Buscan el control político de la UACM quienes piden mi renuncia: Morán López

ALEJANDRO CRUZ FLORES / LA JORNADA

El rector de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), Galdino Morán López, afirmó que su nombramiento es legal y quienes exigen su renuncia forman parte de un grupo que no ganó la rectoría y a toda costa quieren apropiarse de la universidad para mantener sus proyectos individuales y tener el control político de la institución.

En entrevista con este diario, manifestó que en la universidad hay quienes pretenden que prevalezcan los vacíos institucionales, como la falta de reglamentación interna y sanciones administrativas, que permiten, por ejemplo, que cualquiera puede tomar las instalaciones y no haya ninguna responsabilidad, lo cual, dijo, debe terminar.

Advirtió que la institución está ante su última oportunidad para rencauzarse y lograr la estabilidad, pues está en riesgo si no nos ponemos de acuerdo y ponemos por delante el proyecto de la universidad. Agregó que apuesta al diálogo para resolver este conflicto.

Morán López reiteró su deslinde de las acusaciones de corrupción en su contra derivadas de un audio publicado en redes sociales en el que un presunto integrante del Consejo Universitario afirma que junto con un grupo de profesores y alumnos operó para llegar al cargo a cambio de plazas en la administración.

Admitió que si bien en la sesión del 18 de mayo fue electo por 19 de 32 consejeros, lo cual cuestionaron los compañeros, de acuerdo con la norma fue legal, insistió, y negó haber tenido acuerdos con algún consejero para otorgarle algún puesto de confianza.

Respecto del presunto mal manejo de 300 millones de pesos para obras que no han sido concluidas, expresó que desde que asumió el cargo se inició una investigación, de la cual se tiene un predictamen que está en revisión por la oficina del abogado general para deslindar responsabilidades.

Galdino Morán también negó que su administración fomente la operación de porros y que se persiga o acose laboralmente a quienes se expresan en su contra, pero insistió en que se requieren normas de convivencia, reglamentos para académicos, estudiantes y administrativos que permitan sancionar prácticas como que los profesores falten a clases sin que haya una consecuencia.

–¿Estas son prácticas del grupo que lo impugna?

–Sí, sí, pero no podemos generalizar, entre ellos hay investigadores muy reconocidos también –matizó.

Descartó que el conflicto pueda escalar, pues, afirmó, se trata de un grupo que no tiene apoyo de la comunidad. Dijo que está abierto al diálogo, pero no renunciará, “no solamente porque soy legal, sino porque tengo una trayectoria. Yo no me puedo ir con el sambenito de corrupto, ladrón o porro por un audio. Por esos señalamientos no se puede tirar a un rector”.

https://www.jornada.com.mx/2018/12/13/capital/034n1cap

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.