“¿Por qué dar tanto dinero a colegios sin alumnos y con antecedentes de malos manejos?”…

DANIEL BLANCAS MADRIGAL / LA CRÓNICA DE HOY

Apoyo a colegios inactivos o cerrados, integración simulada de planteles para incrementar monto del depósito, nula fiscalización e intervención abusiva de directivos del Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe) también han ensuciado el programa La Escuela es Nuestra…

Aunque las denuncias surgieron en distintos entidades, esta vez Crónica centró su investigación en Jalisco y, de manera específica, en la región de Zapotlán El Grande, para ejemplificar algunos vicios en su operación; la región abarca a comunidades de las más pobres y marginadas en el estado.

Este diario tuvo acceso a la base de datos manejada por funcionarios de la Secretaría del Bienestar, correspondiente a las 117 escuelas subsidiadas a nivel regional: al menos 40 han presentado anomalías, es decir, el 35 por ciento.

El desglose indica 11 escuelas donde se documentó “mal uso del dinero”; 10 donde no se realizaron asambleas para conformar comités; 8 donde maestros o padres de familia se negaron a recibir fondos “porque no los quieren o no los necesitan”; 5 donde se dirigieron apoyos, pese a permanecer cerradas desde hace tiempo; 3 donde hubo alteración de comprobantes y 3 donde se presentaron subejercicios.

“Ya nadie está interesado en el proyecto, porque son puros líos. Si depositaron el dinero, que se pudra en el banco”, se escucha decir a doña Celina Mendoza, quien fue tesorera del colegio perteneciente a la comunidad de Los Borregos, donde parte del dinero “se extravió”.

En el plan de trabajo previo a la asignación de recursos, se informó falsamente de la fusión de esta escuela con otras dos de la comunidad de Las Maravillas, con la idea de conformar un Centro Integral de Aprendizaje Comunitario (CIAC). En estas alianzas -conforme a los lineamientos de operación publicados en el DOF-, la suma a depositarse a cada plantel pasa de 150 mil a medio millón de pesos, aunque tengan pocos alumnos. Y así ocurrió en este caso: se les entregó en total 1 millón 500 mil pesos, pero la unión jamás se contempló y el presupuesto tuvo un destino incierto…

“El chiste fue que en Los Borregos se quedaron con el medio millón y eso se prestó a malos manejos. Recibimos denuncias de los padres sobre una persona del Conafe que les pedía hacer un depósito de 350 mil pesos a una cuenta por determinar. ´No caigan en el engaño´, les dije, porque aquí el dinero no se debe regresar a ningún particular y nadie puede interferir en compras o gastos”, señala a Crónica Juan Alonso, un Servidor de la Nación asignado a esta región.

“Las comunidades nunca hablaron de juntarse, pero personal de Conafe dio la información que se iba a crear un CIAC, cuando no era cierto. En una de las escuelas comenzaron a contratar albañiles y, de repente, la obra estaba muy avanzada. Se debió pedir autorización para que gastaran 315 mil pesos, más de lo que les correspondía; de lo contrario, la obra quedaría a medios chiles. Los otros 185 mil debían regresarse a las arcas públicas, pero nunca se hizo, porque desde México se desentendieron”.

-¿Qué pasó finalmente con el dinero? -se le pregunta.

-En una ocasión la tesorera me habló para decirme que la presidente del comité había perdido una parte. Se reportó el mal manejo a oficinas centrales y se informó que la escuela se estaba quedando sin niños, pero de manera increíble en 2021 volvieron a depositar 500 mil pesos a cada plantel. No hay justificación, porque también se detectaron sobreprecios. ¿Por qué dar tanto dinero a una escuela sin alumnos y con antecedentes de malos manejos? Es un desperdicio. Mi jefa (la delegada Clara Cárdenas) notificó a México, pero no hicieron nada.

-¿Cómo se elige a una escuela beneficiada?

-Al principio se hizo mediante el registro de Conafe. Ahora ya no, porque hubo anomalías en varias regiones del estado y del país: les decían a los padres cómo utilizar los recursos, pero no para bien, sino para garrar algo y echárselo a sus bolsillos. En una reunión delegacional nos dijeron que ya no participarían las autoridades de Conafe, por las transas.

Otro caso en la “lista negra” es el CIAC formado en las comunidades El Tigre y La Palmita.

“Ahí quien mangoneó fue la maestra, aprovechándose de la ignorancia de muchos padres, algunos que no saben ni leer. Cuando el comité alistaba un escrito de denuncia, la maestra amenazó con irse y dejar a los niños sin clase, y los del Conafe dijeron que ya no podían mandar otro maestro. ´¿De qué sirve tener una escuela bonita si no vamos a tener maestro?´, dijo la tesorera y se paró todo”, cuenta Juan Alonso.

A la manipulación se sumaron sobreprecios…

“El flete, por ejemplo, lo metieron a 12 mil pesos, pero cuando preguntamos el costo real era de 4 mil, lo triplicaron. Y lo mismo pasó con otros materiales: valían 3 y lo ponían a 6”, se escucha narrar en una de las grabaciones en poder de Crónica a Martel de la Mora, quien fue presidente del comité escolar.

“A los padres ni los consideraron, ni hicieron reuniones, lo iban acomodando ellos mismos a conveniencia. Yo era el presidente, pero no me daban cuentas de nada, se tenía uno que reunir y votar, pero no. Ellos tenían a su gente, a los maestros. Estaban bien agarrados, plantados con Armando (Herrera, coordinador de Conafe en la región). Llevaban a las reuniones a gente que no tenía ni niños en la escuela, sólo para las votaciones, alzaban la mano y acomodaban todo”.

Sobre la injerencia de terceros, detalla: “Una conocida de la política me dijo que con 400 mil la escuela quedaba terminada, pero no quisieron. Otro albañil cotizó el material en 180 mil, más mano de obra, pero la maestra dijo que no, pusieron a otro que no sirvió ni para el enjarre (terminado de la obra), al último ni pintura le pusieron, sólo quedó el puro yeso”.

Otras historias similares se han documentado en la entidad: escuelas donde se compraron televisiones sin contar con señal, o computadoras sin servicio de Internet; o donde el dinero se perdió por completo, como en Talpa de Allende.

Muchas otras se han quedado ocultas, por el miedo predominante en esta región aledaña a la tierra caliente michoacana, a Tepalcatepec, donde dominan las balas y el silencio. En Zapotlán, un grupo de padres y Servidores de la Nación intentaron presentar una denuncia. La respuesta del comandante de seguridad pública fue: “Ya saben cómo se manejan aquí las cosas, si quieren presentarla, adelante, pero aténganse a las consecuencias”…

—————————————

¿Cómo llegan los recursos del LEEN?

El comité escolar debe abrir una cuenta bancaria -en la mayoría de los casos, en Banco Azteca-, a nombre de la tesorera quien, por sugerencia presidencial, debe ser mujer, “porque son más honradas”. Esa cuenta se sube a la plataforma del gobierno central y la Secretaría de Hacienda envía el recurso de manera directa.

https://www.cronica.com.mx/notas-por_que_dar_tanto_dinero_a_colegios_sin_alumnos_y_con_antecedentes_de_malos_manejos-1206206-2021

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.