98% de los casos de desapariciones, sin hipótesis sobre qué le pasó a la víctima

LA CRÓNICA DE HOY

El Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas (RNPD), creada como mecanismo de seguimiento a las desapariciones en México, muestra que el 98 por ciento de los casos carecen de una hipótesis inicial que ayude a establecer las causas de la desaparición. Evidentemente, esto impacta también al intento de dar con eventuales responsables en los casos, incluyendo las desapariciones forzadas o los ya famosos levantones y asesinatos por rivalidad delincuencial.

Los familiares o seres cercanos que presentan el aviso de desaparición y las autoridades a cargo de los casos tampoco están generando información sobre la posible suerte que corrió la persona ni sobre probables paraderos; tampoco reportan datos sobre sucesos extraños en los días previos a la desaparición o si hubo problemas con familiares, la pareja o cualquier otra persona. Esta oscuridad casi absoluta está claramente plasmada en el RNPD, pues menos del 2 por ciento de las desapariciones contiene este tipo de información en forma completa. La ausencia de indicios es más profunda cuando se trata de referencias sobre antecedentes laborales, sociales o judiciales que pudiesen ayudar a dilucidar el caso. Vaya, el RNPD es escaso hasta en información de pasatiempos o hábitos de la víctima.

La Secretaría de Gobernación, responsable del manejo del Registro Nacional, consultada a través de una solicitud de acceso a la información, señaló que los responsables legales de integrar debidamente la información de cada caso son las autoridades ministeriales de cada estado y, en su caso, la Fiscalía General de la República para los casos que atrae.

El Registro Nacional se creó por ley en 2017, con Enrique Peña Nieto como presidente y a mitad de su “cambio de estrategia” para combatir la violencia en México, especialmente la desatada por los cárteles de la droga. Es una de las herramientas que debía coadyuvar en el objetivo de evitar que las carpetas de desparecidos se acumulen y acumulen sin solución.

A pesar del furor estadístico que muestran las autoridades cada vez que hablan de desapariciones, en realidad el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas es un entorno informático al que las autoridades ministeriales tienen acceso completo para indagar lo que pasó en los casos de su competencia. Estos datos pueden cruzarse con el de personas muertas no identificadas, el de sistemas penitenciarios y otros más pues el objetivo es que “contengan información relevante para la búsqueda y localización de personas”, según reza la ley que lo creó.

Tanto las personas que reportan la desaparición como las autoridades que reciben la denuncia deberían generar información que hoy está ausente en 98 por ciento de los 248 mil 699 casos reportados (los 80 mil de ellos aún vigentes).

Esta pobreza en la integración del Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas ha hecho incluso que la clasificación de los casos sea inviable:

Sólo 10 por ciento de los casos se integró con información que permite discernir si se trata de desaparición forzada, agresión de particulares, probable homicidio o feminicidio, secuestro, tráfico de menores o trata de personas u otra causal. Una explicación podría ser que el resto de las desapariciones no estarían asociados a delitos, pero esto parece improbable ya que 10 mil 145 de los desaparecidos fueron localizados sin vida. Al menos esos casos debieron generar información sobre personas vinculadas o hipótesis surgidas del evento de localización.

Como es de esperarse en esta situación crítica de ausencia de datos útiles, la información sobre personas probablemente involucradas en la desaparición no existe, prácticamente ninguna de estas 248 mil desapariciones se ligó inicialmente a la actividad de grupos delictivos o de autoridades; las hipótesis iniciales no existen, es así de sencillo.

https://www.cronica.com.mx/nacional/98-casos-desapariciones-hipotesis-sobre-le-paso-victima-1.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.