Declina cifra de becas para adolescentes embarazadas

LAURA POY SOLANO / LA JORNADA

En México la tasa de embarazo adolescente se mantiene como una de las más elevadas del mundo. Se estima que en 70 de cada mil nacimientos las madres tienen entre 15 y 19 años y los alumbramientos de niñas de entre 10 y 14 años se elevaron de 1.9 a 2 de cada mil, entre 2012 y 2015.

Estas cifras equivalen a entre 10 mil 377 y 11 mil 448 nacimientos, destaca el informe 2018 de la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes (Enapea).

Pese a que la tasa de fecundidad en menores de 19 años no logra reducirse ni erradicar los embarazos en niñas de 10 a 15 años, el programa de Becas de Apoyo a la Educación Básica de Madres Jóvenes y Jóvenes Embarazadas (antes Promajoven) ha disminuido el número de beneficiarias atendidas, al pasar de 14 mil a cerca de 9 mil beneficiarias de 2012 a 2018.

De acuerdo con el padrón de Promajoven, de 2012 a 2017 se atendieron a 91 mil 662 menores, a las que se suman 8 mil 878 inscritas hasta septiembre del año pasado; es decir, un total de 100 mil 540 beneficiarias.

Detalla que en 2012 se destinaron 105 millones 688 mil pesos para atender a 14 mil 21 jóvenes. De quienes fueron madres, 788 se alfabetizaban, mil 864 cursaban la primaria y 11 mil 369 la secundaria.

Apoyan con educación

El periodo con el mayor número de atendidas con el Promajoven fue de 2013 a 2015, cuando se registró un promedio anual de 17 mil embarazadas sin concluir su educación básica.

En 2013 se empadronaron 17 mil 93 madres menores de edad. De ellas, 957 aprendían a leer y a escribir; 2 mil 136 cursaban entre primero y sexto grado, y 14 mil, la secundaria. En total, ese año se destinaron 120 millones de pesos al Promajoven. Un año después, se llegó a 17 mil 752 beneficiadas, de las cuales mil 32 no tenían instrucción; 2 mil 138 aprendían conocimientos básicos y 14 mil 582 la secundaria, con una inversión pública en becas de 124.8 millones de pesos.

Para 2015 el total disminuyó ligeramente, pues se atendió a 16 mil 780 menores que no habían concluido su formación básica.

Se reportó que 945 acudían a alfabetizarse, 2 mil 18 cursaban su primaria y 13 mil 817 la secundaria.

A través de la Dirección General de Educación Indígena (DGEI) se han entregado sistemáticamente apoyos (850 pesos mensuales) a madres adolescentes desde 2011, pero con un escaso aumento en los recursos que se destinan para garantizar que concluyan su educación básica.

En 2014 y 2015, cuando se presentó la mayor demanda de becas, se invirtieron recursos anuales por 124.8 millones de pesos, los cuales han disminuido hasta llegar a 98.2 millones en 2017.

https://www.jornada.com.mx/2019/02/01/sociedad/031n1soc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.