El FCCyT seguirá, de igual forma que el seguimiento del desacato de Conacyt

ISAAC TORRES CRUZ / LA CRÓNICA DE HOY

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolvió oficialmente el amparo interpuesto por el Foro Consultivo Científico y Tecnológico A.C. (FCCyT)–que solicitaba los recursos que Conacyt le debía otorgar por ley–, concluyendo sobreseer el juicio, es decir, no continuar a su análisis y seguimiento.

La resolución definitiva se dio oficialmente el 24 de agosto, después de que se había hecho su resolución en julio pasado y tras dos años de litigio, a través de los cuales Conacyt cambió sus estatutos para dejar fuera de la ley al FCCyT y crear uno propio dentro de la dependencia.

En entrevista, Gloria Soberón, investigadora del Instituto de Investigaciones Biomédicas de la UNAM y promovente del amparo como representante del SNI ante la mesa directiva del FCCyT, explica que la resolución oficial concluye el no seguimiento de la acción jurídica, no obstante, deja claro a su vez que mientras el organismo formó parte de Conacyt, independientemente, realizó y ejerció adecuadamente su función y recursos, por lo que las acusaciones de la dependencia federal y su directora –realizadas en el comunicado 227 el 28 de julio– “nunca tuvieron razón”.

La científica añadió que, no obstante, sigue en curso el seguimiento de la fiscalía a Conacyt y su directora, Elena Álvarez-Buylla, por desacato en primera instancia de la orden de un juez federal y que el FCCyT seguirá funcionando como asociación civil de manera privada para promover temas de ciencia, tecnología e innovación.

Soberón recuerda que el amparo promovido por el FCCyT fue tras el incumplimiento de la ley por parte de Conacyt, donde se establece que debe entregar los recursos suficientes para su operación. El Foro operó hasta junio de 2019, bajo la coordinación de Julia Tagüeña; posteriormente, el Juez Décimo Sexto de Distrito en materia administrativa dictó una sentencia en primera instancia en la que concedió la razón jurídica al Foro, reconociendo su derecho a recibir recursos económicos para su operación permanente.

Gloria Soberón fue representante del SNI en la Mesa directiva del FCCyT.

Posteriormente, Conacyt envío un cheque por un monto menor al solicitado a nombre de la Secretaria Técnica, Adriana Guerra, el cual no se pudo cobrar; el juez dijo que debía cambiarse a nombre del FCCyT A.C., lo cual no sucedió, agrega la científica. “Es así como Conacyt entró en desacato, un delito que tendrá una sanción correspondiente”.

Lo que ocurrió a continuación fue el cambio del reglamento de Conacyt a sus estatutos, dejando fuera al Foro Consultivo de su mandato por ley y creando uno interno, conformado casi por la misma mesa directiva –representantes de universidades, centros de investigación, academias, cámaras empresariales–, excepto representantes del SNI, como Soberón, quien mantiene en curso su amparo.

En primera instancia, el amparo fue resuelto favorablemente para el Foro, añade la investigadora, pero posteriormente la resolución no continuó. “La SCNJ dice que no pudo entrar a ver la sustancia del amparo, porque en realidad el reglamento vigente ya no reconoce al Foro Consultivo Científico y Tecnológico A.C, porque dejó de tener las funciones que asignaba Conacyt, que creó otro, que llamó de igual forma y generó confusión”.

–¿Cómo fue posible que Conacyt hiciera estos cambios?

–Los integrantes del primer amparo no impugnaron el amparo que los reconvierte, entonces el primero queda sin materia. La Mesa Directiva aceptó ser parte del nuevo Foro Consultivo, que no tiene recursos ni autonomía (…) En su oportunidad, fue decisión de la Mesa Directiva no impugnar esas modificaciones al Estatuto Orgánico porque se trató de llegar a un acuerdo, conciliar, para mantener el funcionamiento del Foro. Legalmente fue una falla no haber impugnado.

PENALIDADES. 

En el comunicado 227 de Conacyt, titulado “La SCJN avala recorte a la A.C. Foro Consultivo Científico y Tecnológico y reconoce las facultades del Conacyt”, la dependencia señala que el FCCyT empleó indebidamente 50 millones de pesos de manera indebida y qgrega que “Teniendo en cuenta lo anterior, es pertinente señalar que aún está pendiente que las autoridades competentes realicen el deslinde de las responsabilidades administrativas o penales a las que haya lugar”.

No obstante, señala Soberón, la resolución final de la SCJN establece que hasta antes de la reforma de los estatutos de Conacyt, el FCCyT cumplió conforme a lo mandatado por la ley. “Ahora ya no procede estudiar el amparo, pero es importante para el Foro porque ha habido expresiones de la directora general de Conacyt y otras personas que señalan un uso indebido de recursos públicos.

“Lo que dijo Conacyt y su directora nunca tuvieron sustento, pero ahora la SCJN lo expresa de manera incontrovertible y respalda el buen funcionamiento del Foro”.

Coordinadores del FCCyT a lo largo de 18 años.

NUEVO FORO.

Por su parte, en un comunicado, el FCCyT refiere que su Mesa Directiva “se encuentra en una etapa de reestructuración en la que se plantea la modificación del objeto social, derivado de la sentencia dictada por la Suprema Corte; y se decide el rumbo y actividades de dicha asociación civil”.

Al respecto, Soberón Chávez refiere que ante la resolución de la SCJN, el FCCyT tendrá otros objetivos ante la desvinculación de lo que mandataba la ley vigente. “Ya no en apoyo a Conacyt ni con recursos públicos, lo que hará es seguir activo para promover el sector de ciencia, tecnología e innovación de manera independiente”.

–¿Cuál es la pertinencia del FCCyT aún con la sombra que ciñó sobre éste el Conacyt?

Tiene mucha importancia, porque en el sector hay miembros del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), academias, sociedades y más investigadores que no tienen reconocimiento ahora que, por ejemplo, se discute la Ley General de Ciencia y Tecnología. Gestionarse como una asociación privada para tener programas, buscar recursos y organizar foros de discusión es muy importante. El FCCyT tenía estas actividades, ahora después de estos años ha tenido además un papel destacado con la comunidad científica, los Centros Públicos de Investigación, las Cátedras Conacyt y temas relacionados con la ley. Mantener esto es fundamental porque es un órgano autónomo, donde están representadas las instituciones de educación superior, academias, sociedades científicas y empresarios; es muy plural, con gran materia de trabajo que debe mantener.

Un desacato por resolver 

En todo caso, quien incumplió la ley –y no hay reglamento modificado que lo contravenga– fue Conacyt al desacatar la orden del juez en primera instancia, refiere Soberón, así como el FCCyT en un comunicado emitido el 24 de agosto respecto al tema:

“Este desacato a la orden judicial que se consumó por casi dos años por los servidores públicos de Conacyt es objeto de una carpeta de investigación penal al ser un delito federal el incumplimiento de estas determinaciones precautorias dictadas en juicios federales; misma que seguirá su curso al tratarse de una conducta perseguida de oficio por parte de la Fiscalía”.

“El desacato es un delito que se comete instantáneamente –en el momento en que no se hizo caso al juez, no se entregaron recursos ni se cambió el cheque, señala Gloria Soberón–, es un delito que cometió la directora de Conacyt, Elena Álvarez-Buylla”.

Añade que es un proceso que se resolverá independientemente de si se entregarán finalmente los recursos a la A.C., lo cual no se puede descartar. “Tiene sentido, puesto que el FCCyT A.C. sigue existiendo y trabajó un tiempo sin recursos, podría ser una atenuante. Más allá de eso, debe haber una sanción por el desacato mismo, es un delito penal”.

https://www.cronica.com.mx/notas-el_fccyt_seguira_de_igual_forma_que_el_seguimiento_al_desacato_de_conacyt-1200958-2021

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.