OPINIÓN:Yo Lector

Redacción / EXCELSIOR

CARTA DE LA UIC

Señor director:

Con relación a la nota publicada el 22 de julio con el encabezado “Universidad apoya a joven con Asperger”, precisamos lo siguiente: Como bien menciona el texto, el programa CAPYS- Construyendo Puentes busca que los estudiantes con discapacidad intelectual cursen materias de las licenciaturas que oferta la UIC de acuerdo a sus intereses. Sin embargo, ellos egresan con un certificado del programa, no con un título de licenciatura.

Cada semestre, los participantes eligen materias y asisten a clases con alumnos regulares. Los maestros y coordinadores del programa Construyendo Puentes elaboran los ajustes necesarios en el contenido y actividades de estas materias para cada joven con discapacidad intelectual.

El objetivo diferenciador de Construyendo Puentes es trabajar en la independencia e inclusión —no sólo integración— de los jóvenes con discapacidad intelectual. Cursar materias de los programas académicos favorece el desarrollo de habilidades como el trabajo en equipo, seguimiento de instrucciones, exposiciones, investigar con apoyo y esto fomenta que se vuelvan autogestores de sus derechos y ejerciten habilidades prelaborales.

Conforme avanzan en su desarrollo integral y a partir del sexto semestre, los estudiantes pueden trabajar como becarios en empresas con las que existen convenios de colaboración. A la fecha han egresado de este programa tres jóvenes, quienes ya se incorporaron al mercado laboral.

Erick Álvarez, quien es una persona con síndrome de Asperger, se integró hace un año a Construyendo Puentes; ha elegido materias de nutrición y trabaja en la biblioteca, donde aprende el funcionamiento de ésta y disfruta del orden y el silencio. La licenciatura en bibliotecología no se imparte en la universidad como menciona la nota.

El programa Construyendo Puentes fue creado por el Centro de Adiestramiento Personal y Social AC (CAPYS) hace más de 40 años y ha apoyado a más de 500 personas con discapacidad intelectual desde preescolar hasta la incorporación al mercado laboral y vida independiente.

Acorde a uno de sus principios institucionales como es la orientación social, la UIC inició este programa hace cinco años y trabaja con 16 jóvenes, quienes cursan actividades académico funcionales, de integración e inclusión, laborales, educativas y de vida independiente. Agradecemos la publicación de esta información.

Universidad Intercontinental

Respuesta a la carta

Señor director:

Agradezco la precisión sobre la información divulgada. Cabe decir que los datos a los que se alude fueron proporcionados por la Red de Consultores en Comunicación, quien se puso en contacto con este diario con la finalidad de divulgar que los alumnos con algún grado de discapacidad o condiciones como el Asperger podían estudiar en la Universidad Intercontinental y ejercer sus conocimientos en el ámbito laboral.

Ximena Mejía, REPORTERA

LECTURA

Señor director:

Sabemos que en México la gente no lee, por eso es importante que fomentemos el gusto por la lectura a los pequeños, que se vuelva un hábito, no podemos dejar la responsabilidad a los maestros y a las escuelas para hacer que nuestros hijos lean.

Si desde pequeños les leemos y enseñamos la infinidad de historias, a futuro ese gusto se reflejará en sus estudios y aspiraciones. En la Ciudad de México hay muchísimas bibliotecas, tampoco es necesario pensar que los libros serán un gasto que no podemos costear. Si hacemos el hábito de llevar a los menores a estos lugares, pueden aprender de muchas materias y además divertirse, pues también hay juegos.

Debemos dejar de ver a las bibliotecas como lugares aburridos y enseñarles que ahí pueden encontrar a infinidad de autores y títulos para lo que sea que les guste.

El problema de la educación en México tiene que ver con todos y como padres tenemos la responsabilidad de enseñar a nuestros hijos y guiarlos para que tengan un mejor futuro. En la capital tenemos muy cerca centros de aprendizaje, como los museos, donde podemos aprender de nuestra cultura e historia, deberíamos visitarlos más.

La lectura es un hábito que podemos aprender a cualquier edad, es cuestión de decidirnos a empezar.

Sandra rodríguez

Escríbenos

Te invitamos a interactuar con Excélsior. Te pedimos que tu texto no rebase las 200 palabras. Por tu seguridad y el respeto a nuestros lectores, acompaña tu correo de una copia de tu credencial de elector. Nos reservamos el derecho de publicar o editar los contenidos. Las opiniones publicadas serán responsabilidad de su autor. Te puedes dirigir a: yolector@gimm.com.mx

 

http://www.excelsior.com.mx/opinion/yo-lector/2017/07/31/1178743

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *