Aumenta agresividad de red de ‘coyotes’

REFORMA

No sólo nadie ha podido con los “coyotes” frente al Registro Civil capitalino, sino que ahora son más violentos.

Hombres y mujeres siguen ofreciendo documentación ilegal desde la salida del Metro Salto del Agua.

 

REFORMA constató que se coordinan y se avisan cuando alguna persona los observa o intenta fotografiarlos.

Cuando identifican a alguien con esas intenciones, sacan una mini cámara, del tamaño de una memoria USB y comienzan a grabar.

“Sonríe, di whisky”, gritó uno de ellos a un hombre que estaba sentado, observando su celular y de quien sospecharon que los quería videograbar o fotografiar.

Y pese a que se encuentran por toda la explanada, a unos pasos de las ventanillas oficiales, no hay vigilancia que los inhiba.

Los usuarios los conocen e identifican sin dificultad.

“¿Qué trámite necesita? ¡Actas, credenciales!, ¿de dónde la quiere?”, preguntan a quienes están por ingresar a las oficinas del Registro.

Incluso, los trabajadores del lugar saben de la existencia de los “coyotes” y piden no ser confundidos con ellos.

“¡Hágame caso a mí, le digo que se formen desde aquí!, ¡No soy uno de los que están allá afuera para que me ignore!”, gritó uno de los empleados a los usuarios.

Los trámites más ofertados son las emisiones de actas de nacimiento, corrección de datos, actas de matrimonio, de otras entidades y constancias de estado civil.

El costo en ventanillas es desde 71 pesos hasta 140 pesos por trámite más el tiempo de espera y búsqueda.

Por el trámite “exprés”, aproximadamente de 15 minutos, los “coyotes” cobran 300 pesos por adelantado. Algunos sí concluyen el servicio, otros se huyen con el dinero.

De acuerdo con la ley, la documentación que ofrecen los “coyotes” es un delito que se castiga con seis meses a 12 años de prisión.

En tanto, los intentos fallidos de la autoridades para eliminarlos datan de décadas.

Por ejemplo, desde el 2000 las autoridades comenzaron a anunciar estrategias para combatirlos, las cuales involucraban tanto a la Procuraduría General de Justicia y a la Alcaldía Cuauhtémoc. Sin embargo, no hubo resultados.

Incluso, en el último operativo policial, en 2017, sólo fueron ahuyentados, pero no hubo detenidos.

Anteriormente, se habían colocado carteles con fotografías de los papeles que eran ilegales, así como fotografías de los falsificadores, al exterior del inmueble, para que los usuarios los ignoraran.

https://www.reforma.com/aplicaciones/articulo/default.aspx?id=1605855&v=4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.