La comunidad científica analiza cómo financiarse

ARTURO SÁNCHEZ Y JOSÉ ANTONIO ROMÁN / LA JORNADA

Mientras investigadores, académicos y estudiantes rechazaron la desaparición de los fideicomisos de ciencia, los centros públicos de investigación (CPI), cuyos fondos serán extinguidos, ya analizan las vías para hacer frente a la decisión adoptada por la mayoría en la Cámara de Diputados.

Las autoridades de los 26 CPI del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) que quedarán sin fideicomisos han sostenido reuniones con sus comunidades académicas en las que han planteado que el cierre de esos fondos no afectará las becas de licenciatura ni de posgrado de los estudiantes, ni llevará al cierre de las instituciones.

Sin embargo, advierten que sí pegará en los apoyos directos a diversas investigaciones, en las becas de movilidad internacional, la adquisición de equipo y las mejoras de infraestructura, así como en los recursos para estancias en el extranjero del alumnado.

También, de acuerdo con estudiantes de posgrado de los CPI, les han dicho que no aumentarán las colegiaturas, pues se trata de recursos autogenerados por los centros de investigación que ingresan directamente a sus tesorerías.

En tanto, estudiantes del Centro de Investigación y Docencia Económicas –que con un fondo de más de 300 millones de pesos es el que tiene el fideicomiso más grande entre los 26 CPI Conacyt– señalaron que las autoridades del plantel les han indicado que con la desaparición no habrá afectaciones críticas al gasto corriente de la institución y que ya buscan otras vías para obtener recursos.

Habrá afectaciones a corto y largo plazos: académica

Ana Barahona Echeverría, investigadora y académica de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México, aseveró que no está de acuerdo con la desaparición de los fideicomisos, porque han funcionado muy bien y son herramientas auditables. Integrante de la Junta de Gobierno de la UNAM, añadió que la desaparición de los fideicomisos traerá afectaciones a corto y largo plazos, y se verán cortadas las posibilidades de los becarios y de que se brinde apoyo a académicos jóvenes.

En tanto, consultada sobre el particular, la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) apuntó que la desaparición de los fideicomisos no le afecta, a reserva de analizar si existe alguno que tenga como fideicomitente a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Advirtió que la decisión tiene un impacto negativo en el financiamiento a la ciencia, la tecnología o la cultura que tenían fondos públicos; esto es, a los CPI Conacyt les afectará sensiblemente, dado que sus proyectos tenían financiamiento del gobierno.

En la UAM apoyamos la posibilidad de continuar con este apoyo financiero y preocupa que se debilite el soporte para las actividades de generación de conocimiento en ciencia, tecnología y cultura, que este país necesita y la aportan sobre todo las instituciones educativas y culturales mexicanas. Es necesario ver cómo evoluciona el tema, pero en principio es preocupante, sostuvo esta casa de estudios.

https://www.jornada.com.mx/2020/10/07/politica/006n2pol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.