Cultura para la pobreza, un texto de Luis David Fernández Araya

REDACCIÓN / LA CRÓNICA DE HOY

La comunidad internacional ha mostrado en las últimas décadas un marcado interés por profundizar en los diversos aspectos que forman parte del desarrollo y fomentar así una comprensión global e integral de la pobreza y la cultura no ha quedado fuera de ese debate.

Cultura y desarrollo son dos palabras que no siempre han ido unidas, ni se han trabajado en el mismo contexto. Sin embargo, en los últimos años encontramos nuevos elementos, instrumentos e ideas que promueven una cada vez mayor atención hacia esta pareja de palabras.

Si analizamos la cultura desde las agendas de desarrollo de las últimas décadas, entre las diferentes críticas se realizaron a los Objetivos de Desarrollo del Milenio, una de ellas hacía referencia al hecho de haber obviado el componente cultural en los mismos.

Si bien no podríamos afirmar que esta cuestión haya sido una de las más demandadas por parte de la sociedad civil a la hora de proponer los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenibles, sí existen numerosas voces –gran parte de ellas provenientes de países del Sur–, que denunciaban la necesidad de atender con mayor profundidad la cuestión de la perspectiva cultural para el cumplimiento de los ODM y la lucha contra la pobreza.

En los últimos tres años han tenido lugar algunos eventos, a nivel internacional, relevantes en lo que concierne la cultura y el desarrollo. Entre otros recordamos la Conferencia Internacional de Hangzhou: situar la cultura en el centro de las políticas de desarrollo sostenible, los Debates Temáticos de Alto Nivel sobre Cultura y Desarrollo de la Asamblea General de Naciones Unidas de 2013 y 2014, las Consultas nacionales sobre Cultura y Desarrollo realizadas en Bosnia-Herzegovina, Ecuador, Mali, Marruecos y Serbia, o la plataforma de discusión online sobre cultura y desarrollo de la campaña mundial el Mundo que Queremos.

Todo ello condujo en la Declaración de Florencia, que interpeló a los gobiernos a “asegurar la integración en la agenda de desarrollo post resultados e indicadores específicos dedicados al papel que la cultura puede desempeñar en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles establecidos en los siguientes aspectos: reducción de la pobreza, ciudades sostenibles, educación de calidad, medioambiente y cambio climático, equidad de género y empoderamiento de las mujeres, inclusión social y reconciliación.

https://www.cronica.com.mx/notas-cultura_para_la_pobreza-1200877-2021

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.