Formalidad y bajo salario lideran en repunte laboral

FELIPE MORALES FREDES / EL ECONOMISTA

La recuperación del empleo continuó en septiembre y, por primera vez desde que se registró la histórica caída en los indicadores del mercado laboral por la pandemia de Covid-19 en abril, el mayor avance se observó en los trabajos formales.

De acuerdo con la última Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), 669,884 personas retornaron a una ocupación en el noveno mes del año, 63.4% de estos empleos fueron en la formalidad, lo que llevó a que la tasa de informalidad laboral se redujera de 55.1 a 54.9% respecto a agosto.

Por ingresos, la recuperación se dio en el renglón de quienes ganan entre uno y dos salarios mínimos, todos los otros niveles retrocedieron en el comparativo mensual.

En suma, de los 12 millones de trabajadores y trabajadoras que salieron de la población económicamente activa en abril a causa del impacto de la emergencia sanitaria por el coronavirus, 8.4 millones de personas han retornado al mercado laboral, 7.8 millones con un empleo y 616,000 personas en la búsqueda activa de uno.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) informó además que la tasa de desocupación se redujo marginalmente y pasó de 5.2 a 5.1% entre agosto y septiembre, la tercera reducción consecutiva después de haber alcanzado un máximo de 5.5% en junio. En tanto, el nivel de subocupación, que representa a la población ocupada pero con necesidad de trabajar más horas, disminuyó de 17 a 15.7 por ciento.

Por sectores, el comercio reportó por primera vez cifras positivas, lo que a decir de los analistas se debe a la reapertura gradual de actividades que estaban suspendidas en este rubro. Dentro de los servicios, el empleo en restaurantes y hotelería sigue sin mostrar señales de recuperación desde marzo.

En tanto, detalló el Inegi, se observó en septiembre una importante reactivación de los micronegocios. El total de personas que laboran en pequeñas empresas familiares aumentó en 626,645 respecto de lo reportado para agosto.

Sin embargo, el comportamiento positivo en el mercado del trabajo no ha sido parejo en el país. En 11 entidades federativas se observó un aumento en la desocupación al cierre del tercer trimestre de año, con Querétaro, la Ciudad de México y Quintana Roo a la cabeza en los niveles de desempleo, con tasas de 10.7, 10.3 y 9.8%, respectivamente.

“En septiembre 2020 continuó la lenta recuperación de la ocupación y el empleo de los meses anteriores, lo que significó un aumento en la PEA y en la población ocupada, principalmente en los ocupados en jornadas entre 15 y 34 horas semanales, en el comercio y en micronegocios”, expresó el presidente del Inegi, Julio Santaella.

Reporte positivo, pero incierto
Las cifras presentadas por la ENOE para septiembre, coinciden analistas, son positivas e incluso superaron las expectativas del mercado en lo que respecta a la tasa de desocupación. Sin embargo, la incertidumbre en torno al avance de la pandemia de covid-19 complica las proyecciones para el mercado laboral en los próximos meses.

“Esperamos que continúe la recuperación del empleo en los próximos meses, aunque a ritmo más lento. Por otra parte, la dinámica sobre la tasa de desempleo sigue siendo altamente incierta debido a los efectos de la pandemia”, afirmó Juan Carlos Alderete, director de Análisis Económico de Banorte.

El avance del mercado laboral, destaca el especialista, continuará a ritmo lento debido a tres factores: la necesidad de mantener medidas de distanciamiento social, lo que seguirá impactando a la economía; una cantidad menor de actividades que se irán retomando debido a lo ya avanzado en la reapertura, y la incertidumbre sobre la evolución de la pandemia y la disponibilidad de una vacuna o tratamiento para la covid-19.

En esto coincide Ricardo Aguilar Abe, economista en jefe de Invex, quien considera que uno de los principales riesgos para la recuperación del empleo es la posibilidad de un rebrote de contagios del nuevo coronavirus, tal como lo han anunciado las autoridades sanitarias.

“La recuperación económica podría ser todavía más lenta en caso que se reinstalen nuevas restricciones a la movilidad. Por otra parte, el hecho que algunos sectores perdieron casi 10 años de actividad en tan sólo unos meses sugiere que los cierres, en caso de ser necesarios, serían focalizados en lugar de una parálisis general”, puntualiza.

Las cifras de empleo de septiembre siguen el ritmo de recuperación paulatino que se reportó en agosto, explica Marcos Arias Novelo, analista económico de Grupo Financiero Monex, por lo que de mantenerse ese nivel el resto del año, los niveles de desocupación tardarían varios meses en regresar a lo reportado antes de la pandemia y la tasa de desempleo podría seguir por encima de 4.0% durante todo el 2021.

Otro factor que mantendrá presionados los niveles de desocupación en los próximos meses, apunta Juan Carlos Alderete, es el de quienes no están en la población económicamente activa, pero que están disponibles para trabajar, lo que representa un grupo de 10.5 millones de personas, y que eventualmente saldrán a buscar un empleo. “Seguimos creyendo que las personas fuera de la PEA no podrán mantenerse así por mucho más tiempo, especialmente conforme los ahorros comienzan a agotarse. Pensamos que un número importante de personas desalentadas probablemente empezará a buscar un empleo de nuevo”, expuso el analista de Banorte.

https://www.eleconomista.com.mx/empresas/Formalidad-y-bajo-salario-lideran-en-repunte-laboral-20201022-0019.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.