‘Que al fin termine el mal de las patito’

REFORMA

En el primer día inspección de ambulancias acudieron las unidades de la empresa privada Gutiérrez Express.

En cuanto se pudo, se inscribieron a la inspección, pues entre más rápido obtengan la certificación… es mejor, asegura la gerente Fabiola Ortega.

Está segura de que tanto el personal como las unidades no tendrán problema en aprobar las exigencias del reglamento que recién publicó el Gobierno de la Ciudad en un intento por regularizar el servicio de primera atención.

Como giro establecido, ellos también padecen por la forma en que operan las llamadas ambulancias patito, por lo que esperan que -finalmente- se ordenen o salgan de circulación.

“Tenemos claro que trasladamos personas, estamos libres de riesgo sanitario, el personal está capacitado, cumplimos siempre con las inspecciones, nunca hemos dado dádivas.

“Esperamos que las autoridades sean estrictas, apliquen las sanciones y terminen con las patito, que encontramos en cada esquina y son un cáncer para todos, porque, si nosotros venimos a verificar, es porque tengo confianza en que hacemos las cosas bien”, aseguró.

Entre públicas, privadas regulares e ilegales, se estima que en la Ciudad de México hay 500 ambulancias en operación. En instalaciones de la Secretaría de Salud capitalina, en Tlatelolco, fueron citados ayer los primeros operadores.

Ángel González, director Agencia de Protección Sanitaria (Agepsa), recordó que el plazo para certificar las unidades y los conocimientos de los socorristas es de tres meses.
“Después de los 90 días vamos a verificar las que carecen de matrícula, las que circulan por fuera, una parte clandestinas”, explicó.

“Durante 90 días no se les sancionará, se les dará la oportunidad para corregir las condiciones para que cumplan y pasen la verificación. Después de los 90 días, aplicaremos sanciones y todo vehículo sin verificación podrá ser sacado de circulación”.

Las verificaciones ya las aplicaba la Agencia, pero a raíz de las nuevas disposiciones, ahora se suman las secretarías de Movilidad y Medio Ambiente, que inspeccionarán la legalidad del vehículo, la licencia del conductor para unidades de emergencias y la aprobación de un verificentro.

Todas las ambulancias de instituciones federales y de las alcaldías deberán pasar el control de emisiones contaminantes y no podrán hacer uso de infraestructura exclusiva para servicios médicos regulados.

“No había autoridad que los pudiera detener, porque decían que están dando un servicio, con el reglamento si viene una ambulancia irregular en el carril del Metrobús, va para afuera”, comentó.

 

https://www.reforma.com/que-al-fin-termine-el-mal-de-las-patito/ar2356361?v=2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.