Busca el gobierno reducir los casos de embarazo de niñas y adolescentes

ALEJANDRO CRUZ FLORES / LA JORNADA

En la Ciudad de México se registran, en promedio, 20 mil embarazos de adolescentes al año, de los cuales alrededor de 400 son menores de 15 años, indican datos de la Secretaría de las Mujeres capitalina.

Incluso, explicó la titular de la dependencia, Gabriela Rodríguez Ramírez, también tenemos el patrón de matrimonios forzados en comunidades indígenas de Milpa Alta, Xochimilco y Tláhuac.

“Difícil de creer. Esto que ocurre en Guerrero y Oaxaca aquí también se da: niñas que son casadas a los 15… 16 años de edad”, manifestó la funcionaria, quien agregó que también hay muchos casos de violencia sexual, pero también de chicas que se embarazan de sus novios.

Por ello, informó que el gobierno local emprenderá acciones para prevenir y atender esta problemática; la primera, una campaña llamada Ni violencia ni embarazo en el noviazgo, que empezará el 14 de febrero.

Asimismo, añadió la funcionaria, se trabaja ya en la implementación de una estrategia integral de atención a niñas-madres menores de 15 años, que se prevé echar a andar el 30 de abril.

Precisó que el embarazo en mujeres adolescentes ocurre principalmente entre los 16 y los 17 años; y aunque son pocos los 400 casos de menores de menos de 15 años, ninguna niña tendría que ser madre en ningún momento de esa etapa.

Respecto del fenómeno que se presenta en algunas zonas de la ciudad de jóvenes que son obligadas a contraer matrimonio, consideró que es una forma de violencia casar a una menor, en algunos casos con personas mucho mayores que ellas, pero también con muchachos de su misma edad, por lo que terminan convirtiéndose en madres por inercia y no por decisión.

“Yo sí creo que es una forma de violencia que a una niña de 15 años la casen sin preguntarle, ni a él. Le dicen nada más: ‘te toca casarte con la hija de mi compadre’”, expresó la secretaria.

Dijo que se trata de una práctica que se ha dado por generaciones, por lo que no se ve mal en las comunidades donde ocurre, pues las abuelas y madres de quienes hoy se encuentran en esa situación también fueron obligadas a contraer matrimonio en su momento.

Agregó que los casos de mujeres menores de 15 años embarazadas ocurren principalmente en las zonas más pobres y rurales de la capital del país, por lo que las autoridades han determinado implementar atención especial, que ya se diseña.

El propósito, dijo, es bajar la tasa de embarazos entre menores de edad, que, aclaró, es la más baja del país, pues por cada mil adolescentes se registran 52 casos; mientras en entidades como Chiapas el índice es de 130 por cada mil mujeres.

Sin embargo, manifestó Gabriela Rodríguez, esto no significa que no se deba atender esta problemática, por el contrario, nadie antes de los 20 años debería tener un hijo; de los 10 a los 20 años hay que estar estudiando.

https://www.jornada.com.mx/2019/01/31/capital/028n1cap

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.