INE, sin cabeza para fiscalizar elecciones más grandes de la historia

EL UNIVERSAL

El Instituto Nacional Electoral vigilará más de 30 mil campañas que se realizarán de manera simultánea en el 2021, con una Unidad Técnica de Fiscalización sin cabeza.

La silla de esta unidad encargada de fiscalizar el uso de recursos públicos por parte de los partidos políticos y candidatos en los procesos electorales siempre ha estado envuelta en escándalos.

Tan solo en los últimos 10 años, han pasado tres titulares acusados de tener vínculos con el PRI y haber incurrido en aparentes omisiones al revisar las campañas de este partido, como las del Estado de México en 2017 las presidenciales del 2012 que hoy se comprueba, tuvo presuntos sobornos de compañías interesadas en obtener contratos con el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Desde el 1 de noviembre de 2018, después de la renuncia de su último titular, Carlos Alberto Morales Domínguez es el encargado de despacho sin que hasta este momento exista un responsable formal. En febrero de 2015, después de seis años en el cargo, Alfredo Cristalinas renunció tras las acusaciones de ser un operador del PRI y haber dejado pasar todas las anomalías de las campañas del 2012.

Abandonó al cargo luego de la exigencia de siete de los 10 partidos políticos existentes en ese momento, y duras críticas incluso, dentro del INE, como las del consejero Alfredo Figueroa quien lo señaló por no sancionar a ese partido por el caso Monex. El PAN, PRD, PT, Movimiento Ciudadano, el Partido Encuentro Social, Morena y el Partido Humanista anunciaron su salida de la mesa del Consejo General hasta que Cristalinas no renunciara, acusándolo de favorecer la candidatura presidencial de Enrique Peña Nieto.

En marzo de ese mismo año, el Consejo General aprobó el nombramiento de Eduardo Gurza Curiel quien también fue acusado de tener nexos con el PRI al haber sido delegado de Banobras durante la gestión de Alfredo del Mazo y después, dejar pasar denuncias en su contra por irregularidades durante su campaña para la gubernatura del Estado de México. Horacio Duarte, entonces representante de Morena ante el INE lo acusó de conflicto de interés por ser padre de la ex diputada del Estado de México, Alejandra Gurza Lorendi, cercana a Del Mazo. Y el consejero Alfredo Figueroa también lo acusó de “dinamitar la revisión del gasto de Alfredo del Mazo”, por lo que su sustitución se concretó a finales de 2017.

Lizandro Núñez llegó a la Unidad Técnica de Fiscalización envuelto en señalamientos también por acercamientos al priismo, esta vez, al equipo del entonces precandidato a la Presidencia de la República, José Antonio Meade. El propio Andrés Manuel López Obrador tomó ese nombramiento como una de las banderas de sus críticas contra el INE. “¿Y dónde están los del INE? ¡Ahí están, fisgoneando, viéndome! Son unos alcahuetes porque se han hecho de la vista gorda con el dinero que ha utilizado la mafia del poder para hacer fraude electoral; se hicieron de la vista gorda con el dinero que usó en la campaña del Estado de México para imponer a del Mazo; y ahora se hacen de la vista gorda con el dinero que autorizó Videgaray con la complicidad de Meade y el gobierno de Chihuahua, para ser utilizados en las campañas del PRI.

“Los del INE no ven nada de eso, nada más andan pendientes de nosotros, son muy cínicos, la verdad, que si gasté 600 mil pesos en no sé cuántos actos, nosotros actuamos siempre con transparencia y honestidad, no vamos a ocultar nada pero ¿por qué el presidente del INE, Lorenzo Córdova aceptó la propuesta de Meade para que el fiscal del INE sea un colaborador del Meade? ¿Cuándo se había visto eso?”, dijo el 27 de diciembre de 2017 en un evento de precampaña en Villa Vicente Guerrero en Tabasco.

Núñez estuvo sólo 10 meses en el cargo y fue el responsable de fiscalizar 18 mil informes con sanciones por hasta 872.6 millones de pesos y renunció para aceptar una invitación de instancias internacionales.

Desde entonces, Carlos Alberto Morales Domínguez es encargado de despacho y aún no se define si finalmente será nombrado titular de esta área para vigilar el uso de los recursos públicos en las campañas. Hasta ahora, a más de un mes del inicio del proceso electoral 2020-2021, la Unidad Técnica de Fiscalización no tiene una cabeza que sea el responsable de fiscalizar a los más de 30 mil candidatos que se espera que tengan campañas de manera simultánea en todo el país.

 

https://www.milenio.com/politica/ine-sin-cabeza-para-fiscalizar-elecciones-mas-grandes-de-la-historia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.