La UACM y la imposibilidad de regresar a su “Nueva Normalidad”

VÍCTOR ROMERO ESCALANTE / LA IZQUIERDA DIARIO

El 18 de mayo del presente año el gobierno de la 4T anunció su protocolo para el regreso a lo que llamó la “nueva normalidad”. El objetivo principal es que los trabajadores regresen a laborar en actividades que el propio gobierno definió primero como no esenciales y ahora como “esenciales”.

Entre las contempladas están la industria automotriz, minería, la cervecera, etc. Esto va en clara contradicción con los hechos que se presentan en la realidad, como el aumento acelerado de contagiados y muertes a causa de Covid-19, que se preveían desde la Secretaría de Salud desde el comienzo.

Esto sólo es explicable en razón de la presión que las grandes patronales y el gobierno imperialista de EE.UU. ejerce sobre el mexicano, que obedece de manera servil.

Dentro de las medidas de higiene de su nueva normalidad, destacan la sanitización de los espacios, contar con suficiente gel antibacterial, uso riguroso de cubre bocas y papel desechable, así como mantener una distancia entre las personas de al menos 1.5 metros. Estas medidas aplican tanto para negocios como para espacios públicos, instituciones de gobierno y escuelas. La autonomía universitaria debe servir para oponerse a planes austericidas, que van negando los derechos humanos básicos de estudiantes, trabajadores y profesores.

El caso de la UACM
Para el caso de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM) ¿es posible cumplir con el protocolo? La respuesta es un no.

Recordemos que, desde hace mucho tiempo, antes de la pandemia, diversos miembros de la comunidad uacemita habían denunciado que en las instalaciones de la universidad no había condiciones mínimas de higiene, como jabón en los baños, papel higiénico o agua. Pero las condiciones se agravaron en el último semestre, el que comprende febrero a mayo de 2020, porque los salones, que están diseñados para albergar a máximo a 30 estudiantes, en muchos casos, según diversos testimonios, llegaron a estar hacinadas hasta 80 personas.

Esta situación fue motivada por las autoridades de la universidad al despedir de forma encubierta a un número importante de profesores y profesoras de asignatura que exigían que se respetara el derecho a una educación digna para las y los estudiantes y sus propios derechos laborales, generaron, entre otras cuestiones, que se saturaran los grupos de los profesores de tiempo completo.

Asimismo, los responsables de la universidad, impusieron de manera autoritaria que sólo se ofrecieran las materias correspondientes al semestre impares, dejando fuera las materias de los semestres pares, contribuyendo aún más a la saturación de las aulas.

Dicha saturación no sólo imposibilita cumplir con las medidas de seguridad sanitarias, sino que pone en riesgo a toda la comunidad de la universidad, ya que, al estar los estudiantes amontonados en los salones, el riesgo de contagio para ellos y los profesores que imparten cátedra se incremente de forma alarmante. Además, dichas medidas son contrarias al proyecto original de la UACM, que pregona que todas las materias se impartan todos los semestres, para ayudar a los estudiantes que trabajan a avanzar en sus estudios.

Es importante alertar que, si las autoridades no resuelven esta situación estructural, abren la posibilidad que se dé un brote de Covid-19 dentro de las instalaciones de la UACM y de allí se traslade a los hogares de nuestros alumnos y colegas.

Una salida para la comunidad
Desde mi experiencia como profesor de dicha institución, habiendo intentado infructuosamente ser escuchado y atendido a través de todos los medios administrativos existentes; opino que la única salida que garantice que lo anterior mencionado no suceda, es si las y los estudiantes, trabajadores, profesores de tiempo completo y de asignatura unidos, exigimos a las autoridades universitarias mayores recursos para la compra de los insumos higiénicos, la contratación de todos los profesores necesarios para abrir todos los grupos que se requieran -incluyendo la recontratación de aquellos que fuimos castigados por luchar por nuestros derechos-. Solo así, veo que podemos lograr una verdadera sana distancia entre todos los miembros uacemitas y, a su vez, garantizar el derecho de todos los y las estudiantes a acceder a las materias que deseen, independientemente de que fueran de semestres pares o nones.

http://www.laizquierdadiario.mx/La-UACM-y-la-imposibilidad-de-regresar-a-su-Nueva-Normalidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.