“La fragmentación del sistema de pensiones debe terminar”

ELIZABETH ALBARRÁN / EL ECONOMISTA

Uno de los principales retos que se debe enfrentar en materia de pensiones, es que el país se encamine a un sistema nacional de pensiones en el que se pueda considerar tanto a trabajadores formales como informales para el ahorro del retiro, indicó Fernando Solís Soberón, director general de Banca de Ahorro y Previsión Grupo Financiero Banorte.

“Se requiere un sistema nacional de pensiones, debemos acabar con esa fragmentación que hay en el sistema. Sería deseable la incorporación obligatoria y no solamente voluntaria tanto de trabajadores informales como de los independientes”, dijo al participar en el octavo seminario virtual sobre Las afores a 23 años de su creación, organizado por la Asociación Mexicana de Afores (Amafore).

En el país existen cerca de 3,000 sistemas de pensiones; de los cuales, 2,500 son esquemas privados en los que algunas empresas crean un esquema o fondo de ahorro para el retiro para sus empleados. El resto son esquemas de beneficio definido o similares y se manejan en universidades públicas, gobiernos estatales y en algunas empresas del Estado, de acuerdo con información de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

Quien fue el primer presidente de esta Comisión y partícipe de la creación de las administradoras de fondos para el retiro (afores), comentó que la trayectoria laboral de los trabajadores es indispensable para mejorar su pensión, pues muchos migran de manera constante entre la formalidad y la informalidad. “Por eso la importancia de que tengamos un sistema nacional de pensiones en el que todos aporten”.

En el 2021, cuando se cumplan 24 años de las afores, 76% de los trabajadores que lleguen a la edad de retiro, recibirán una negativa de pensión debido a que no alcanzarán las 1,250 semanas de cotización que se requieren, con lo que podrán sacar su dinero en una sola exhibición.

A su parecer, el sistema de afores debe prevalecer en el país, pero reforzando aspectos como las aportaciones y el régimen de inversión para mejorar las pensiones de los trabajadores que están bajo el régimen de la ley del seguro social del 1 de julio de 1997.

Recordó que las aportaciones que se hacen para el retiro de 6.5% son muy bajas para poder garantizar una buena pensión a los trabajadores, “deberían ser por lo menos el doble”.

También mencionó que, para mejorar la pensión es necesario que se siga flexibilizando el régimen de inversión de las afores. “Nos permitiría tener mayores rendimientos y evitar una concentración de recursos en ciertos sectores que no generan un gran beneficio a largo plazo en el ahorro de los trabajadores”.

Sistemas de reparto son insostenibles

Solís Soberón, quien también fue presidente de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), dijo que los sistemas de reparto se volvieron insostenible, pues su esquema de fondeo dependía del número de trabajadores en activo para pagar las pensiones de los trabajadores retirados.

“No se hicieron reservas para hacer frente a la transición demográfica (donde habría más personas de la tercera edad que jóvenes), con lo que se volvieron insostenibles. Las pensiones se iban pagando con lo que los trabajadores en activo iban contribuyendo y esto se volvió insostenible”.

Indicó que en los años 90 este tipo de panorama lo presentaban varios países del mundo, incluyendo México. “Se hicieron estudios actuariales en los que se estimaba el número de pensionados y el monto que se pagaría, no alcanzaba y por eso se decidió hacer una reforma”.

Enfatizó que, a finales de esa década, no había recursos suficientes en el IMSS para hacer frente al pago de pensiones y además, el país enfrentaba una deuda muy alta.

“Se pudo haber hecho una reforma de beneficio definido, pero fondeada o una reforma de contribución definida. Se optó por la segunda, donde los trabajadores con base en una cuenta individual y una aportación van generando su propio ahorro”, destacó.

“Gracias a esta reforma, hoy contamos con un ahorro interno como el que nunca nos hubiéramos imaginado de 14% del PIB, un ahorro que sigue creciendo y apoyando a sectores como el financiero y asi como el desarrollo de diferentes proyectos que ayudan al crecimiento del país”, defendió Solís.

¿Quién es Fernando Solís Soberón?

• Licenciado en Economía por el ITAM y Doctor en Economía por la Universidad de Virginia, con especialización en teoría monetaria y finanzas internacionales.

• Ha sido director de la División de Finanzas y Administración y miembro del Comité de Dirección de Grupo Nacional Provincial (GNP Seguros).

• Presidente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

• Vicepresidente de Desarrollo de la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF).

• Presidente de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

• Profesor Asociado en el Departamento de Teoría Económica de la Universidad Autónoma de Barcelona.

• Actualmente es director General de Banca de Ahorro y Previsión de Grupo Financiero Banorte y Presidente del Consejo de Administración de Afore XXI Banorte.

https://www.eleconomista.com.mx/sectorfinanciero/La-fragmentacion-del-sistema-de-pensiones-debe-terminar-20200614-0086.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.