Unen apoyos CDMX y Unesco para dar educación y empleo a jóvenes

Gabriela Romero Sánchez/LA JORNADA

Con el objetivo de garantizar a los jóvenes no sólo educación, sino también su inclusión al mercado laboral, el Gobierno de Ciudad de México y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) trabajan en el desarrollo de políticas públicas en favor de este sector de la población, en especial los de mayor vulnerabilidad.

Durante el seminario Juventud de innovación social: un diálogo sobre desarrollo social de base, organizado por la Unesco en colaboración con sus oficinas en México y Brasilia, en el Centro Cultural Digital Estela de Luz, se presentaron, entre otros, los trabajos realizados por las secretarías de Desarrollo Social y de Trabajo de Ciudad de México, en los que se reconoce que los jóvenes que viven en las zonas periféricas de la capital son los más propensos a ser cooptados por el crimen organizado.

La Unesco presentó en una videograbación la labor que realiza con la Secretaría de Desarrollo Social capitalina sobre todo en zonas de la periferia, explicó su titular, José Ramón Amieva Gálvez.

Por su parte, la secretaria de Trabajo, Amalia García, detalló que desde el año 2000 el Gobierno de la Ciudad de México trabaja con jóvenes que viven en la periferia y zonas marginadas, mediante el Programa Comuna, con el que se busca insertarlos en la sociedad y en el ámbito laboral, ya que carecen de recursos y, por tanto, no tienen acceso a la educación.

Están en condiciones de gran fragilidad y el riesgo incluso de ser cooptados por la delincuencia es enorme, expuso, e indicó que se requiere elaborar iniciativas que les garanticen independencia económica, así como la posibilidad de tener un ingreso y poder desarrollarse.

El director del Instituto Mexicano de la Juventud, José Manuel Romero, y el secretario general de la Comisión Mexicana de Cooperación con la Unesco, Benito Mirón Lince, señalaron que con estos seminarios se pretende definir acciones que contribuyan al desarrollo integral de los jóvenes, porque sin su participación y tomando como ejemplo, experiencias como las favelas de Brasil, los principios de democracia, educación, cultura, desarrollo de los pueblos y paz quedarían sólo en buenas intenciones.

De acuerdo con cifras de la Unesco casi 30 por ciento de los jóvenes en la región viven en condiciones de pobreza y 13 por ciento se encuentran en una situación de indigencia. La falta de trabajo, la deserción escolar, la delincuencia, la limitada participación social y política, así como la exclusión, son problemas recurrentes que enfrentan los jóvenes de América Latina y el Caribe, advirtió.

La organización internacional remarcó que para ella los jóvenes son un grupo prioritario y que por lo mismo se realizan acciones con ellos, que van del deporte y la educación a la cultura, pasando por las ciencias, las humanidades y la comunicación.

http://www.jornada.unam.mx/2017/05/13/capital/027n1cap

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.