Resa y Asociados no garantiza que BUAP esté exenta de irregularidades

BRYAN RIVERA GONZÁLEZ / ANGULO 7

El despacho Resa y Asociados, que entregó una nueva auditoría a la BUAP, no garantizó que la universidad estuviera exenta de irregularidades; a esta firma, la ASE le revocó licencia por negarse a compartir información de la máxima casa de estudios.

Lo anterior lo dio a conocer en la sesión extraordinaria virtual del consejo universitario, el dueño Constantino Borja García, quien presentó el informe de los estados financieros de 2019 de la universidad, señalando que se concluyó la revisión de bienes, servicios prestados y costos, siguiendo los “lineamientos” establecidos por la Auditoría Superior del Estado (ASE), aunque no rindieron detalles sobre a qué rubros fueron y cuáles fueron exactamente los resultados.

Aunque el contador argumentó que su auditoría contiene un alto margen de confianza, precisó que dicho análisis sólo formaba parte de una apreciación, por lo que no era garantía de que la universidad estuviera exenta a irregularidades.

“El objetivo es obtener una seguridad razonable respecto a que los estados financieros se encuentran libres de incorrección material, debido a fraude o error. Emitir un informe de auditoría que contiene nuestra opinión es un alto nivel de seguridad, pero no es una garantía de una auditoría realizada de conformidad con las normas internacionales, que siempre detectan una incorrección material cuando existe”, explicó.

Resaltó que durante las investigaciones surgió una “incertidumbre importante que nos requiere que llamemos la atención en nuestro informe de auditoría, sobre la correspondiente información revelada sobre los estados financieros”, de lo cual no entró en detalles.

Ante la opacidad en el informe, una representante estudiantil preguntó si podría consultar la información completa, a lo cual, la secretaría general, Guadalupe Grajales Porras, respondió escuetamente que “se la harían llegar”.

Face Consulting nueva auditora externa
En tanto, el rector Alfonso Esparza Ortiz argumentó que la Auditoría Superior del Estado (ASE) actuó sin fundamento al negar la renovación de licencia de auditor a Resa y Asociados,

Consideró que la determinación se debió a que el despacho se había negado a compartir informes sobre la universidad, petición que, supuestamente, no estaba apegada las normas de auditoría, aunque no precisó qué clase de información se le había solicitado.

“Podemos suponer claramente porqué se hizo. Porque no se dejaron cuando se les pidió informes que no estaban contemplados en las normas de la auditoría y seguramente eso generó alguna diferencia, y por ello les negaron el registro para este 2020”, comentó.

Esparza Ortiz aprovechó para mencionar que la iniciativa de nombrar a un determinado auditor externo “es una nueva intentona de interferir en la vida universitaria”, esto, pese a señalamientos de grupos al interior de la institución acerca de que la rendición de cuentas no afecta a la autonomía.

Ante la ausencia de un auditor externo, se aprobó, con 182 votos a favor y cinco abstenciones, que la firma Face Consulting será la encargada de ejercer dicha labor para el periodo 2020, luego de ser propuesta por el contralor general, Héctor Granados Rodríguez.

Esto, ya que “cuenta con experiencia fiscal” y ha laborado para la Universidad Autónoma de Morelos (UAM), la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), la Universidad Intercontinental, al igual que prestó sus servicios para la instauración de Ciudad Modelo.

Prestarán estadio y nombre de Lobos para Liga
Por otra parte, con 180 votos a favor, dos en contra y seis abstenciones, se aprobó prestar en comodato el estadio de Lobos BUAP, así como la prestación del nombre al empresario Juan Guillermo Aguilar Macías, para crear un equipo de futbol que participe en la Liga de Balompié Mexicano, sin que la universidad gaste recursos para el proyecto.

Se precisó que todas las necesidades económicas correrán a cargo de Aguilar Macías, quien se encargará del mantenimiento y la administración de la cancha, palcos, oficinas, taquilla, los accesos, permanencia de asistentes, venta de bebidas y patrocinio, durante tres años.

También, a su cargo correrán los gastos de luz, internet, agua, limpieza y seguridad, mientras que la BUAP podrá hacer uso del estadio siempre y cuando no interfiera con los horarios del equipo.

Debido a que el proyecto representará a la universidad, se estableció que el equipo deberá incluir en su selección de jugadores a dos estudiantes formados en las fuerzas básicas de Lobos, para lo cual, se pidió que en un futuro se analizara la posibilidad de incluir a más jóvenes, así como dar boletos a la comunidad universitaria y promociones.

En caso de romper con el acuerdo, la BUAP tendrá la posibilidad de concluir el convenio sin necesidad de una declaración judicial de por medio.

Resa y Asociados no garantiza que BUAP esté exenta de irregularidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.