COLUMNAS DE OPINIÓN DEL 05 DE MARZO DE 2017

REFORMA

TEMPLO MAYOR

VAYA semana se espera en el Senado. Jueves y viernes, los legisladores junto con los integrantes del Consejo Ciudadano Anticorrupción y miembros de la sociedad civil escucharán y cuestionarán a los 30 aspirantes a Fiscal Anticorrupción.

PERO, quienes conocen el teje-maneje legislativo auguran que el proceso no terminará con la esperada designación. Y todo porque el PRI y el PAN están trenzados en una disputa sobre la reforma del artículo 102 constitucional en lo relativo a la dependencia o independencia de los ministerios públicos.

Y AUNQUE esos dos asuntos no están relacionados directamente, todo indica que -como acostumbran- los legisladores ya ataron el lazo anticorrupción con el mecate de los ministerios públicos y acabaron haciendo un nudo que impedirá concretar el nombramiento.

AHORA que ya se vio cómo las fracciones parlamentarias hacen de los puestos administrativos de la Cámara de Diputados un botín, hay quienes opinan que no estaría de más echarle ojo a dos oficinas.

SE TRATA de la dirección de Tecnologías de Información que encabeza Ricardo Ibarrola, y la de Servicios a Diputados, a cargo de Sofía Sosa.

AMBAS despiden un fuerte aroma a pan, nada más que cuentan que ahí no se cocinan bollos sino embrollos… quién sabe por qué será.

ENTRE los panistas corren apuestas sobre el tono que adoptará Josefina Vázquez Mota en su discurso de ungimiento como candidata del PAN en el Estado de México.

HAY QUIENES piensan que su prioridad será apelar a la unidad partidista primero y reservar las críticas al gobierno actual y al PRI para después.

PERO otros consideran que abrirá fuego de inmediato y retomará las fuertes críticas que en el 2012, como candidata presidencial, hizo a Enrique Peña Nieto y a su antecesor y padrino político Arturo Montiel. A ver quién acaba teniendo la razón.

QUIEN anda en Londres es Miguel Ángel Mancera, pues recibirá un premio para la CDMX por ser la primera ciudad latinoamericana en emitir un bono verde y, aprovechando el viaje, se reunirá con el alcalde de la capital inglesa, Sadiq Khan.

Y JUNTO con el jefe de Gobierno viaja el secretario de Desarrollo Económico local, Salomón Chertorivski, quien fue invitado por la London School of Economics para una ponencia sobre el salario mínimo como parte de una serie dedicada al tema de la desigualdad.

TAL PARECE que en Inglaterra ha despertado interés lo que se anda haciendo por acá. Oh yes!

http://www.reforma.com/aplicaciones/editoriales/editorial.aspx?id=108316

MILENIO

ITINERARIO POLÍTICO

¡El bote de basura!

RICARDO ALEMÁN

Los mexicanos menores de 40 años no recuerdan que en su segundo Informe de gobierno —en 1978— el entonces presidente José López Portillo sentenció: “Lo peor que le puede pasar a México es convertirse en un país de cínicos”. En esos años era moneda de curso corriente la máxima: “¡el que no transa no avanza!”.

Y seguro esos millones de mexicanos están hasta la madre de los políticos corruptos y —en general— de una sociedad corrupta. Por eso, seguro votarán por un candidato no corrupto, por el mesías de la política.

Pero, a 39 años, parece cumplida la maldición de Jolopo. ¿Por qué? Porque al tiempo que menores de 40 condenan la corrupción, muchos de ellos aplauden la traición, deslealtad y el chaqueterismo político; festejan que se cumpla la máxima de “¡quien no transa no avanza!”.

Vivimos en el país de cínicos que pronostico Jolopo, otro cínico. Y es que hay políticos y dueños de partidos que, en la plaza pública, invitan a la transa, a la deslealtad, al engaño y la deserción. El mesías de la política que promueve la pureza, a partir del cambio de religión política.

Ese mesías pregona en la plaza: “Traicionen sus ideales y olviden sus creencias; sean desleales al partido que les dio vida política, puestos, dinero y todo; den la espalda a los principios y la doctrina partidistas, engañen a sus electores, a pesar de ser los más corruptos y… si me siguen, perdonaré sus pecados, por más corruptos que sean o hayan sido”.

Y muchos políticos, de todos los signos y credos, siguen el llamado del oportunismo, la deslealtad, el chaqueterismo y la transa. Los corruptos van detrás del perdón de sus pecados, porque el mesías promete no solo perdonar los pecados, sino que garantizará impunidad legal y hasta nuevos cargos a quienes lo sigan. Claro, sin importar el tamaño de las raterías.

Es decir, el mesías de la política combate la corrupción y a los corruptos con la fórmula mágica de que sean leales a su causa y traidores a su pasado.

Y es que en el reino del mesías de la política mexicana no existen leyes ni justicia para los corruptos y sus corruptelas. El mesías promete perdón e impunidad a los rateros a cambio de sumisión a su causa y a su credo.

Por eso, el mesías pregona; “Venga a mi reino la corrupta clase política mexicana, del partido que sea; son bienvenidos y serán perdonados, a cambio de sumisión a mi proyecto y a mi coronación”. El mesías promete acabar con la corrupción, llevando a su templo lo peor de la política. Edificará su reino con los más corruptos.

El mesías cree que coronado por lo peor de la clase política, podrá instaurar el reino de la honestidad valiente en un país que ya no se llamará México, sino “el Reino de la Morena del Perdón”.

¿Quién es más corrupto, el político que roba o el mesías que solapa y premia a los políticos rateros, a cambio de que lo sigan y aplaudan?

Por eso, en la puerta de su iglesia, el mesías colocó un simbólico comité de recepción; ¡un bote de basura! ¡La basura como símbolo de cambio!

¡Y que cada quien se ponga el saco!

Al tiempo.

http://www.milenio.com/firmas/ricardo_aleman/lopez_portillo-clase_politica-corrupcion_18_914488576.html

MILENIO

Trascendió

:Que en su discurso durante el evento de aniversario del PRI, el presidente Enrique Peña Nieto dijo que ese partido pactó para ganar, no para perder.

El mensaje llegó directo hasta el Estado de México para dejar claro que el PAN y su candidata, Josefina Vázquez Mota, no son el plan B del Presidente, que el único que tienen es conseguir la victoria de Alfredo del Mazo en la gubernatura. Los priistas aplaudieron, por supuesto, pero entre algunos panistas hay preocupación porque ven que quizá no les den los números solos.

:Que a propósito del acto priista, quien estuvo muy asediado por militantes y simpatizantes fue Murat, pero no José, sino su hijo Alejandro, actual gobernador de Oaxaca, quien no paró de dar fotos y escuchar a sus correligionarios en la Feria de los Estados que se organizó en el estacionamiento de la sede tricolor.

El asedio a Murat contrastó con la desolación que vivió el gobernador de Colima, Ignacio Peralta, pues en el escaparate de su entidad no se paraba ni un tricolor.

:Que este domingo Margarita Zavala viaja a Washington, Estados Unidos, para iniciar una gira de trabajo en la que visitará el cementerio de Arlington, se reunirá por separado con los senadores republicanos John McCain y Jeff Flake, quienes en algún momento han cuestionado las acciones de Donald Trump, y tendrá reuniones con mujeres y estudiantes migrantes.

Aunque aclaró que no es la primera reunión que realiza a favor de los migrantes, admitió que ahora ocurre en el contexto de uno de los momentos “más difíciles” de la relación bilateral. El miércoles regresará a Ciudad de México.

:Que la senadora Cristina Díaz propuso reformas a los códigos Civil y Penal federales, en las que, entre otras cosas, plantea que las personas podrán solicitar la expedición de una nueva acta de nacimiento para el reconocimiento de su identidad de género, previa anotación correspondiente en su documento anterior.

Ello, señaló, porque aún no se ha logrado erradicar la discriminación. Dijo que, de acuerdo con una encuesta del consejo nacional encargado de esos asuntos, uno de cada dos homosexuales, lesbianas y bisexuales considera que el principal problema al que se enfrentan es a la exclusión de la diversidad sexual.

:Que en la detención de Saúl Romero Rugerio, que realizó la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), también resultó fundamental el trabajo de inteligencia que dejó en este caso Tomás Zerón cuando encabezaba la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la PGR.

En los corrillos del gabinete de seguridad nacional se reconoció tanto el trabajo del comisionado Renato Sales como las pistas que legó Zerón, actual secretario técnico del Consejo de Seguridad Nacional, quien fue uno de los principales perseguidores de Romero Rugerio.

Este presunto delincuente es uno de los principales tratantes de mujeres hacia EU con fines de explotación sexual y figuraba entre los 10 más buscados por el ICE estadunidense.

http://www.milenio.com/firmas/trascendio_nacional/Trascendio_18_914488579.html

EL UNIVERSAL

Los orígenes del atraso mexicano

Francisco Martín Moreno

En el marco de un ejercicio periodístico poco usual intentaré localizar, en este breve espacio, algunas razones del atraso mexicano, en la inteligencia que para lograrlo resultará inevitable comparar el desarrollo económico estadounidense con el de nuestro país. Comencemos por afirmar que ya en 1800 la productividad por cápita en México era la mitad de la de Estados Unidos, y que para 1877 nuestro Ingreso Per Cápita había caído a una décima parte del estadounidense. (Hoy en día México genera el mismo producto interno que Ohio… Todo México produce el 5% de Estados Unidos).

¿Qué pasó? Pasó que cuando Iturbide accedió al poder en 1822, 95% de los mexicanos eran analfabetos, porcentaje que se redujo a un temerario 85% en 1911, cuando largamos a Díaz a punta de bayonetazos al mar. Pasó que la Antigua Real y Pontificia Universidad de México, fundada en 1551, hasta hace unos cuantos años era una cantina mejor conocida como El Nivel, mientras que la Universidad de Harvard, fundada casi un siglo después, se convertía en una cantera donde se forjaba a los ciudadanos del mañana.

Pasó que el rey de España no estaba sujeto a la ley, sus poderes eran absolutos, concedía exenciones o las negaba, intervenía en decisiones judiciales, gobernaba de acuerdo a sus estados de ánimo ante la ausencia de parlamentos o congresos, que difícilmente se dieron hasta ya entrado el siglo XIX, y sin la autonomía propia de los poderes federales, en tanto, la corona inglesa permitía el autogobierno en las 13 colonias que, cuando se independizaron del Reino Unido, ya habían adquirido experiencia en materia de administración pública. En México tiramos por la borda a los españoles conocedores de las complejas tareas de gobierno y advino el caos.

Resultó imposible poner una piedra encima de la otra sin estabilidad política. En Estados Unidos ningún jefe de Estado regresó 11 veces al poder como lo hiciera Santa Anna, sin olvidar que en México, sólo de 1820 a 1856, hubo 36 presidentes. Trump es el número 45 en 241 años. Es obvio que fue imposible ponernos de acuerdo en los congresos republicanos. Se impuso la tendencia de importar un príncipe extranjero para que gobernara al México independiente hasta que Juárez, para nuestra buena fortuna, fusiló a Maximiliano. Washington o Jefferson o Madison no tuvieron semejantes tentaciones políticas monárquicas.

Ya desde el siglo XIX un filósofo francés sentenció: “el peor castigo que les puede imponer a los mexicanos es que se gobiernen solos”. Si los políticos estadounidenses no intentaron imponer a un rey inglés para gobernar Estados Unidos, en México, el alto clero y más tarde el Partido Conservador, intentaron traer a Fernando VII, a Enrique II y luego a Maximiliano para que dirigiera los destinos del México independiente. La élite criolla y el clero se opusieron a las reformas institucionales. El clero tenía el monopolio educativo, monopolizaba prácticamente las finanzas, llegando a tener hasta 5 veces más presupuesto e ingresos que el propio gobierno federal, acaparaba 70% de las tierras cultivables, las llamadas “manos muertas”. El clero financió revueltas y golpes de Estado que desequilibraron por décadas al país. ¿Cuántos derrocamientos presidenciales patrocinó la Iglesia protestante en Estados Unidos en el siglo XIX? El clero obstaculizó el desarrollo económico de México desde que acaparó los capitales y recaudó durante siglos impuestos a través del diezmo, entre otros tantos más.

¿Cuántos impuestos recaudó la Iglesia protestante de Estados Unidos o cuántos latifundios detentaba o cuántas guerras financió, como la de Reforma, o cuántos bancos fundó o cuantos levantamientos armados patrocinó para defender sus intereses materiales? ¿Cuántos? ¡Menudo enemigo ensotanado que armado con la cruz de la excomunión y las limosnas millonarias en un país de reprobados, siempre se opuso a las grandes causas de México. La Inquisición, que no existió en las 13 colonias, prohibió en México libros científicos y filosóficos y se persiguió a quien “pensara peligroso”. En aquellos países en donde se aposentó la Inquisición, también se aposentó el atraso, y si no, baste con comparar el desarrollo económico y social de Australia, Canadá, Estados Unidos, Japón, Reino Unido y Alemania, países no inquisitoriales, como los hispanoparlantes.

En Estados Unidos se consolidó prematuramente la democracia, con lo que, en paralelo, se empezó a construir un eficiente Estado de Derecho, el gran detonador de la economía y del desarrollo social: la certeza jurídica. La embrionaria evolución democrática mexicana es igual o peor que nuestros sistema de impartición de justicia. He ahí entonces el origen de la impunidad, del autoritarismo y de la corrupción que padecemos hasta nuestros días.

El fracaso educativo propició la concentración de la riqueza; el clero invitó a la resignación, a la pobreza y estimuló la explosión demográfica, sin lograr que los mandamientos contuvieran nuestra destrucción ética; la ausencia de democracia trajo de la mano una ineficiente impartición de justicia que fomentó la corrupción y aceleró la putrefacción social. Los gobiernos se convirtieron en pandillas cuando dejó de existir la separación de los poderes de la Unión y la justicia se subastó al mejor postor. El resto se dio solo cuando las bandas de políticos entendieron el ahorro público como un exquisito botín, sin que al sustraerlo ilícitamente alguien protestara, de la misma manera que pocos reclamaban ante los insultantes fraudes electorales.

¿Conclusión? Fortalezcamos nuestra democracia porque de ella depende nuestro Estado de Derecho y de éste nuestro porvenir y el eterno descanso del México bronco…

http://www.eluniversal.com.mx/entrada-de-opinion/columna/francisco-martin-moreno/nacion/2017/03/5/los-origenes-del-atraso-mexicano

EL UNIVERSAL

Kiosko

Morena se quería chamaquear al “Cuau”

Nos comentan que hace aproximadamente un mes el alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco y sus dos hombres de confianza, José Manuel Sanz y Juan José Arrese, se reunieron en un restaurante de la Ciudad de México con el senador de Morena, Rabidranath Salazar, y el dirigente estatal de ese partido en Morelos, Miguel Lucía Espejo. En el encuentro los de Morena invitaron al Cuau a sumarse a una campaña con el propósito inicial de ganar votos a favor de Andrés Manuel López Obrador y ofrecerle la candidatura a la gubernatura. Nos platican que le pidieron estar calladito hasta diciembre, fecha en que se realizaría una encuesta para saber quién estaba mejor posisionado, si él o Salazar, quien también se apunta para la gubernatura.

El Cuau —quien habla poco— a través de sus colaboradores pidió en ese momento que la encuesta fuera pronto: “nos medimos y sacamos al candidato de Morena” y, como su idea no fue aceptada, se levantaron y decidieron retirarse. “Nos querían tomar el pelo”, dijo.

Acusan mano negra en cambio sindical

En la renovación de los cuadros directivos del Sindicato de Trabajadores al Servicio del Ayuntamiento de Culiacán, Sinaloa, nos dicen que hay “mano negra” del ex presidente municipal, el priísta Sergio Torres Félix, quien intenta desbarrancar la reelección de Héctor David Alarid Rodríguez.

Nos cuentan que durante su administración —que concluyó el 31 de diciembre pasado—, don Héctor llevó una excelente relación con don Sergio, pero, a raíz de que se ventiló que durante el trienio de Torres Félix se pagó 19.5 millones de pesos en supuestos servicios profesionales que no se llevaron a cabo, el ex edil se llenó de reconcor y arremetió contra el líder sindical. ¡Ni aguanta nada!.

Denuncian a síndico por abusar de confianza de Corral

El ex candidato a gobernador de Chihuahua por Movimiento Ciudadano, Cruz Pérez Cuéllar, denunció ante la PGR al actual síndico de la capital del estado, el panista Miguel Riggs, por el delito de defraudación fiscal y los que resulten. Nos comentan que el gobernador Javier Corral (PAN) designó a Riggs coordinador general de la Carrera de la Liberación y, éste, sin licitación de por medio, asignó a una empresa de su hermana Carolina todo el diseño y elaboración de la publicidad.

Nos cuentan que Riggs abusó de la confianza que Corral depositó en él, pero ahora el mandatario estatal es el que paga los platos rotos por la vergüenza de que el primer evento masivo que realizó en su administración se vio manchado por un acto de corrupción. Don Javier, con esos amigos para que quiere enemigos.

Márquez Márquez presume sus logros al mundo

Nos comentan que en su quinto informe, el gobernador de Guanajuato, el panista Miguel Márquez Márquez, presumió sus logros y aseguró que “en estos 18 meses que me quedan, vamos por más, vamos a cerrar a tambor batiente y ustedes lo saben: flojo y transa jamás he sido”. Añadió que a partir de su administración el estado no compite contra estados del país, sino contra naciones del mundo. Márquez se ganó el aplauso de sus invitados, aunque los diputados del PRI y PVEM, nos dicen, pensaron que estaban en una sesión de autoestima.

http://www.eluniversal.com.mx/entrada-de-opinion/columna/kiosko-corresponsales-de-el-universal/estados/2017/03/5/morena-se-queria

A CRÓNICA DE HOY

El nuevo enemigo

Mario Vargas Llosa

El comunismo ya no es el enemigo principal de la democracia liberal —de la libertad— sino el populismo. Aquel dejó de serlo cuando desapareció la URSS, por su incapacidad para resolver los problemas económicos y sociales más elementales, y cuando (por los mismos motivos) China Popular se transformó en un régimen capitalista autoritario. Los países comunistas que sobreviven —Cuba, Corea del Norte, Venezuela— se hallan en un estado tan calamitoso que difícilmente podrían ser un modelo, como pareció serlo la URSS en su momento, para sacar de la pobreza y el subdesarrollo a una sociedad. El comunismo es ahora una ideología residual y sus seguidores, grupos y grupúsculos, están en los márgenes de la vida política de las naciones.

Pero, a diferencia de lo que muchos creíamos, que la desaparición del comunismo reforzaría la democracia liberal y la extendería por el mundo, ha surgido la amenaza populista. No se trata de una ideología sino de una epidemia viral —en el sentido más tóxico de la palabra— que ataca por igual a países desarrollados y atrasados, adoptando para cada caso máscaras diversas, de izquierdismo en el tercer mundo y de derechismo en el primero. Ni siquiera los países de más arraigadas tradiciones democráticas, como Gran Bretaña, Francia, Holanda y Estados Unidos están vacunados contra esta enfermedad: lo prueban el triunfo del Brexit, la presidencia de Donald Trump, que el partido del Geert Wilders (el PVV o Partido por la Libertad) encabece todas las encuestas para las próximas elecciones holandesas y el Front National de Marine Le Pen las francesas.

¿Qué es el populismo? Ante todo, la política irresponsable y demagógica de unos gobernantes que no vacilan en sacrificar el futuro de una sociedad por un presente efímero. Por ejemplo, estatizando empresas y congelando los precios y aumentando los salarios, como hizo en el Perú el presidente Alan García durante su primer gobierno, lo que produjo una bonanza momentánea que disparó su popularidad. Después, sobrevendría una hiperinflación que estuvo a punto de destruir la estructura productiva de un país al que aquellas políticas empobrecieron de manera brutal. (Aprendida la lección a costa del pueblo peruano, Alan García hizo una política bastante sensata en su segundo gobierno).

Ingrediente central del populismo es el nacionalismo, la fuente, después de la religión, de las guerras más mortíferas que haya padecido la humanidad. Trump promete a sus electores que “América será grande de nuevo” y que “volverá a ganar guerras”; Estados Unidos ya no se dejará explotar por China, Europa, ni por los demás países del mundo, pues, ahora, sus intereses prevalecerán sobre los de todas las demás naciones. Los partidarios del Brexit —yo estaba en Londres y oí, estupefacto, la sarta de mentiras chauvinistas y xenófobas que propalaron gentes como Boris Johnson y Nigel Farage, el líder de UKIP en la televisión durante la campaña— ganaron el referéndum proclamando que, saliendo de la Unión Europea, el Reino Unido recuperaría su soberanía y su libertad, ahora sometidas a los burócratas de Bruselas.

Inseparable del nacionalismo es el racismo, y se manifiesta sobre todo buscando chivos expiatorios a los que se hace culpables de todo lo que anda mal en el país. Los inmigrantes de color y los musulmanes son por ahora las víctimas propiciatorias del populismo en Occidente. Por ejemplo, esos mexicanos a los que el presidente Trump ha acusado de ser violadores, ladrones y narcotraficantes, y los árabes y africanos a los que Geert Wilders en Holanda, Marine Le Pen en Francia, y no se diga Viktor Orbán en Hungría y Beata Szydlo en Polonia, acusan de quitar el trabajo a los nativos, de abusar de la seguridad social, de degradar la educación pública, etcétera.

En América Latina, gobiernos como los de Rafael Correa en el Ecuador, el comandante Daniel Ortega en Nicaragua y Evo Morales en Bolivia, se jactan de ser antiimperialistas y socialistas, pero, en verdad, son la encarnación misma del populismo. Los tres se cuidan mucho de aplicar las recetas comunistas de nacionalizaciones masivas, colectivismo y estatismo económicos, pues, con mejor olfato que el iletrado Nicolás Maduro, saben el desastre a que conducen esas políticas. Apoyan de viva voz a Cuba y Venezuela, pero no las imitan. Practican, más bien, el mercantilismo de Putin (es decir, el capitalismo corrupto de los compinches), estableciendo alianzas mafiosas con empresarios serviles, a los que favorecen con privilegios y monopolios, siempre y cuando sean sumisos al poder y paguen las comisiones adecuadas. Todos ellos consideran, como el ultra conservador Trump, que la prensa libre es el peor enemigo del progreso y han establecido sistemas de control, directo o indirecto, para sojuzgarla. En esto, Rafael Correa fue más lejos que nadie: aprobó la ley de prensa más antidemocrática de la historia de América Latina. Trump no lo ha hecho todavía, porque la libertad de prensa es un derecho profundamente arraigado en los Estados Unidos y provocaría una reacción negativa enorme de las instituciones y del público. Pero no se puede descartar que, a la corta o a la larga, tome medidas que —como en la Nicaragua sandinista o la Bolivia de Evo Morales— restrinjan y desnaturalicen la libertad de expresión.

El populismo tiene una muy antigua tradición, aunque nunca alcanzó la magnitud actual. Una de las dificultades mayores para combatirlo, es que apela a los instintos más acendrados en los seres humanos, el espíritu tribal, la desconfianza y el miedo al otro, al que es de raza, lengua o religión distintas, la xenofobia, el patrioterismo, la ignorancia. Eso se advierte de manera dramática en los Estados Unidos de hoy. Jamás la división política en el país ha sido tan grande, y nunca ha estado tan clara la línea divisoria: de un lado, toda la América culta, cosmopolita, educada, moderna; del otro, la más primitiva, aislada, provinciana, que ve  con desconfianza o miedo pánico la apertura de fronteras, la revolución de las comunicaciones, la globalización. El populismo frenético de Trump la ha convencido que es posible detener el tiempo, retroceder a ese mundo supuestamente feliz y previsible, sin riesgos para los blancos y cristianos,  que fue el Estados Unidos de los años cincuenta y sesenta. El despertar de esa ilusión será traumático y, por desgracia, no sólo para el país de Washington y Lincoln, sino también para el resto del mundo.

¿Se puede combatir al populismo? Desde luego que sí. Están dando un ejemplo de ello los brasileños con su formidable movilización contra la corrupción, los estadounidenses que resisten las políticas demenciales de Trump, los ecuatorianos que acaban de infligir una derrota a los planes de Correa imponiendo una segunda vuelta electoral que podría llevar al poder a Guillermo Lasso, un genuino demócrata, y los bolivianos que derrotaron a Evo Morales en el referéndum con el que pretendía hacerse reelegir por los siglos de los siglos. Y lo están dando los venezolanos que, pese al salvajismo de la represión desatada contra ellos por la dictadura narcopopulista de Nicolás Maduro, siguen combatiendo por la libertad. Sin embargo, la derrota definitiva del populismo, como fue la del comunismo, la dará la realidad, el fracaso traumático de unas políticas irresponsables que agravarán todos los problemas sociales y económicos de los países incautos que se rindieron a su hechizo.

Madrid, marzo de 2017

http://www.cronica.com.mx/notas/2017/1012930.html

LA CRÓNICA DE HOY

Rumbo a los noventa; los achaques del poder

Rafael Cardona

Hace muchos años Vicente Ortega Colunga me contó una historia jocosa.

Una jovencita, de esas a quienes el fulgor de la “cultura” deslumbra, ya sea por la palabra o por los cuadros abstractos o surrealistas, se le acercó a Renato Leduc, atraída por la leyenda de sus múltiples amores legendarios y su vida con Leonora Carrington.

—Renato; le dijo con un tono de curiosidad y promesa, ¿y tú cómo haces el amor?

El poeta le contestó, “pues mira, yo soy octogenario y…”, cuando iba a seguir, la muchacha estimulada por la sonoridad de la frase y como si adivinara lúbricas extravagancias, le dijo:

—¿Eres octogenario, de veras; a tu edad?

Ahora al PRI le podrían preguntar lo mismo, en esta fecha de su aniversario octogésimo octavo, ¿y usted, a su edad, cómo gobierna?

Por lo pronto y antes de explicar matices y conductas en este aniversario, o revisar los antecedentes de algunos impresentables gobernadores, como Javier Duarte a quien la fuga ha vuelto imposible de presentar, valdría la pena revisar las cifras de gestión y representación de este partido cuyos años de carros enteros y poder absoluto ya pasaron a la historia para siempre, empujados por los promisorios (y en muchos casos fracasados); aromas de las alternancias diversas.

Éste es un breve recuento nacional.

En cuanto a gobiernos estatales el PRI tiene: Campeche, Coahuila, Colima, Estado de México, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Nayarit, Oaxaca, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala, Yucatán y Zacatecas.

Bajo su administración están 850 de los 2 mil 440 municipios del país, lo que representa el 34 por ciento. En cuanto a pobladores, gobierna a 53 millones 622 mil 427 mexicanos, equivalente al 44.9  por ciento de la población nacional.

En el poder legislativo el PRI tiene 207 de los 500 diputados federales. O sea, el 42 por ciento. En el Senado tiene 55 de 128 escaños. Cuarenta y tres por ciento.

En 21 Congresos locales el partido tiene mayoría absoluta y cuenta con 387 diputados locales, además de una fuerza representada por 5 millones 44 mil 528 afiliados. Un supuesto “voto duro” básico.

Ahora se disputarán pronto los gobiernos de Coahuila, Nayarit y el Estado de México, entre enormes dificultades.

Quizá por eso el presidente Enrique Peña Nieto (PPP) asiste a la reunión del octogenario “dinosaurio”, (perdón, pero la rima es inevitable tentación), y allí le dice a cada correligionario:

—Tenemos que escuchar, entender y atender las necesidades de la población.

“Vayamos a refrendar la confianza como los priistas sabemos hacerlo: en las calles, en las plazas y mercados, puerta por puerta y siempre al lado de la ciudadanía, ya que nuestro único plan de estrategia debe ser ganar y ganar por México”.

Pero como marco de este discurso, no evade el PRI sus tradiciones ni sus hábitos.

La concurrencia disciplinada, los gritos, los estrépitos de fallida convicción republicana, los matracazos, las camisolas de colores, los rojos de estallido, las camisas con escudo, las chamarras con aroma de estreno, los viejos con naftalina, el entusiasmo sin cafeína; el auditorio Plutarco Elías Calles, la avenida Luis Donaldo Colosio, a menudo poblada de daifas en la hora bruja; los palmetazos en la espalda, los muchos hermanos, los muchos, amigos; los grandes brazos en cruz, los recuerdos, la memoria, los cambios recientes, la sonrisa apretada de Claudia Ruiz Massieu ahora sentada como su padre (asesinado afuera de la CNOP), en la poltrona de la Secretaría General; el nuevo líder de las organizaciones populares, don Arturo Zamora; la nueva dirigente femenil, Hilda Flores; José Murat, cabeza de la Fundación Colosio; lo nuevo y lo añejo, el poder entre los dedos, la tarde escurrida en el reloj del mediodía, los micrófonos eufóricos, las gargantas afónicas, ahí viene, ahí viene…

Y ahí está Enrique Peña Nieto, pleno de confianza en viento futuro del partido.

Detrás suyo una mampara roja con dos ochos como dos claves del infinito imposible, deliberadamente sin corbata, como cabe en una ocasión sabatina, sin la formalidad de la investidura presidencial —camisa abierta, blazer oscuro, sol en la piel—, y sin embargo Presidente de todos, sin rubor por estar con los suyos, los aún suyos, los aparentemente incondicionales, quienes lo acompañarán cuando todos los demás le den la espalda, como les es dado a los inconformes, porque como él mismo señala, “nuestros contrincantes una y otra vez nos han subestimado y olvidan de qué está hecho el partido más fuerte y más grande de México…”

“…mientras esos partidos se encaminan a la división, a las pugnas internas o a la demagogia autoritaria, nosotros nos mantenemos cohesionados y con la unidad necesaria para vencer y para servir a México con responsabilidad”.

Por esas razones Enrique Ochoa, presidente del CEN priista, habla de la “blandura del pan” y el escaso calor de un sol “que no ilumina ni a la esquina” y menciona de paso el camino autoritario de la otra opción política.

Quien quiera ponerse el saco…

Se reúnen los priistas convocados por el cumpleaños.

Un pastelote sin velas, una mañana sin canciones, excepto afuera en las calles; una caja sin regalos, una guitarra sin cuerdas y un aniversario en condiciones reflexivas, preocupantes para muchos.

Pero si el pasado es fulgor y memoria gustosa de cuando la Revolución se hizo gobierno, como habría dicho el ya mencionado Leduc, el futuro es enigma y posibilidad promisoria, al menos para quienes forman, a quererlo o no; ese grupo al cual en ingeniosa frase alguna vez Rubén Figueroa definió como la caballada, flaca o gorda, según se quiera ver, porque posiblemente uno de estos señores estará a fines de este año metido hasta el cuello en los afanes de una candidatura presidencial.

Por eso estaban ahí, Aurelio Nuño (sí, el niño Nuño), Enrique de la Madrid, Ildefonso Guajardo (sí, Guajardo); José Antonio Meade, Miguel Ángel Osorio, José Narro y notable por su ausencia, Luis Videgaray a quien las cosas le van últimamente de la “Trumpada”, pues ha puesto la patria en sus manos (bueno, la patria, patria, no; Enrique Peña), la sacrosanta obligación de defendernos del bárbaro del norte, encomienda para la cual no podría haber distracciones de ambición electoral, excepto si como dice un viejo colmilludo, fuera el verdadero “tapado”, tan cubierto como para no dejarlo ver en tan señalada ocasión en la cual los reflectores bañaron con indiscreta luz a los demás y a él no.

—Para protegerlo, “para cuidarlo”, pues ya se sabe, la oscuridad o la luminosidad extrema, producen ambas el mismo efecto: no dejan ver.

Pero tienen los priistas tiempo para los romanticismos simbólicos y se les entregan a militantes distinguidos sendos medallones al “Mérito Revolucionario”; piezas doradas cuyo fulgor ya luce en el pecho de Manlio Fabio Beltrones y Rodolfo Echeverría.

“…¿Y qué tienes en el pecho —decía Darío—, que encendido se te ve?”

—El “Mérito Revolucionario”, ni más, ni menos. (Ándale, compadre).

Y hay también tiempo para recordar a Gustavo Carvajal, quien en años pasados descubrió el domicilio del demonio en el bucólico San Jerónimo Lídice de aquel tiempo, y cuyo deceso reciente muchos lamentamos todavía, como lo hacen los ex presidentes cuyo testimonio completa la ocasión.

¡Mírenlos, mírenlos, ahí están!

Jorge de la Vega, Adolfo Lugo, Humberto Roque Villanueva, José Antonio González Fernández (sí, hasta él fue presidente del viejo PRI); Cristina Díaz, Pedro Joaquín Coldwel, Manlio Fabio Beltrones, César Camacho…

¡Ay!, Plutarco, cuánta gente, cuánta historia, cuánta cosa en los archivos del tiempo, diría doña Chuy.

Pero pronto llegarán las elecciones y entonces veremos los cueros y las correas y los tronidos y los chicharrones; los perfumes y el jabón de olor; el fuego y las castañas; los gatos y las uñas; los caballos y los jinetes; las piedras y los caminos; los andares y los afanes, cuando de esta pobre fiesta ya no queden ni siquiera astillas en el polvo de la memoria.

EXCÉLSIOR

Frentes Políticos

I. De fiesta. El PRI festejó 88 años de su fundación. Aprovechando el momento, Enrique Ochoa Reza, líder nacional del tricolor, arremetió contra sus adversarios de derecha e izquierda. Envalentonado ante su militancia, calificó al PAN como blando y rancio, al PRD como un sol que no alumbra ni a la esquina, y al mesías de la mentira en Morena, exactamente como el mismo demagogo de siempre, el que le huye al debate. Un acto destacado de la celebración fue que Manlio Fabio Beltrones, expresidente del partido, recibió la medalla Plutarco Elías Calles, máxima presea que pueda recibir un priista, por su trayectoria y mérito ideológico. Cumpleañeros más fuertes que nunca.

II. Atracción. Mientras que en algunas esferas del Partido de la Revolución Democrática pugnan por su salida, en otras, como en el perredismo de Puebla, exigen a su dirigencia nacional dejar las denostaciones en contra del senador Luis Miguel Barbosa, líder del partido en el Senado, y definir si buscarán una alianza con las izquierdas o irán solos en 2018. Socorro Quezada, dirigente estatal, lamentó que Alejandra Barrales, presidenta nacional del sol azteca, y Beatriz Mojica, secretaria general, solicitaran la renuncia de Barbosa, a petición de Los Chuchos. El senador, en tanto, descarta retractarse de su apoyo a Morena. Aquí, quien pierde es el PRD. Y Barrales, por supuesto.

III. Gastos innecesarios. A partir de 2015, en algunos países en los que prevalece la inestabilidad social y política, los embajadores y cónsules de México viajan en vehículos blindados, mismos que cuestan entre un millón 777 mil pesos a dos millones 390 mil pesos, cada uno. En total, son nueve las unidades blindadas que la Secretaría de Relaciones Exteriores adquirió para las representaciones en Egipto, Haití, Honduras, Israel, Nigeria, Turquía, Venezuela y Palestina, con un gasto total de 17 millones 838 mil 558.6 pesos. Esta suma representa el 13 por ciento del valor total del parque vehicular, 328 unidades. ¿Es un lujo o una necesidad? Un poco de austeridad en tiempos de crisis no estaría nada mal.

IV. Mano dura. Mauricio Delmar Saavedra, secretario de Seguridad Pública de Hidalgo, informó que, en los últimos seis meses, se recuperaron 272 mil 823 litros de combustible, que representarían unos cuatro millones 299 mil 690 pesos. En este periodo, además, se detuvo a 21 personas, se aseguraron 168 vehículos, así como 784 objetos entre mangueras y contenedores; todo esto, en 135 intervenciones. Añadió que se han identificado a organizaciones delictivas de Puebla y el Estado de México que han incursionado en territorio estatal para saquear combustible de Pemex. Al equipo de Omar Fayad, el gobernador, no se le va una. Ya era tiempo.

V. A casa. 10 de marzo es la fecha tentativa para definir si Elba Esther Gordillo es finalmente enviada a prisión domiciliaria, como lo solicitó su defensa. “El magistrado del Primer Tribunal unitario solicitó una prórroga para poder hacer su proyecto de cumplimiento”, explicó Marco Antonio del Toro, abogado de la exlíder sindical. Además, señaló que no ve la posibilidad de que el proceso se complique para que Gordillo sea trasladada a su casa en Polanco, pues “la resolución del Tribunal Colegiado debe ser acatada”. No hay que olvidar que a la maestra, quien hace unos años se daba la vida de reina, se le achacan desvíos por más de dos mil 600 millones de pesos del magisterio. Una perita en dulce no es.

http://www.excelsior.com.mx/opinion/frentes-politicos/2017/03/05/1150187

EXCÉLSIOR

La inmaculada percepción

VIANEY ESQUINCA

De acuerdo a diversas encuestas, si fueran las elecciones presidenciales en este momento, el líder nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, las ganaría. Peroooo todavía no son las elecciones y faltan muchos meses para conocer a los candidatos de cada partido.

Sin embargo, López Obrador ya ganó imponer su agenda, generar conversación y polémica, ya logró que todos bailen a su ritmo y compás.

Esta semana, por ejemplo, el senador perredista Miguel Barbosa incendió la información cuando se declaró fan número uno de El Peje, ahora quiere ser su único y verdadero carnal. No importa que en febrero pasado le había bajado el Sol, la Luna, y las estrellas a Miguel Ángel Mancera llamándolo “un hombre de enorme estimabilidad, de enorme nobleza”. El perredista se desvivió en halagos al jefe de Gobierno capitalino, señalando que era “la única opción para que el PRD compita de manera real en 2018” y que si no era el candidato, el partido estaría a la deriva. Pero las palabras se las llevó el viento cuando aparecieron dos factores: el liderazgo de El Peje en las encuestas y el interés del senador por competir en las elecciones a la gubernatura en Puebla.

Por supuesto, estas declaraciones cimbraron al PRD y aceleraron los tiempos. Inmediatamente después, Graco Ramírez y Silvano Aureoles, gobernadores del estado de Morelos y de Michoacán, respectivamente, salieron a formarse en la fila de los suspirantes para obtener la candidatura de su partido para la Presidencia, ¡y eso que faltan meses para que se lleve a cabo el proceso electoral! Todo se tuvo que adelantar porque López Obrador tocó la marimba.

Pero Barbosa no es el único pejeliver que existe en la política. Varios funcionarios del Gobierno de la Ciudad de México le han declarado su amor sin importarles siquiera perder su empleo. Así, Miguel Torruco, exsecretario de Turismo, y Leticia Quezada, exsubsecretaria de Asuntos Metropolitanos y Enlace Gubernamental, han preferido abrirle su corazón a AMLO y darle la espalda a MAM. Además, varios legisladores perredistas están también por renunciar al PRD para correr a los brazos de su exlíder nacional.

En el Estado de México, Andrés Manuel se ha convertido en pieza fundamental para Delfina Gómez, abanderada de Morena para ganar la gubernatura, no sólo porque él es quien realmente hace campaña, sino que ya subió al ring a denunciar a Josefina Vazquez Mota por un asunto que ya está más que explicado, pero que, como lo mandan las reglas electorales, se trata de sacar raja política y judicializar.

Por si esto no fuera suficiente, el experredista y expriista es parte esencial de los spots de los presidentes del PRI y el PAN, quienes han creado una especie de TUCOLO (Todos Unidos contra López Obrador). Ambos coinciden en que el tabasqueño no es la opción, a ambos les quita el sueño y los tiene preocupados.

El Peje tiene para dar y recibir golpes a manos llenas. Ya sea en el Estado de México, la CDMX o Veracruz, donde ha iniciado un litigio con otro Miguel, Miguel Ángel Yunes. El agente 007 de Misantla asegura que el otrora jefe de Gobierno recibió dinero de Javier Duarte y el tabasqueño lo niega rotundamente, acusando al panista de mentir. Entre dos hombres acostumbrados al escándalo mediático, el pronóstico es reservado.

Seguramente en los próximos meses se verá lo de siempre: guerra sucia y de desprestigio entre todos los candidatos, errores, equivocaciones y tropezones. Sin embargo, hoy por hoy, la ruta hacia las elecciones presidenciales de 2018 tiene el aroma de López Obrador.

http://www.excelsior.com.mx/opinion/vianey-esquinca/2017/03/05/1150182

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.