Tráfico en tráileres, una práctica cada vez mayor

JORGE BUTRÓN / LA RAZÓN DE MÉXICO

De enero a mayo del 2022, el Instituto Nacional de Migración (INM) rescató a más de 80 mil personas que se encontraban principalmente hacinadas en cajas de tráileres, vehículos, casas de seguridad o abandonados en las carreteras del país, y que buscaban llegar a Estados Unidos de manera irregular.

Datos de la dependencia detallan que los migrantes se encontraban distribuidos principalmente en 21 entidades: Chiapas, Baja California, Nuevo León, Ciudad de México, Tabasco, Coahuila, Tamaulipas, Veracruz, San Luis Potosí, Quintana Roo, Sonora, Oaxaca, Puebla, Chihuahua, Durango, Tlaxcala, Yucatán, Jalisco, Zacatecas, Sinaloa y Colima.

Además, las principales naciones de las que provienen son de Centroamérica, como son los casos de Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua; del Caribe, como Haití o Cuba, además de Sudamérica, como Ecuador, Colombia o Venezuela.

Un fenómeno que ocurrió a finales del 2021 y principios del 2022 es el cambio de modalidad en los traslados, pues comenzaron a esconder a las personas en las cabinas de los camiones, en tinacos, en portaequipajes, camionetas o hasta en motocicletas, lo que en su momento sorprendió a las autoridades del INM, ya que fue una nueva modalidad, pues de manera individual pasaban caravanas de motos con un migrante en el asiento trasero.

Para José María Ramos, investigador de El Colegio de la Frontera Norte, el cruce o traslado de migrantes por territorio nacional es algo muy común, a pesar de que las autoridades no se den cuenta o no se quieran dar cuenta de los negocios criminales que supone este tránsito humano.

“Puede haber situaciones de corrupción entre los países, eso es un hecho, pero lo que pasa es que faltan muchas acciones de las autoridades, porque el paso de los camiones con migrantes es algo recurrente y no es posible que te pasen desde el sur hasta el norte; por ello llegan los migrantes ya muertos”, infirió.

El experto detalló que otro de los problemas es que, en horas pico de las fronteras, pasan cientos de tráileres con cargamento para su comercialización, lo que en muchas ocasiones hace imposible revisar a todos; sin embargo, aclaró que en todo ello deben existir pactos o acuerdos para hacerse de la vista gorda y dejar pasar a algunos camiones.

Ramos advirtió que, de no implementarse acciones para contrarrestar la situación, “seguramente” se repetirá este tipo de escenarios o accidentes, como el ocurrido en el 2021 en Chiapas, donde un percance de autobús provocó el fallecimiento de 55 migrantes, debido a que no hay combate a los criminales.

Del 2019 al 2021, el Instituto Nacional de Migración (INM) llevó a cabo 502 rescates masivos, que permitieron la localización y auxilio de 42 mil 692 personas extranjeras de diferentes nacionalidades.

Además, se puso a disposición a 872 presuntos traficantes de personas (polleros) y 802 vehículos que usaron para su traslado, entre los que se encuentran tráileres, autos, motos y camionetas.

Al referirse al tema, el sacerdote y activista Alejandro Solalinde señaló que hay una estructura criminal muy grande donde todos se “hacen de la vista gorda”, pues nadie vio su entrada, traslado y llegada a Estados Unidos.

Solalinde consideró que se deben emprender acciones conjuntas entre gobiernos para detener y atender el fenómeno.

https://www.razon.com.mx/mexico/trafico-traileres-practica-vez-mayor-488555

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.