Acá entre nos

Alejandro Moguel/ Cuarto Poder

Cada que se manifiestan en las calles los profesores de la CNTE llevan por delante su sello distintivo: la violencia verbal, violencia expresada en imágenes y la realización de actos delictivos.

Es fácil interpretar cada uno de esos conceptos cuando escuchamos sus arengas con reclamos desgastados y desfasados muchos de ellos, cuando en el caso de viernes pasado incendiaron un automóvil compacto sobre el parque central de Tuxtla Gutiérrez cuyas imágenes proyectan intimidación y el robo cometido a varias gasolineras el sábado también reciente.

El vehículo era de un maestro que disiente de ellos. Los de la CNTE no toleran a quien piensa diferente. Lo quieren aplastar y desaparecer. Ese es el mensaje enviado al quemar el carro.

Propietarios de tiendas de conveniencia ya habían mandado a colocar cortinas de fierro encima de sus amplias ventanas de cristal y las mandaron a cerrar el mismo viernes cuando se enteraron que esos señores profesores iban a realizar una marcha.

Es un temor fundado en que en ocasiones anteriores esos mismos educadores han causado destrozos y saqueado esas tiendas sin que haya habido reacción de la policía que se supone está para proteger los intereses de la gente que trabaja y que, además, paga impuestos al Estado.

El sábado se dedicaron a robar gasolina y regalarla a otras personas sin escrúpulos que aceptaban como regalo diez miserables litros de combustible a pesar de saber que eso era producto de un robo.

Las consecuencias de esos saqueos fueron sufridas directamente por los propietarios de las gasolineras pero las consecuencias indirectas las vivimos los demás ciudadanos ayer domingo porque escaseó el combustible debido a que los dueños de las gasolineras se pusieron de acuerdo y mantuvieron cerradas las gasolineras desde que amaneció y hasta las ocho de la noche de ayer mismo, eso en señal de protesta contra las autoridades correspondientes que permitieron que los maestros les robaran un día antes.

Todos sus actos proyectan violencia cuando en realidad deberían proyectar sabiduría, educación, civismo y todas las demás enseñanzas que la civilización humana ha desarrollado a lo largo de milenios de años para que los conglomerados humanos aprendan a convivir en medio de las diferencias.

Se avizoran días aciagos

Se avizoran otra vez días negros para la educación en Chiapas. Esos profesores de la CNTE están siendo los principales promotores del atraso educativo.

Durante los cuatro años anteriores estuvieron oponiéndose a la Reforma Educativa que busca elevar la calidad de la educación en el nivel básico de México.

Quieren seguir viviendo en el oscuro sótano del atraso educativo en que se encuentran los estados del sur del país al que ellos mismos nos llevaron durante dos décadas anteriores después de que con la complicidad de gobernadores de esas épocas lograron, mediante el chantaje, que les heredaran plazas a personas que no tenían vocación para la enseñanza y muchos privilegios que trajeron como consecuencia varias generaciones de estudiantes con niveles académicos por los suelos.

Se oponen a que haya un cambio para mejorar la calidad de la enseñanza y para ello vuelven a mentir a la población.

Ahora dicen que el Nuevo Modelo Educativo está siendo impuesto por el gobierno federal y que para su elaboración ellos no fueron tomados en cuenta.

Están mintiendo con todos los dientes. El secretario de Educación Pública Aurelio Nuño lanzó la convocatoria a todos los interesados desde hace un año y fue reiterativo el llamado a los líderes de la CNTE a que participaran en los foros realizados en distintas partes del país pero esos líderes dijeron desde un primer momento que no iban a asistir a esos foros.

En un acto de rebeldía no asistieron y ahora vienen a decirnos que no fueron tomados en cuenta.

Por supuesto que sí los tomaron en cuenta pero a fuerzas quieren imponer su voluntad y quieren hacer lo que les venga en gana con la educación básica cuando en todas partes del mundo la rectoría de la educación está en manos de los gobiernos.

Que se vayan a otro lado con ese cuento.

El  nuevo Modelo Educativo tiene ejes principales: 1.- Escuela la cual antes no tenía la oportunidad de proponer sus propios contenidos porque la burocracia impedía atender necesidades urgentes. Ahora cada comunidad educativa tendrá la posibilidad de proponer contenidos en función de las necesidades de los estudiantes. En el ciclo escolar que empezará en agosto próximo serán desarrolladas guías para la autonomía de gestión y serán capacitados los directivos.

2.- Planes de Estudio. Antes, los planes no tenían mucho contenido o no eran útiles ni era significativos para los estudiantes. Ahora esos planes de estudio se enfocarán en los aprendizajes clave para que los niños aprendan a aprender y lo sigan haciendo a lo largo de su vida.

3.- Los maestros. Las plazas de los maestros se heredaban, los cursos de formación docente eran genéricos y se impartían a manera de cascada. Ahora, cada plaza docente es asignada a partir de la profesionalización de cada uno de ellos y los cursos de formación continua se adaptan a las necesidades de preparación de los maestros. A los maestros se les capacitará en el Nuevo Modelo. En 2017 serán atendidos 620 mil profesores y en 2018 serán atendidos a 300 mil en actualización y desarrollo profesional.

4.- Inclusión y equidad. Antes existían condiciones que los dejaban fuera de la escuela, como contextos socioeconómicos desfavorecidos, origen indígena y género. Hoy se va a promover la diversidad cultural, lingüística, étnica y social para favorecer la generación de ambientes escolares, contenidos y materiales. En el ciclo 2018-2019, el 60% de la matrícula en escuelas indígenas contará con el programa para la asignatura de lenguas originarias y español como segunda lengua.

http://www.cuartopoder.mx/hoyescriben/columnas/acaentrenos-196262.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.