuantepec y el centro del país, junto con la licitación para la construcción de una red similar de interconexión entre el sistema asilado de Baja California y el resto del país.

Además, el gobierno federal canceló las subastas para que la estatal adquiriera nueva generación renovable construida por privados.

En la exposición de motivos de la iniciativa de modificaciones a los artículos 25, 27 y 28 constitucionales, se plantea que exista la obligación de la CFE de generar el 54% de la energía que se distribuya en el país, aunque para ello deberá echar a andar diversas plantas que utilizan combustibles como el diésel, carbón y combustóleo, ya que hoy provee el 38% de la generación, porque con las reglas de despacho actuales, resulta energía más cara y no se utiliza.

https://www.eleconomista.com.mx/empresas/Inversion-fisica-de-CFE-cae-a-minimo-de-cinco-anos-20211005-0020.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.