Más de 2 años después, caso Lesvy Berlín podría llegar a su fin

MILENIO

El caso de Lesvy Berlín Rivera Osorio, emblemático debido a la lucha que ha emprendido su familia en busca de justicia, podría llegar a su final.

Hoy, luego de 2 años y 5 meses de litigios podría darse falló absolutorio o condenatorio hacia quien se presume le quitó la vida, Jorge Luis “N”, un hombre identificado como su pareja sentimental, y quien fue captado en video acompañando a Lesvy las horas previas a su muerte.

El juicio oral del caso Rivera Osorio comenzó el 9 de septiembre pasado; el viacrucis para su familia el 3 de mayo de 2017 cuando el cuerpo de la joven de 22 años fue hallado colgado del cuello en una caseta telefónica al interior de Ciudad Universitaria.

La tragedia provocó que cientos de mujeres, estudiantes, activistas y ciudadanos salieran a las calles para exigir justicia y una universidad segura. Una marcha que marcó el inicio de una serie de manifestaciones feministas que han seguido sucedindo hasta los últimos días por las calles de la capital.

El 10 de julio de 2017, se realizó la primera audiencia de vinculación a proceso del principal sospechoso. La Procuraduría General de Justicia (PGJ)  capitalina acusaba a Jorge Luis “N” de homicidio simple doloso por omisión, es decir, sostenían la versión de que Lesvy se había suicidio. Consumo de drogas, alcoholismo, inestabilidad laboral, deserción escolar eran algunas de las “explicaciones” que ofrecía la procuraduría. Tres días después, las asesoras jurídicas de la familia interpusieron un recurso de apelación ante la 5ta Salta Penal y presentaron múltiples peritajes para demostrar que la muerte violenta de Lesvy no fue un suicidio. La sala ordenó que la vinculación a proceso de Jorge Luis “N” fuera modificada de homicidio simple a feminicidio agravado, mientras, la defensa del imputado tramitaba un amparo al no estar de acuerdo. Al final, el recurso fue improcedente y el 2 de mayo de 2018 se llevó a cabo la primer audiencia intermedia del caso. Ese mismo día, la Comisión de Derechos Humanos capitalina emitió una recomendación. En el documento pedía a las autoridades capitalinas investigar a los responsables, indemnizar a las víctimas y pedir disculpas públicas a la familia de Lesvy por la falta de debidas diligencias.

Fue al cumplirse dos años del crimen, cuando el pasado 2 de mayo, Ernestina Godoy Ramos, procuradora de la Ciudad de México, ofreció una disculpa pública a la familia de Lesvy Berlín por las violaciones a sus derechos humanos y las faltas al debido proceso en el caso. Además reconoció que el caso evidenció las muchas deficiencias que enfrenta las instancias de procuración de justicia capitalinas. El Juicio Oral por el feminicidio de Lesvy comenzó el 9 de septiembre pasado, con audiencias continuas, en las sala 21 del Reclusorio Oriente de la Ciudad de México. Durante estos días, se presentaron videos, se entregaron las pruebas de ADN extraídas de las uñas de Lesvy Berlín con sangre de su presunto feminicida, peritajes fotográficos que muestran una lesión en el pómulo izquierdo de la occisa. Testimonios de amigos y cercanos a la pareja que aseguran que Jorge Luis ejercía violencia. Wl forense guatemalteco José Mario Nájera Ochoa concluyó que Lesvy no se suicidó porque, dijo, el cable de la cabina telefónica no tenía nudo (necesario para concretar dicha acción), la joven estaba bajo efectos farmacológicos, lo que la dejaba indefensa ante cualquier tipo de ataque. Además, el cuerpo, explicó, presentaba fractura en el hueso tiroides, lesión frecuente en casos de estrangulamiento. La mamá de Lesvy, Araceli Osorio, narró que en el velorio de su hija “Jorge nunca lloró”, pero sí le estuvo preguntando cómo iba la investigación del caso. La mujer dijo que el 4 de mayo iba a reunirse con su hija, quien, cree, le hablaría de la relación Jorge y le pediría ayuda: “Yo creo que ese día me iba a pedir que la sacara de ahí. En ese momento, habría tomado las maletas, enfrentado a Jorge Luis y me hubiera llevado a Lesvy”.

Los testimonios de la familia y amigos de Lesvy coincidieron en que, durante los meses de su noviazgo con Jorge Luis, ella perdió peso, dejó de sonreír, comenzó a aislarse y hasta renunció a su trabajo. A puerta cerrada testificaron los testigos del imputado: un policía de investigación y una abogada perito; también testificaron su madre, su padre, su ex novia y la madre de su ex novia. La primera parte de la audiencia fue privada, durante esta una perito explicó la tesis de suicidio. Utilizó un cordón, objetos de unicel y plastilina. Araceli Osorio, madre de Lesvy Berlín, salió de la sala, no soportó que representaran a su hija con objetos inhertes. Llegado su turno, el 4 de octubre pasado, Jorge Luis “N”, se negó a testificar: “No su señoría, no quiero declarar”, respondió al juez José Juan Pérez. “Lo único que quiero decir es que yo amaba a Lesvy: yo no le hice daño. Yo no la maté”, agregó. Tras escuchar esas palabras, Aaracely Osorio, madre de Lesvy, pidió la palabra para responder: “Cuando uno ama, no lastima” Presentados todos los testigos por ambas partes, el 4 de octubre pasado, el juez decretó un nuevo receso, para que las partes prepararan sus alegatos de cierre, mismo que presentarán este viernes 11 de octubre . Después de esta argumentación final, el juez debería dar a conocer el fallo de este juicio oral que inició el 9 de septiembre pasado.

 

 

https://www.milenio.com/policia/caso-lesvy-berlin-osorio-momentos-clave-investigacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.