Vocholandia existe, está en la CDMX y rinde homenaje al vocho

EL UNIVERSAL / MSN

vochos por las calles de Cuautepec, en la CDMX, es algo muy común en esta colonia. Blancos, negros, amarillos, con corrosión o bien tuneados, no hay ni una sola banqueta que este sedán no haya visto.

Aunque existan nuevos modelos y cada vez sea más difícil mantener en buen estado a los vochos, este rincón de la alcaldía Gustavo A. Madero sigue prefiriéndolos por sobre otros autos por varias razones, tanto que incluso al lugar se le conoce como Vocholandia” . Aquí te contamos todo al respecto.

2_volkswagen_0.jpeg

© Proporcionado por El Universal Online2_volkswagen_0.jpeg

Foto: ERIKA FLORES / Archivo El Universal

Vocholandia, más cerca de lo que imaginas

Cuautepec es una colonia de la Alcaldía Gustavo A. Madero que colinda con los municipios de Ecatepec, Coacalco, Tultitlán y Tlalnepantla en el Estado de México. Entre los habitantes de la ciudad es conocida por ser un sitio “marginal”, de difícil acceso y peligroso. Sin embargo, esto queda opacado por la cantidad de vochos que tiene, es un verdadero santuario de este auto de Volkswagen.

Una de las principales razones por las que abundan los vochos en esta zona es por que entre microbuses, RTPs y taxis convencionales,  el vocho es el único auto que  puede adentrarse en las angostas e irregulares calles de Cuautepec, como La Brecha, El Carmen, Ahuehuetes, El Bosque o Arbolillo.

Y es que al ser una población asentada en las faldas y sobre el cerro del Chiquihute, no cualquier auto cruza sus caminos, pero el vocho lo hace y con honores. Esto, junto con lo fácil que es comprar sus refacciones, hacen a este vehículo el ideal para manejar en esta zona.

vochito.jpg

© Proporcionado por El Universal Onlinevochito.jpg

Foto: Pixabay

Los vochos, los dueños de las calles en Cuautepec

Otro de los motivos por los que los vochos son tan usuales al norte de la CDMX es porque son la alternativa de sus habitantes para autoemplearse. Así, es común observar “Vochotaxis” dar servicio por las calles de Cuautepec al margen de la ley.

Para subir al cerro, la única opción son los taxis pirata o Vochotaxis. Dada la estrechez de la zona, los vochos resultan una alternativa confiable para las personas, ya que son conducidos por gente de su comunidad.

Si bien la ilegalidad de los Vochotaxis es evidente, la autogestión es una forma de salir adelante y el buen vocho ayuda a muchas familias, tal omo lo muestra el documental “Jóvenes al volante. Taxistas pirata en Cuautepec”, de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM) que se puede ver en Youtube.

Entonces, el vocho se puede considerar el transporte oficial de Cuautepec por su abundancia en la zona, la facilidad de manejarse y por ser el sostén económico de juventudes y familias. El escarabajo favorito de la CDMX es el medio de transporte más popular en  Vocholandia.

Además, en Vocholandia puede percibirse mucha creatividad, los vochos lucen verdaderas obras de arte en su cofres e ingeniosos trabajos de hojalatería y pintura en toda la carrocería.

El vocho en México

El vocho alemán se ganó el cariño de los mexicanos desde su llegada en 1954.

Originalmente, el vocho fue llamado  Volkswagen Tipo 1, pero fue conocido en Alemania como “Kraft durch Freude”  o “Käfer” (auto del pueblo, en alemán), mientras que en Estados Unidos se popularizó el apodo “Beetle” o escarabajo, por su inconfundible silueta que asemeja a ese insecto.

Volkswagen México comenzó a fabricar el sedán el 15 de enero de 1965 en Puebla. Por su fácil conducción, reparación y precio asequible enamoró al país.

México y el vocho estarán unidos hasta el fin de los tiempos, ya que además de contar con Vocholandia y sus extravagantes modelos, fue en este país donde se fabricaron más escarabajos. En total, y hasta el cierre de su producción el 31 de julio de 2003, en la planta de Volkswagen de Puebla, se fabricaron 1 millón 691 mil 542 de estos sedanes.

vochito-1.jpg

© Proporcionado por El Universal Onlinevochito-1.jpg

Foto: Volkswagen México

¿Cómo surgió el apodo de “Vocho”’?

Existen dos teorías al respecto. La primera cuenta que el sobrenombre nació como una contracción de “Volkswagen”, mientras que otro posible origen dice que durante la segunda guerra mundial, los franceses llamaban a los alemanes “boches” (palabra despectiva que en español significaría “asno”).

Sea el orígen que sea, el apodo vino junto con el auto a México, quedándole “Vocho” y dejando a un lado nombres oficiales como “Volkswagen tipo 1” y “Beetle”.

El Vocho es un auto que es recordado con cariño y nostalgia, pero que sigue siendo parte de miles de vidas y un soporte económico importante en la ciudad.

Recibe todos los viernes Hello Weekend, nuestro newsletter con lo último en gastronomía, viajes, tecnología, autos, moda y belleza. Suscríbete aquí: https://www.eluniversal.com.mx/newsletters

https://www.msn.com/es-mx/noticias/otras/vocholandia-existe-est%C3%A1-en-la-cdmx-y-rinde-homenaje-al-vocho/ar-AAZeAXG?li=AAggsml

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.