Clínica para adicciones atiende además mordeduras de animales ponzoñosos

SANDRA HERNÁNDEZ GARCÍA / LA JORNADA

Desde atención a personas con adicciones, hasta tratamiento a víctimas de picaduras de animales venenosos, brinda la Clínica de Especialidades Toxicológicas del gobierno capitalino, que ha detectado un incremento de 30 por ciento de personas que consumen sustancias sicoactivas a raíz de la pandemia.

La clínica se ubica en la colonia Pantitlán, su interior es reducido pero llega a atender a cerca de mil 500 personas al mes, la mayoría por adicción a bebidas alcohólicas y drogas como anfetaminas, inhalantes y cocaína, informó el director, Luis Ernesto Caballero Torres.

En promedio, cada semana se registran hasta dos casos de personas que llegan al área de choque, ya sea por sobredosis o porque ingirieron una sustancia por accidente. Fue el caso de un menor de tres años que bebió de una botella de refresco que contenía solvente.

Mientras unos ocho pacientes se encuentran hospitalizados por abuso de alcohol y drogas, en un pasillo aledaño esperan sentadas cuatro personas que reciben medicamentos vía intravenosa.

Entre ellos está Elmer, de 17 años, quien es adicto a las tachas, droga también conocida como éxtasis. La curiosidad lo llevó a probarla, al principio consumía un cuarto de pastilla, y luego una pastilla y media.

Aunque inició su tratamiento hace unos meses, la ansiedad por abstinencia ha sido difícil de superar, tanto que antier volvió a consumir la mitad de una tacha, por lo que se encontraba en desintoxicación nuevamente.

Para el doctor Jorge Armando Fuerte Garduño, coordinador del área de sicología, la ansiedad es la etapa más complicada del tratamiento, porque se requiere disposición del paciente a generar un cambio de hábitos y de conducta.

Flagelo multifactorial

“La adicción a las drogas es multifactorial, aunque ahora se incrementó mucho por la pandemia; el encierro llevó al consumo de drogas. Por ejemplo, los que ya no bebían alcohol lo volvieron a hacer o buscaron otras drogas como cristal o cocaína, pero 90 por ciento de los casos son por cuestiones de ansiedad, porque no están logrando metas, hay frustración, problemas familiares, violencia”, dijo el doctor, quien menciona el caso de éxito de un hombre que pese a no creer en sí mismo, ha dejado de beber alcohol por más de un año.

Entre los servicios que otorga la clínica está también la atención a víctimas de mordeduras de animales ponzoñosos; apenas se atendieron dos casos por mordedura de víbora de cascabel, que es la más frecuente, seguida de las picaduras de alacranes. En esos casos basta con suministrar antídotos, pero si la situación se torna grave –lo que es poco frecuente–, es canalizado a un hospital de medicina intensiva.

https://www.jornada.com.mx/2022/07/22/capital/028n1cap

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.