CNDH: la corrupción es causa de impunidad

ANDREA MERAZ/ EXCELSIOR

CIUDAD DE MÉXICO.

Luis Raúl González Pérez, presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), dijo que la corrupción contribuye a perpetuar la desigualdad, la pobreza y la exclusión, y es la causa directa de la impunidad.

Según el informe Los derechos humanos y la corrupción en México, en seis de ocho indicadores existe correlación entre corrupción y quejas y recomendaciones de la CNDH.

Los indicadores son derechos civiles, políticos, económicos, sociales, seguridad, seguridad nacional, administración e impartición de justicia.

Refiere que a mayor percepción de corrupción en la administración de justicia hay un mayor número de quejas ante el organismo; “este indicador tiene relación con tres de los cuatro índices de percepción de la corrupción”.

También enfatiza que, en el caso de los homicidios, todos se correlacionan con actos de corrupción, pues a más delitos de este tipo se refuerzan las violaciones a los derechos humanos.

“A más observaciones de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), mayor gravedad en éstas o más servidores públicos sancionados (a mayor corrupción). La correlación más alta se dio con servidores públicos con sanción.

“Puede suceder que el impacto de la corrupción en las violaciones a los derechos humanos no siempre sea constante. Hay casos donde se observa un impacto más pronunciado y momentos donde el impacto disminuye o desaparece: estaríamos ante la presencia de umbrales y rendimientos decrecientes”.

Misma situación se enfrenta en materia de quejas por detención arbitraria, ya que entre más corrupción exista, el número de este tipo de actos aumenta.

Además, evidencia que el derecho a la salud es uno de los que más alto nivel de correlación tiene con este delito.

“La mortalidad infantil correlaciona con los cuatro, y la esperanza de vida al nacer correlaciona con dos. A mayor percepción de la corrupción, más población sin acceso a la salud, más mortalidad infantil y menos esperanza de vida al nacer”, apunta.

En el total de las correlaciones realizadas con los indicadores de corrupción objetiva se pueden notar en 57.1% en casos derechos civiles y políticos y en 52.3% en derechos económicos y sociales.

El informe, presentado ayer ante autoridades como la Función Pública y el Inai, ejemplifica que “cuando la corrupción está relativamente controlada (menos de 200 observaciones) menos de 75% de personas percibe corrupción en la administración de justicia”; en cambio, “cuando la corrupción crece y rebasa umbrales “el impacto a violaciones de derechos humanos se magnifica”.

Desafíos

El estudio fue realizado de manera coordinada por la CNDH y el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.

  • Los indicadores estudiados son derechos civiles, políticos, económicos, sociales, seguridad, seguridad nacional, administración e impartición de justicia.
  • La CNDH dijo que prevenir la corrupción y sancionarla de manera efectiva permitirá atender parte de las carencias en salud, seguridad social, vivienda, alimentación y educación.
    Pedro Salazar, director del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la
  • UNAM, señaló que la corrupción es un enorme desafío que no puede desatenderse, porque se trata del principal reto para la presente generación; de ahí la importancia de esos esfuerzos convocados desde las instituciones públicas de gobierno y las autónomas.

http://www.excelsior.com.mx/nacional/2017/06/01/1166968

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.