Una red inviable y poco atractiva

REFORMA

La Red Compartida, el gran proyecto de telecomunicaciones del anterior Gobierno, luce inviable y poco rentable.

A poco más de un año de haber entrado en operación, esta red inalámbrica móvil tiene como meta ampliar el servicio de telecomunicaciones, impulsar a nuevos competidores y cubrir el territorio donde vive 92.2 por ciento de la población.

A través de una Asociación Público Privada, la empresa Altán Redes ganó su operación por 20 años.

Su objetivo es instalar antenas y otra infraestructura para vender capacidad para transmitir voz, datos e imágenes a otros operadores móviles y fijos, sobre todo en regiones y zonas donde no tienen cobertura, a fin de que ofrezcan el servicio al usuario final.

Con una inversión prevista de 7 mil millones de dólares, de los cuáles ha gastado 14.6 por ciento (mil 22 millones de dólares), su red luce subutilizada, desairada por los operadores móviles virtuales (OMV), y a pesar de ser una empresa mayorista, opera actualmente en los mercados de telecomunicaciones más saturados del País donde compite con los operadores tradicionales, señalan expertos.

El propio consorcio Altán Redes reconoció que en la red apenas tienen algunos cientos de miles de usuarios. Pocos comparados con los casi 121 millones de líneas móviles existentes en México.

“Casi la mitad de los clientes de Altán están ya operando, y con cientos de miles de usuarios cursando tráfico en la red, mientras los demás se encuentran en sus procesos de integración a la red conforme sus condiciones”, dijo Altán Redes.

Fernando López, director regional de la Asociación Interamericana de Empresas de Telecomunicaciones (ASIET), señaló que en los inicios del proyecto de la Red Compartida advirtieron al Gobierno federal del sexenio anterior que el proyecto no sería redituable.

“Lo que se planteó al inicio del proyecto, cuando se realizó la consulta pública, es que generaba incertidumbre, que no entendíamos dónde estaba el modelo de negocio, no identificamos que pudiera ser redituable.

“Supongo que ellos (Altán Redes) habrán identificado alguna oportunidad bajo las condiciones planteadas”, comentó el especialista.

Incluso, a pesar que desde inicios del proyecto se planteó que la red ayudaría a generar Operadores Móviles Virtuales (OMVs), de los 36 contratos que ha firmado Altán Redes, sólo seis de ellos se enfocan en servicios móviles.

El resto de los contratos son para servicios de internet para los hogares, es decir, a servicios fijos.

Además, de los 14 OMVs que existen actualmente en México, 11 utilizan la red de Telefónica Movistar, mientras que tres restantes lo hacen con la red de Telcel.

Raúl Santamaría, director del operador móvil virtual Simpati, aseveró que no se encuentra dentro de los planes de la empresa utilizar la Red Compartida, pues no ofrece un producto sólido de voz.

Para enero de 2020, la Red Compartida deberá alcanzar una cobertura poblacional de 50 por ciento, lo que significa que la red estaría ya disponible para que la mitad de la población de México pudiera acceder a servicios a través de ésta.

 

https://www.reforma.com/una-red-inviable-y-poco-atractiva/ar1683494?v=6

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.