Crecer en unión y fuerza, recomienda el catedrático Eduardo Correa

REDACCIÓN / CAMBIO

Crecer en unión y fuerza es la recomendación que el catedrático Eduardo Correa Senior hace a la ciudadanía frente a la recientemente aprobada Ley de Seguridad Interior.

Desde su punto de vista, la nueva disposición legal crea las condiciones para que las fuerzas armadas agredan a quienes consideren un peligro para la estabilidad social, contradiciendo así a la Constitución Mexicana y poniéndose por encima de las autoridades civiles.

El ejército está para defender la soberanía del país y no para llevar a cabo acciones para las que no están preparados, o en todo caso ante las cuales actuarán con el exceso de fuerza que les es natural ante una guerra, consideró.

Correa Senior es Coordinador de la maestría de la promoción y defensa de los derechos humanos en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM) y fue invitado por el magisterio disidente michoacano para ser parte de los instructores que impartieron este viernes y sábado un taller para formar monitores de los derechos humanos.

Con preocupación dijo ver la Ley de Seguridad Interior pero tambien lo que según sus palabras ocurre en la entidad; “la gente en Michoacán no se ha dado cuenta de que están metidos en una guerra que no es simplemente como se ha dicho, en contra del crimen organizado. Eso es una mentira, una pantalla: es una guerra del estado en contra de su pueblo”.

De esa manera, las desapariciones forzadas que se dan, forman parte de una política de estado, aseguró. El docente, también forma parte del Observatorio de los Derechos Humanos de los Pueblos, nacido hace un año y medio en Oaxaca con el objetivo de que sean los ciudadanos quienes asuman la responsabilidad de un tema tan importante.

Dicha organización ha crecido en el lapso de tiempo que lleva, al unirse a otras del mismo tipo en el continente, al mismo tiempo que buscando replicarse en otros estados.

Si uno grita gritamos todos, si uno denuncia todos lo hacemos, apuntó Correa Senior como uno de los objetivos principales de juntar fuerzas entre organizaciones diversas que han visto agredidos sus derechos.

“Cuando comenzamos a analizar lo que pasó en Guatemala con 300 mil desaparecidos, pensamos que aquello fue un acontecimiento único. Pero después ocurre en Argentina, Colombia, Chile, Uruguay, Bolivia…durante todo el final del siglo XX”.

Retomando el tema de la Ley de Seguridad Interior, recordó que durante el mandato de Felipe Calderón Hinojosa, el ejército fue sacado de los cuarteles a las calles, con el objetivo de que se tenía que parar el crecimiento de las miles de muertes adjudicadas al crimen organizado.

Sin embargo, hasta la fecha, los crimenes en lugar de disminuir han aumentado en un número de 30 mil al mes, de acuerdo a lo dicho por el catedrático de la UACM.

De qué sirvió sacar al ejército y la marina si la situación se volvió desde entonces diez veces peor, preguntó, agregando a ello los cuestionamientos sobre porqué no se reforzó de manera adecuada a las autoridades civiles encargadas de la seguridad, además de crear un mando único.

“El ejército para lo único para lo que está es para defender la soberanía patria y las fronteras, y lo que está haciendo es asesinando a mexicanos. La guerra se la está haciendo al pueblo”.

Es así como se hace urgente y necesario, consideró, la organización de los pueblos, en busca de “ser muchos, crecer lo más que se pueda, para mirándonos todos, observándonos todos, denunciando todos, formemos un tejido, una malla de protección para todos”.

http://www.cambiodemichoacan.com.mx/nota-n34695.V.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *