Normalidad epidemiológica pese a contingencia ambiental: Sedesa

Ángel Bolaños Sánchez/LA JORNADA

La vigilancia epidemiológica de padecimientos asociados a la contaminación ambiental durante las recientes contingencias muestran “niveles estables”, dentro de la normalidad; sin embargo, se tienen las medidas y la instrucción del jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, de permanecer pendiente de casos de personas que presenten alguna afectación provocada por la mala calidad del aire, afirmó el titular de la Secretaría de Salud (Sedesa), Armando Ahued Ortega.

Se reporta una normalidad epidemiológica, a pesar de estar en contingencia, sostuvo el funcionario y aseguró que de presentarse alguna situación extrema se tomarán las acciones necesarias, incluso paralizar las actividades en la Ciudad de México, como ya ocurrió en 2009 durante la epidemia de influenza.

Imagínense a qué no estaríamos dispuestos, siempre pensando y protegiendo a la población; tomaríamos cualquier medida, aseguró.

Entrevistado luego de instalar el Consejo de Bioética de la Ciudad de México, Ahued explicó que el sistema de salud local cuenta con ocho hospitales y siete clínicas centinelas, es decir, en estos centros se realiza un monitoreo epidemiológico de los problemas de salud en la capital y las gráficas han presentado prácticamente un comportamiento muy estable.

Citó por ejempo que los casos atendidos de conjuntivitis aumentaron de siete a 14, y si bien representa un incremento de 100 por ciento, para una ciudad con tantos millones de habitantes no significa nada, o sea, estamos dentro de una normalidad, insistió el secretario.

Atribuyó esto a las acciones que se han implementado, no de ahora, sino desde hace 30 años para tener en la ciudad una mejor calidad del aire, en rubros como transporte, uso de combustibles menos contaminantes, verificación vehicular, reforestación, disposición de basura, entre otras, así como el reciente endurecimiento la norma para bajar el humbral de activación de la fase 1 de contigencia ambiental a 150 puntos, de modo que los índices de contaminantes no se elevan como hace más de 25 años hasta 400 puntos.

Ahued admitió que pudiera haber un subregistro en la estadística de personas con afectaciones por la contaminación ambiental, por las personas que acuden a consultorios particulares o quienes recurren a remedios caseros y a la automedicación, pero aseguró que no es significativo.

Sugirió atender las recomendaciones por contingencia y llamó también a tomar precauciones por las altas temperaturas que alcnzaron 34 grados el domingo pasado, como beber mucha agua, usar bloqueador solar y no exponerse al sol. Refirió que el llamado golpe de calor es un problema de salud serio que puede provocar la muerte.

http://www.jornada.unam.mx/2017/05/27/capital/026n1cap

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.