Morena negocia reforma electoral con opositores

El decomiso de cocaína en puertos y aduanas del país, área que ahora está a cargo de la Secretaría de Marina (Semar), tuvo un desplome de 94% al comparar lo incautado en 2020 con 2021.

De acuerdo con una solicitud de Transparencia hecha a la Secretaría de Marina Armada de México, se informó que en 2020 se decomisaron mil 167.44 kilos de cocaína; sin embargo, en 2021 cayó a 74.31 kilos, de acuerdo con cifras del gobierno federal. También se dio a conocer que en 2019, primer año de la actual administración, se registró una incautación de 638.7 kilos de la droga.

Es de resaltar que, del 1 de enero al 18 de septiembre de 2022, los elementos de la Semar aseguraron 58.23 kilos de cocaína, siendo el mayor decomiso en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), donde se confiscaron 57.28 kilos de la droga, y en Puerto Morelos, Quintana Roo, 0.95 gramos.

Especialistas descartan que ese desplome en la cantidad de droga asegurada se deba a un éxito en la estrategia gubernamental, sino a un descenso en la colaboración con Estados Unidos, cuyas agencias ya no comparten información de inteligencia con nuestro país, y a que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador ha puesto muchas restricciones a la cooperación, sobre todo con la Administración de Control de Drogas (DEA por sus siglas en inglés).

Los puertos y aduanas que acumulan el mayor número de kilos asegurados de cocaína de 2019 a 2021 son Manzanillo, en Colima, con mil 110 kilos; Lázaro Cárdenas, en Michoacán, con 418.12 kilos; Matamoros, en Tamaulipas, con 241.38 kilos; Ensenada, en Baja California, con 70.59 kilos, y Tuxpan, en Veracruz, con 29.62 kilos.

Armando Rodríguez Luna, especialista en temas de seguridad nacional, señala que la disminución de aseguramiento de drogas se debe a que la cooperación con Estados Unidos, particularmente con la DEA, ha bajado por falta de confianza en la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

“En este año 2022, Estados Unidos ha tenido mucha reserva de compartir información con México y después de los Sedena Leaks nos damos cuenta del motivo… La Sedena ha adquirido en la gestión de Andrés Manuel López Obrador un gran control sobre la inteligencia, acciones de seguridad, interdicción y decomisos”, expresa en entrevista con EL UNIVERSAL.

El también director de Proyectos División de Seguridad e Inteligencia en la consultoría Strategic Affairs sostiene que la dependencia militar tiene poder en México, pero al mismo tiempo es en la que menos confía EU.

Rodríguez Luna detalla que la cocaína generalmente proviene de los países andinos; la información que tenga la DEA de la salida y tráfico por Centroamérica es fundamental para saber por dónde llegará a México.

“Estados Unidos le tiene confianza a la Marina, el problema es que la Semar… está subordinada a la Sedena. La otra cuestión es que el gobierno de López Obrador ha puesto muchas restricciones de cooperación con la DEA y eso impacta. La Marina cada vez está más limitada para recibir información de inteligencia, lo que llegan a decomisar generalmente es en los puertos y no en áreas marítimas”, comenta.

Indica que, en términos de inteligencia marítima y aérea, la Armada no tiene capacidad para realizar una vigilancia constante y permanente.

“No tiene capacidades tecnológicas, infraestructura… por eso necesita de la inteligencia para poder ser más quirúrgica en lugar de estar vigilando o buscando vehículos sumergibles en el mar; tendría que tener información precisa para saber el día y la hora, por ejemplo, de las embarcaciones con cargamento ilícito, pero no le alcanza el recurso de infraestructura y sin la inteligencia… por eso hay una caída también en los decomisos”, resalta.

Jesús Gallegos Olvera, académico del Centro de Estudios Superiores Navales (Cesnav), considera que el menor aseguramiento de cocaína se debe a una disminución en el número de operativos.

“No es que haya bajado el tráfico ilícito de drogas o el consumo, lo que ha disminuido en este momento es el efecto de las acciones derivadas de la autoridad en este seguimiento. Hay una disminución en el número de operativos… no significa que no haya eficacia, la eficacia está en correspondencia simétrica con el número de operativos”, resalta.

Refiere que las detenciones son limitadas en relación con el tema de la violencia e inclusive del mercado criminal de las drogas, otras actividades delincuenciales como trata de personas y tráficos de especies, y eso se debe a que no hay una coordinación específica para efectuar macro operativos: “Muchas de estas detenciones son flagrantes, pero dan cuenta de una circunstancia donde es más el azar el que hace que estas personas detenidas sean procesadas, a que sea una actividad de inteligencia”.

Detalla que no se ha efectuado el seguimiento de este tipo de actividades que se hacían en colaboración con autoridades de EU o con otros gobiernos; además podemos encontrar una falta de coordinación o un cambio en la dinámica de trabajo en materia de cooperación internacional.

Yuriria Rodríguez Castro, doctora en Ciencias Penales y Política Criminal, destaca que en las aduanas se presentó un desplazamiento de personal civil por la llegada de la Marina: “Está llegando gente que no conoce el área, necesitamos policías de aduanas… es multifactorial, también tiene que ver con un giro de mercado al fentanilo”.

Abunda en que hay una caída acelerada de los decomisos en esta administración, lo cual no es privativo de los últimos meses y sigue descendiendo hasta llegar a decomisos insignificantes.

Resalta que este gobierno se ha destacado por ser muy parco en el tema de aseguramientos de todas las drogas.

https://www.eluniversal.com.mx/mundo/caen-88-decomisos-de-cocaina-en-aduanas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.