Sale dirigente sin comprobar ¡$3,000 millones!

Héctor Camero/ El Horizonte

Guadalupe Castillo García, exlíder de la Sección 50 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), no entregó un solo reporte financiero durante sus más de cuatro años y medio de gestión, por lo que sus agremiados temen por el destino de más de $3,000 millones de pesos.

Los estatutos de la Sección 50 sostienen que cada año deben realizarse reuniones plenarias, en las que se informa sobre los ingresos y egresos del gremio, pero Castillo y el secretario de Finanzas, Rigoberto Lozano, nunca convocaron a una sola plenaria, por lo que casi ninguno de

los 26,000 maestros de la Sección 50 conoce el verdadero estatus de las finanzas.

Resultados catastróficos

Según fuentes, el manejo de la economía del SNTE fue tan desastroso que Castillo dejó un pasivo de al menos $250 millones de pesos. Lo anterior, a pesar de que a diferencia de otras gestiones sindicales en el estado, esta dirigencia no hizo obra significativa alguna, y por el contrario, los servicios médicos decrecieron en calidad significativamente.

A inicios de 2016 comenzaron a salir a flote las irregularidades en esta gestión.

La más conocida, y que implicó un proceso penal contra Castillo, es el fraude del seguro mutualista, el cual dejó de pagarse a la aseguradora, dejando desamparados a más de 200 agremiados que no pudieron cobrar servicios funerarios.

Desatienden la salud

A esto, se suma el desabasto de medicamentos que presuntamente existe en los centros médicos, provocado por una deuda con proveedores.

“En los servicios médicos, que es algo vital para los maestros y nuestras familias hay un gran desabasto de medicamentos, se habla de que hay un adeudo superior a los $150 millones de pesos con las personas que nos proveen los medicamentos”, denunció en su momento el maestro José Alonso Carrillo.

Otras fuentes aseguran que las carencias del área de servicios médicos han llevado a pacientes hasta la muerte, por problemas de higiene, falta de infraestructura o tratamientos.

Otra de las anomalías es el supuesto cobro vía nómina, de compras fantasma en tiendas o centros comerciales.

“Somos 26,000 agremiados, si le descuentan a 1,000 o 2,000 pues a lo mejor no se nota, y si el compañero no revisa su talón de cheque detalladamente pues nunca se va a dar cuenta que le hicieron un descuento, entonces hay una estrategia de una manera de hacer fraude”, manifestó.

 

El último reporte financiero existente de la sección 50, del cual El Horizonte tiene copia, corresponde a septiembre de 2012, y refiere una auditoría externa impulsada por el propio secretario de Finanzas, Ismael Navarrete Santos, para dejar cuentas claras a los agremiados.

En ese informe se aclara que el pasivo final dejado por la anterior gestión es de cero pesos. Además, trascendió en el gremio que la gestión pasada (2008-2012) de Mirna Saldívar, dejó un excedente de $120 millones de pesos.

De esta cifra, $40 millones corresponden a un superávit en las finanzas internas y $80 millones derivado de un incentivo llamado “déficit médico”, premio otorgado por el Isssteleón por el cumplimiento puntual en la entrega de informes de gestión.

Esto significa que Castillo no sólo endeudó al SNTE con $250 millones de pesos, sino que se deshizo de otros $120 millones que había extra.

Este informe, que contaba con minucias como estatus bancarios por mes, no fue presentado ante el resto de los agremiados ni una sola vez en cuatro años y seis meses.

http://www.elhorizonte.mx/local/sale-dirigente-sin-comprobar-3000-millones/1794256

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.