Aumentó el número de mujeres dedicadas a matemáticas y física

Antimio Cruz/ La Crónica de Hoy

Aunque tradicionalmente la participación de mujeres mexicanas en la ciencia se había concentrado en campos como la medicina, las ciencias de la conducta, la biología y la química, en los últimos 17 años el número de mujeres dedicadas a las matemáticas, la física y las ingenierías ha aumentado. Una de las diferentes causas de este incremento es el surgimiento de cientos de proyectos de investigación transdisciplinarios que rompen con algunos estereotipos y fronteras entre disciplinas científicas y contribuyen a la equidad de género.

Así lo señaló a Crónica la doctora Socorro Valdez Rodríguez, organizadora del Simposio Internacional Transdisciplinariedad en las Ciencias Físicas y Equidad de Género, que reúne, del 8 al 10 de marzo, a 300 universitarios de 18 instituciones de México y Colombia en el Instituto de Ciencias Físicas de la UNAM, en Cuernavaca.

Este encuentro de docentes, alumnos e investigadores servirá para revisar más de 40 investigaciones en las que se combinan las ciencias físicas con otras áreas del conocimiento, en busca de soluciones y aplicaciones para campos como minería, farmacéutica, biorremediación y producción de nuevos materiales.

“Uno de los objetivos de este simposio fue hacer evidente el aumento de la transdisciplinariedad en la ciencia, de manera que tenemos aquí presencia de proyectos que involucran física, química, matemáticas y ciencia de materiales, con el deseo de que se facilite la integración y se desvanezcan ciertas líneas teóricas que han dividido a unos campos de la ciencia de otros y que también han afectado a la equidad de género”, indicó la doctora Valdéz Rodríguez, especialista en Biofísica y Ciencia de Materiales.

LÍNEAS DIVISORIAS. Según las cifras del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y del Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCyT), al concluir 2015, el porcentaje de mujeres reconocidas como investigadoras de excelencia por el Sistema Nacional de Investigadores (SNI) representaba sólo el 35 por ciento de la totalidad de los miembros de ese sistema. Además en las áreas I y VII del SNI, donde se agrupan las especialidades de físico-matemáticas e ingenierías, el número de mujeres investigadoras es inferior al 30 por ciento de la totalidad de miembros.

A pesar del rezago, es necesario reconocer que desde el año 2000 se ha mantenido un incremento en la representación femenina en las Ciencias Físicas, pues al iniciar el siglo XXI las áreas de físico-matemáticas y de ingeniería sólo tenían 100 mujeres, cada una, como miembros del Sistema Nacional de Investigadores. Mientras que en para el año 2015 ya rebasaban las 700 investigadoras en cada una de estas dos áreas del SNI;  la I y la VII.

“En las ciencias de la salud el número de estudiantes e investigadoras mujeres supera al de los hombres, pero ocurre lo contrario en las matemáticas y la física, donde las mujeres somos menos del 30 por ciento.  Por esto, lo que queremos es que más investigadoras se integren a todos los ambientes científicos de discusión. Aquí podemos ver que hay problemas científicos en los que ya no hay una frontera definida y un físico, un químico o un matemático se pueden involucrar en cualquier problema de la sociedad. Esta visión también ayuda a la equidad de género”, agregó en conversación con este diario la doctora Socorro Valdez.

Al simposio acuden estudiantes e investigadores de la Ciudad de México, Hidalgo, Estado de México, Morelos, Puebla, Querétaro, Tabasco, Tamaulipas, Veracruz, Nuevo León.

Algunos ejemplos de los proyectos transdisciplinarios que se presentaron en la primera jornada del simposio fueron el proyecto de Recuperación de oro desde minerales auroargentíferos, mediante lixiviación bacteriana, presentado por el doctor Ismael García Páez, de la Universidad Francisco de Paula Santander, Colombia; Síntesis de bloques de carbono preparados con biosólidos, de la profesora Verónica González Molina, de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEMor); Síntesis de microesferas de hidrogel PNIPAM para el encapsulamiento de clorofila, de Jafet Alcántar Colín, de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMex).

http://www.cronica.com.mx/notas/2017/1013575.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.