El Correo Ilustrado: Urge tener certeza del bienestar de Belén Cortés, indica profesora

Anteayer conocí a su familia. El abrazo de su madre me ha llenado de dolor y rabia, porque a través de su llanto confirmé que Belén no está con nosotros. Belén no está con su familia, ni con sus amigas, ni con sus profesores, ni con sus compañeros universitarios. Quien dice lo contrario es un embustero.

El procurador Rodolfo Ríos y su gente afirman que Belén se ausentó por voluntad propia y alegan que es prioritario salvaguardar su derecho a la privacidad. En el imaginario de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) capitalina, Belén está en la certeza jurídica de un legajo inerte. El rector Hugo Aboites, replicando al procurador, informa a la comunidad que Belén Montserrat Cortés Santiago está con nosotros, sana y salva.

Como si no supieran que en México existe trata de personas, que las mujeres son secuestradas y asesinadas por ser mujeres. ¿Cómo se atreven a decir que Belén está segura? Belén no está con su familia, ni con sus amigos, ni con sus profesores, ni con sus compañeros universitarios. Completamente aislada, Belén no está a salvo.

No creo en sus comunicados; no dan garantía alguna. Porque la confianza institucional sólo se gana con respeto a la genuina preocupación por la familia y la comunidad universitaria. La PGJ ha violado los derechos a la verdad, información verídica y transparencia a la que está obligada como institución. El rector se ha precipitado a adoptar la versión oficial.

La familia de Belén tenía una reunión con la cuarta visitadora de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal. Urge que la PGJ y la Comisión de Derechos Humanos capitalina proporcionen pruebas fehacientes sobre la integridad física y sicológica de Belén. Urge tener la certeza de que ninguno de sus derechos está siendo vulnerado. Urge saber qué institución de la Ciudad de México le está brindando atención y cuidado físico y sicológico. Urge que las autoridades de la UACM: el Consejo Universitario y el rector, acompañen a la familia de Belén en este doloroso proceso. La comunidad de la UACM está muy al pendiente. (Carta resumida.)

María Jiménez Mier y Terán, profesora-investigadora de la UACM

http://www.jornada.unam.mx/2017/06/03/opinion/002a2cor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.