Aguacateros toman las armas para defender su ‘oro verde’ del crimen organizado

EL FINANCIERO

Pequeños agricultores de aguacate armados con rifles AR-15 hacen turnos para gestionar la seguridad de un puesto de control contra ladrones y extorsionistas de los cárteles de la droga en San Juan Parangaricutiro, en Michoacán, el corazón de la producción de esta fruta a la que los locales llaman “oro verde”.

El auge del aguacate en la región, impulsado por el aumento del consumo en Estados Unidos, sacó de la pobreza a zonas del oeste de México en 10 años.

El dinero atrajo a cárteles, como Los Viagra o Jalisco Nueva Generación –que son rivales–, quienes han colgado cadáveres de puentes y amedrentado a la policía, y el aumento de la violencia amenaza esta nueva prosperidad.

La reciente advertencia de Estados Unidos de que podría retirar a los inspectores de los huertos provocó un escalofrío en una industria con exportaciones de 2 mil 400 millones de dólares anuales.

Los productores están tomando las armas. En el puesto de control de San Juan Parangaricutiro, los vigilantes están tranquilos, pero alerta. Dicen que sus cultivos son algo por lo que merece la pena luchar. Luis, uno de los guardias, enumeró los problemas que llegaron con el ‘boom’ del aguacate: extorsión, secuestros y robo de fruta.

Los agricultores llevan años viviendo con el miedo a los asaltos y chantajes, pero la situación adquirió un cariz internacional en agosto, cuando un equipo de inspectores del Departamento de Agricultura de Estados Unidos fue “amenazado directamente” en Ziracuaretiro.

Aunque la agencia no explicó lo ocurrido, las autoridades locales señalaron que una banda asaltó, a punta de pistola, la camioneta en la que viajaban los inspectores.

“En futuras situaciones que resulten en una violación de la seguridad o muestren una amenaza física inminente al bienestar del personal del APHIS, suspenderemos de inmediato las actividades del programa”, dijo el Departamento de Agricultura de EU, en una carta. Esto podría bloquear los envíos y devastar a la industria.

La Asociación de Productores y Empacadores Exportadores de Aguacate de México, con sede en Michoacán, publicó la carta, que algunos en Uruapan interpretaron como un gesto para alertar a los delincuentes del riesgo de acabar con la industria más próspera del estado si los inspectores estadounidenses dejan de aprobar las exportaciones.

El jefe de la policía de una localidad del oeste del cinturón del aguacate, que pidió no ser identificado, describió cómo es convivir con el cártel de Los Viagra. Están tan presentes que él no va a Uruapan sin guardaespaldas. “Han hecho de todo, extorsiones, cobro de piso… Querían meter laboratorios (de drogas) en las huertas”.

“Es una preocupación para todos”, dijo el alcalde José Rodríguez Baca acerca de la advertencia estadounidense y la violencia en su localidad. “Si nos cierran las puertas a Estados Unidos se vendría todo abajo”.

Adriana Villicaña, profesora de la Universidad Católica Univa, en Uruapan, señaló que la delincuencia en la región se agravaría si esta industria colapsa. “Si no hubiera aguacate, ¿en qué se van a emplear?”, preguntó. “Lo más seguro es que se subcontraten para hacer trabajo al crimen”

 

https://www.elfinanciero.com.mx/nacional/aguacateros-toman-las-armas-para-defender-su-oro-verde-del-crimen-organizado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.