Ellos escaparon de la guerra, y tienen testimonios de terror

ARTURO CERDA DÍAZ / EL FINANCIERO

Hay historias de terror entre los mexicanos que escaparon de la guerra en Ucrania y que regresan hoy a México en el vuelo de rescate de la Fuerza Aérea Mexicana, coordinado por distintas instancias de la Cancillería.

En conferencia de prensa ofrecida en la sede de la embajada de México en Budapest, Rumania, algunos de ellos compartieron su testimonio.

Silvia Mercado relató que junto con su esposo decidieron que ella saliera de Ucrania con su hija María Cristina, de apenas un año. “Su papá es ucraniano, su papá tuvo que quedarse, eso es yo creo de lo más difícil porque la nena sigue preguntando por papá, sigue viendo sus fotos y le da besos; cuando hablamos por videoconferencia ella sigue jugando con papá”, contó Silvia.

Resaltó que tener a su hija en los brazos ha sido lo que le da fuerzas para salir del escenario de guerra. “Ella tiene ahorita un añito y todo repite, entonces cuando llegó a repetir el sonido de una bomba, era algo que a mí me rompió el corazón y yo le cantaba, yo le bailaba, yo no quería que a ella creciera reconociendo el sonido de una bomba”, comentó.

Otra mujer que tuvo que hacer acopio de carácter es Iliana, casada con un ucraniano, con quien tiene un hijo de 20 años. En medio de bombardeos, como en escena de película, acompañada por su marido, recogió las llaves de un auto que amigos ucranianos le prestaron para huir. “Fue muy difícil para mí tomar la decisión de manejar con el bombardeo en pleno auge en el centro, así que salimos, nos regresamos por mi suegra y mi hijo. En ese instante estaban bombardeando cerca de la casa, ellos salieron corriendo, mi hijo perdió su pasaporte en la huida, y se subieron. En el transcurso ya habíamos conocido a Víctor (un mexicano que quedó atrapado en Ucrania) y pasamos por él y lo tomamos corriendo con los bombardeos atrás de él”.

El propio Víctor contó que visitaba en Ucrania a su hija, cuya madre es de ese país. Cuando comenzó el ataque fue un caos encontrar la forma de escapar. “Yo al estar visitando a mi familia no tenía mucho contacto con los mexicanos ni con la embajada. Intenté salir por tren, imposible, eso era un caos. Los autobuses estaban inaccesibles, cancelados. Me habían cancelado el vuelo. En ese momento me comuniqué con la embajada mexicana”, describió.

Hasta el cierre de esta nota, la lista de mexicanos a rescatar de la guerra en Ucrania era de 63. Daniel Millán, jefe de la Oficina del Secretario de Relaciones Exteriores, explicó que el número puede variar hacia arriba o hacia abajo, de acuerdo con las decisiones que algunos mexicanos tomen de último momento.

“Esto porque hay decisiones de vida que son muy difíciles de tomar. Es muy entendible que personas tienen que tomar una decisión de vida en muy pocas horas, no debe ser nada sencillo”, resaltó el funcionario de la Cancillería.

https://www.elfinanciero.com.mx/nacional/2022/03/15/no-quiero-que-mi-hija-crezca-entre-el-sonido-de-bombas/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.