Reclamo por inseguridad domina marcha opositora

ELOÍSA DOMÍNGUEZ / LA CRÓNICA DE HOY

“Estamos listos para la guerra!”, lanzó ayer Adrián LeBarón afuera del Museo Memoria y Tolerancia, luego de concluir la marcha en la que participó junto a su familia, entre ellos el propio Julián, en repudio a la estrategia fallida para combatir al crimen organizado en México.

Pidió al Presidente que “los arme, que lo haga embajador de su causa para llevar a Galeana, Chihuahua, a Bavispe, Sonora, el ejemplo y el respeto por la vida”. El reclamo principal de los LeBarón, reiteraron varias veces, incluso para diferenciarse de quien coreaba consignas plenamente políticas, era el respeto a la vida, especialmente por la de los niños y que faltó a los delincuentes que el pasado 4 de noviembre descargaron ráfagas de balas de armas de grueso calibre contra seis niños y sus madres.

Los LeBarón, familia de la comunidad mormona asentada en el municipio de Galeana, Chihuahua, arribaron al Ángel de la Independencia poco antes de las 11:00 horas donde se congregaron ciudadanos vestidos con playeras blancas y cientos de carteles.

La marcha era bicéfala, lo que se hizo patente antes de partir hacia el Monumento a la Revolución, destino final de la protesta. Por un lado gritos de “¡Justiciaaa, justicia, justicia!”; a la par estaba la convocatoria “contra políticas erróneas” del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Julián y Adrián LeBarón se desligaron del contingente de políticos que se adhirieron a la manifestación anti-AMLO. “Nosotros no iremos al frente, vamos hasta atrás. Nosotros no estamos con ningún color político”, dijeron al salir de un café para incorporarse a su contingente.

En efecto, tomaron la delantera ciudadanos que caminaban mezclados con liderazgos del PAN.

Marko Cortés, dirigente nacional del blanquiazul, escribió en su cuenta de Twitter: “Alzando la voz, seguiremos luchando al lado de la ciudadanía”. Allí mismo avanzaban muchos de quienes pueden ser la semilla de una alternativa al PAN: los simpatizantes del partido que están creando el expresidente Calderón y su esposa, la excandidata presidencial Margarita Zavala.

El panista Cortés comenzó a avanzar por Paseo de la Reforma junto a algunos de sus senadores.

También se vio a Ángel Ávila, líder nacional de lo que queda del Partido de la Revolución Democrática, acompañado de su coordinadora parlamentaria en la Cámara de Diputados, Verónica Juárez Piña, quien al llegar al Monumento a la Revolución expresó que ellos se manifestaban porque están en contra de los recortes presupuestales a los órganos autónomos, como al INE, contra la falta de resultados en el combate a la inseguridad en el país y contra otras medidas que repercuten en la economía mexicana, por ejemplo la cancelación de las obras del Aeropuerto de Texcoco.

Los ciudadanos, en tanto, coreaban: “¡Es un error estar con Obrador!”, “¡es un error estar con Obrador!”

Mujeres, niños, hombres y jóvenes salieron de sus casas también con sus mascotas, canes que fueron vistos dirigidos por correas bajo un sol ardiente, que si hubiera habido observadores o activistas por el cuidado animal habrían conminado a los dueños de esas mascotas a caminar por la sombra. Esa gente que se desgañitaba a ratos para llamar a López Obrador “cobaaarde”, por no adoptar una estrategia agresiva para minar al crimen organizado y reiterar que su gobierno prefiere los “abrazos y no balazos”.

Poco después del mediodía Los LeBarón arribaban a la explanada del Monumento a la Revolución. El movimiento Chalecos Amarillos exhortó a Julián y Adrián LeBarón a subir al templete, minutos antes, en breve charla, el segundo diría que no cree que las autoridades hayan detenido a la madrugada de este domingo al líder delictivo de La Línea junto con otros dos hombres que presuntamente están vinculados con el multihomicidio de los nueve integrantes de la comunidad mormona.

“No crean nada, no crean eso”.

También dijo que en su reunión de este Lunes en Palacio Nacional con el presidente Andrés Manuel López Obrador le pedirá que delegue funciones, que no crea que él puede solo.

“Aquí estamos para ayudarle en esta cosa. Yo estoy pidiendo que me nombre embajador de esta causa internacional para yo llevarla a los municipios”, dijo Adrián LeBarón.

Al subir al escenario, Adrián y Julián LeBarón fueron dueños del espacio para decirles a los mexicanos, que sus hijos y mujeres asesinados ahora estan en el cielo brillando, son cientos de estrellas que están junto a la Luna, que los dejaron de iluminar, a esta familia, porque se los mataron, pero esos seis niños y tres mujeres son su guía.

“Voy a caminar, voy a caminar por el mundo entero si es necesario, hasta encontrar prácticas, conocimientos y los consejos de un ejemplo de pueblo, donde lo principal es llevar el respeto por la vida.

“ Ellos nos piden que no nos quedemos con los brazos cruzados y la boca abierta… nada más babeando. Nos piden plantarle cara a cualquiera tipo de violencia que se nos presente”, exclamó Adrián Lebarón, quien agregó que su furia es del tamaño de sus ganas de vivir.

“¡Justicia, justicia, justicia!”, lo acompañaron los mexicanos.

Tras concluir con sus discursos de frente y de espaldas al Monumento a la Revolución, donde el activista Julián pidió una y otra vez dejar de lado la división política y mejor la unión para acabar con los delincuentes.

Solicitaba no mezclar la protesta política con el llamado de su familia a levantarse como un león para acabar con los asesinos.

Los LeBarón invitaron a los capitalinos a abrazarlos y consolarlos por las pérdidas humanas de los integrantes de su familia.

Con un minuto de silencio por esas nueve muertes concluyó la marcha del Ángel al Monumento a la Revolución. Poco después, Adrián y Julián se dirigieron al Museo Memoria y Tolerancia, casi frente al Hemiciclo a Juárez, donde colocaron una manta con algunos dibujos y huellas de manos infantiles.

Julián explicó que en la manta se incluía la representación de la matanza, nueve flechas, nueve vidas apagadas.

El cuerpo de una madre con el que cubrió a sus pequeños para que no fueran asesinados.

En su mensaje final, Adrián contó el pasaje de una película, en la que un “rey estaba siendo apabullado, y convocó a muchos jóvenes a que lo ayudaran. Uno de éstos le dijo a ese rey ‘pero yo mo puedo, porque no soy un caballero, yo no puedo pelear’. El rey les respondió: Te hago caballero, te hago caballero, te hago caballero… Pero ayúdenme”.

Y así, Adrián dijo que hoy todos deberíamos estar frente al Presidente para pedirle que nos haga caballeros a todos.

“Yo sí estoy listo para los chinhazos, estoy listo para la guerra”, los discursos de los LeBarón fueron apagados por el paso de un grupo de personas que arengaba “¡Es un honor estar con Obrador, es un honor estar con Obrador!”

El encuentro mostró la polarización de un México en el que si no eres chairo eres fifí, y las manifestaciones acaban perdiendo el valor del reclamo.

https://www.cronica.com.mx/notas-reclamo_por_inseguridad__domina_marcha_opositora-1139145-2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.