Muros salvan vidas, se aferra Trump y manda 3,750 soldados más a la frontera

LA RAZÓN ONLINE / LA RAZÓN DE MÉXICO

Ante un Congreso dividido, el presidente Donald Trump llamó a Washington a rechazar “la política de la venganza, la resistencia y el revanchismo”, y advirtió a los demócratas que las “ridículas investigaciones partidistas” sobre su gobierno y sus negocios podrían dañar a la economía.

El exhorto de Trump para el bipartidismo durante su discurso del Estado de la Unión contrasta con la atmósfera enconada que él mismo ha ayudado a cultivar en la capital de la nación, así como con el deseo de la mayoría de los demócratas de bloquear su agenda.

La oposición era evidente entre las legisladoras demócratas de la audiencia, que vistieron de blanco en honor a las sufragistas del siglo XX.

El discurso de Trump tuvo lugar en un momento crucial de su presidencia, cuando los próximos dos años de su mandato determinarán si es reelegido o no. El magnate intentó apuntalar el apoyo republicano que se ha erosionado ligeramente por el reciente cierre de gobierno, y dejó entrever una nueva defensa contra los demócratas mientras estos preparan una ronda de investigaciones sobre cada aspecto de su gobierno.

“Si va a haber paz y legislación, no puede haber guerra e investigación”, declaró. Los legisladores presentes en la cámara se mantuvieron prácticamente en silencio.

Como telón de fondo del discurso se encuentra la fecha límite del 15 de febrero para financiar al gobierno y evitar otro cierre. Los demócratas se han negado a cumplir la exigencia de Trump de fondos para el muro fronterizo, y los republicanos están cada vez menos dispuestos a cerrar el gobierno para ayudarle a hacer realidad su promesa de campaña. Los republicanos tampoco apoyan el plan del presidente de declarar una emergencia nacional si el Congreso no asigna dinero para el muro.

Receloso de resaltar públicamente esas divisiones, Trump no hizo mención de alguna declaratoria de emergencia en su discurso, aunque sí ofreció una larga defensa de su petición de un muro fronterizo. No obstante no hubo ultimátums sobre lo que se necesitaría para que firmara los proyectos de presupuesto.

“Les pido defender nuestra muy peligrosa frontera sur, por amor y devoción a nuestros conciudadanos y a nuestro país”, manifestó.

Trump dedicó mucho de su alocución a la política exterior, otra área en la que los republicanos se han distanciado de la Casa Blanca. Frente a legisladores, el presidente estuvo rodeado de símbolos de la oposición. Detrás de él estaba la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quien fue elogiada por los demócratas por la manera firme de negociar durante el cierre gubernamental.

Y varios senadores que buscarán la presidencia también estaban entre la audiencia, como Kamala Harris, de California, y Cory Booker, de Nueva Jersey.

Otra estrella demócrata, Stacey Abrams, dio la respuesta al discurso de Trump, la política que de haber ganado la gubernatura de Georgia, en noviembre, habría sido la primera gobernadora de raza negra en el estado.

Abrams describió el cierre del gobierno como una treta política que “contravino toda norma de justicia y abandonó no solo a nuestro pueblo, sino nuestros valores”.

El discurso de Trump representó un alegato de apertura para su campaña de reelección. Las encuestas indican que su tasa de aprobación cayó 34 por ciento después del cierre.

Un punto a favor del presidente ha sido la economía, la cual ha generado empleos por 100 meses consecutivos.

“Lo único que puede detenerla son guerras estúpidas, la política o ridículas investigaciones partidistas”, una referencia a la investigación del fiscal especial sobre los nexos entre Rusia y la campaña de Trump de 2016, así como a las pesquisas legislativas venideras.

Muros salvan vidas, se aferra Trump y manda 3,750 soldados más a la frontera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.