Sedena fabrica y distribuye trajes para la guerra contra el coronavirus

LA RAZÓN ONLINE / LA RAZÓN DE MÉXICO

La Fábrica de Vestuario y Equipos (Fave) de la Sedena, ubicada al sur de Iztapalapa, dejó de confeccionar uniformes del personal militar desde marzo pasado para atender la pandemia.

En un espacio de 700 metros cuadrados, más de 150 especialistas en corte y confección trabajan a marchas forzadas, para elaborar uniformes e insumos que son distribuidos en clínicas y hospitales del país.

Con tela, aguja y máquinas de coser como herramienta han elaborado desde que llegó el Covid dos millones 700 mil cubrebocas, 30 mil batas quirúrgicas, 70 mil zapatones, 71 mil gorros, 27 mil pijamas hospitalarias y 17 mil uniformes quirúrgicos.

“Cuando inició el plan DN-III se nos ordenó enfocarnos a hacer uniformes e insumos para personal médico. Nuestra labor es únicamente elaborarlos; la dirección general de sanidad se encarga de la distribución de acuerdo a las peticiones de la Secretaría de Salud, desconozco la cantidad de insumos que se otorgan a cada hospital y a cuántos ha llegado, eso ya no nos corresponde”, declaró a La Razón, Miguel Ángel González Paz, jefe de la Fave.

Las telas e hilos son lo único que la institución armada compra vía licitación, una vez llegados el personal confecciona 100 por ciento de las prendas.

“Se hace primero el corte de todas las piezas, unos cortan camisola y otros pantalón, aquí nos llega el corte virgen y comenzamos a confeccionar primero bolsas, cintas y piezas que se van a ensamblar; después pasa a otra área donde se ensambla todo, va a un proceso de calidad, donde un supervisor revisa que el producto esté bien, va otro punto de revisión y si pasa ese filtro se empaca y se almacena”, indicó.

Confeccionan militares uniformes y materiales para personal médico, ayer.Foto: Especial

Desde el pasado lunes, recibieron una petición expresa para confeccionar nueve mil uniformes quirúrgicos para el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER).

El personal labora hasta nueve horas continuas, siempre usando cubrebocas, gel antibacterial, y solución sanitizante.

“Trabajo de ocho a nueve horas continuas y mi cuota es de mil piezas diarias, es pesado, pero soy mexicana y es por mi pueblo, por mi familia y me siento orgullosa de poner mi granito de arena”, afirmó Diana Macías, soldado operario.

El capitán González Paz reconoció que hasta ahora no hay instrucciones de detener la producción, pero sostuvo que, para él y su personal, es reconfortante la satisfacción del deber cumplido.

“Nos sentimos orgullosos de aportar nuestro grano de arena, nuestro esfuerzo se ha duplicado porque la cuota de producción diaria es de dos mil uniformes, nuestra gente está saliendo más tarde y trabajamos lo más rápido posible, pero estamos conscientes de que es una labor para apoyar a los derechohabientes de la institución y civiles”, concluyó.

  • El dato: El Presidente activó el Plan DN-III, a casi mes y medio de detectar el primer caso del virus en el país, para reforzar el sistema de salud y ampliar la infraestructura hospitalaria.
Su labor en pandemia
Militares de la Fábrica de Vestuario y Equipos han elaborado:

  • ​2 millones 700 mil cubrebocas
  • 30 mil batas quirúrgicas
  • 70 mil zapatones
  • 71 mil gorros
  • 27 mil pijamas hospitalarias
  • 17 mil uniformes quirúrgicos

https://www.razon.com.mx/mexico/sedena-vestuario-guerra-covid-395306

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.