“Con el invierno estaríamos por ver lo peor de la pandemia en México”: especialistas

ISAAC TORRES CRUZ / LA CRÓNICA DE HOY

Aún no se ve la luz al final del túnel en la epidemia, puesto que seguimos inmersos en la evolución de ésta y el invierno traerá consigo un escenario complicado que incrementará los casos, señaló Samuel Ponce de León, coordinador del Programa Universitario de Investigación en Salud (PUIS) de la UNAM.

Durante el simposio “COVID-19. Hacia un invierno caliente. La urgencia por mitigar la transmisión”, el también coordinador de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia del Coronavirus, dijo que aunque ha habido buenas noticias sobre el avance de vacunas, estamos lejos de su aplicación, lo cual no ocurriría sino hasta después del invierno. “Tenemos una emergencia que crece, por lo cual se debe mitigar la transmisión mediante medidas de distanciamiento, prevención y responsabilidad cívica, las mejores herramientas que tenemos hasta el momento”.

Una de estas medidas fundamentales es el uso correcto del cubrebocas, por lo que Diana Vilar Compte, especialista del Departamento de Infectología del Instituto Nacional de Cancerología, enfatizó que no sólo previene la transmisión del virus, sino que puede reducir el inóculo del virus, lo que prevendrá una infección agresiva.

Explicó que la eficacia de los cubrebocas quirúrgicos de tres capas son suficientes para la población —que pueden utilizarse continuamente mientras estén en buen estado— y que los de tipo KN95 con válvulas permiten la expulsión de partículas, por lo cual no son los más recomendables.

Por su parte, Armando González, del Instituto de Ingeniería de la UNAM, subrayó también la importancia de la ventilación para evitar la transmisión del coronavirus, principalmente en espacios cerrados, medida que se debe de emplear en instalaciones y comercios, donde se renueve el aire, mas no se recicle.

Los especialistas enfatizaron que lo mejor que puede hacer la población es mantener las medidas de prevención y evitar aglomeraciones y peregrinaciones con motivo de las fiestas navideñas e incluso, si es posible evitar reuniones familiares, pero si no, mantener dichas medidas, ventilación y uso de cubrebocas en todo momento.

OXÍMETRO A LA MANO. Durante su participación, Alejandro Macías —profesor en la Universidad de Guanajuato y exsubdirector de Epidemiología Hospitalaria en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”— mencionó que aunque se han contabilizado alrededor de 40 millones de personas contagiadas en el mundo, el número sería 10 veces mayor, es decir, un 5 por ciento de la población: 400 millones.

“A su vez, el número de muertos diarios no sólo no disminuye, sino que aumenta. La pandemia está en completa actividad (…), en México la curva de la campana nunca bajó, se ha establecido y tiende a incrementarse en el umbral de la época de frío”.

El médico a cargo de la atención de la epidemia por influenza AH1N1 en 2009, recordó que la actividad estacional de los virus invernales: influenza, sincitial respiratorio y coronavirus, tienen un punto de mayor actividad en invierno, especialmente en enero y febrero, por lo que estaríamos por ver “lo peor de la pandemia una vez que éstos incrementen su actividad” con otros virus más.

“Estos son virus invernales que hemos visto durante todo el año como si fueran metapneumovirus —similar al virus respiratorio sincitial—, porque la condición es de pandemia. Por ello, es lógico y esperable que se incrementará la incidencia de la enfermedad en meses de frío”.

Por otra parte, a las recomendaciones de prevención de la transmisión, el doctor Macías enfatizó la importancia de crear una cultura del oxímetro, es decir, de su uso en el caso de presentar síntomas de COVID-19, como parte de una atención temprana.

“En un paciente con COVID-19 nada tiene más importancia que supervisar que la oxigenación no baje de 90% por varios días; si después de cinco días con una baja oxigenación llegas a un hospital ya no te pueden rescatar por más que se usen otros tratamientos. Si detectamos temprano a los pacientes y reciben oxigenación a tiempo, incluso con tanques de oxígeno en su casa, evolucionarán mejor”.

Añadió que además del débil sistema de salud del país —deconstruido en los últimos sexenios y en el actual, acotó Ponce de León—, la atención tardía es una de las causas por las que México tiene una alta tasa de mortalidad, de alrededor del 10 por ciento de los diagnosticados.

Los especialistas finalizaron enfatizando que evitar la transmisión de COVID debe mantener un delgado equilibrio con el mantenimiento de las actividades económicas y sociales, y que de haber un nuevo cierre de comercios debe ser de manera quirúrgica en cada alcaldía o municipio. “Será como caminar sobre hielo muy delgado durante los próximos años”, dijo Samuel Ponce.

“Las vacunas no modificarán completamente esta realidad. Son una herramienta más que deberemos utilizar de la mejor manera (…) Por otra parte debemos estimular cada vez más el uso correcto del cubrebocas, lo cual es fundamental para el país”.

https://www.cronica.com.mx/notas-estamos_por_ver_lo_peor_de_la_pandemia__especialistas_de_la_unam-1170024-2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.