Eusebio Ruvalcaba, in memoriam

Aldo Fabián Hernández Solís/Rebelión

A Eusebio Ruvalcaba solamente lo conocí a través de sus libros. En los noventas, siendo yo casi un niño, “Un hilito de sangre” se volvió mi libro de cabecera, con él descubrí lo que la literatura permite sentir, calentaba la sangre, emocionaba, excitaba. Sus libros te hacen sentir cómplice de sus historias, te hacen sentir camaradería con Eusebio. 

Novelista, poeta, cuentista, dramaturgo, ensayista y profesor, aunque a lo que vino al mundo, como le gustaba decir, fue “a escuchar música”. Eusebio fue un hombre que amaba la libertad, un hombre que escapaba del destino aburrido y fatigoso de nuestro tiempo, haciendo lo que amaba. Ahí estaba su esencia rebelde, contracultural, que no se amoldaba, que no se detenía.

“Las cuarentonas”, una especie de guía práctica para crecer y amar, se volvió manifiesto para una parte de mi generación. Ese libro por (mal) uso quedó deshojado, destrozado, manchado de tanto leerlo. Eusebio desde entonces se volvió el culpable de los aspectos más torcidos de mi educación sentimental-sexual.

La vasta obra literaria de Eusebio Ruvalcaba está ahí para gozarla, para deleitarnos, para sensibilizarnos, para leerla en el desamor o en la cruda del alma, con la mujer amada que nos humilla o con la amante menospreciada. Sus escritos sobre música clásica, su mayor placer, son una guía para adentrarse en ese universo y no salir. Son ejemplo de belleza y sensibilidad. La música empapa su obra, su vida y hoy su recuerdo.

Fue también profesor de la UACM plantel Cuautepec, me lo imagino amando la vida, conviviendo con la juventud, sorprendiéndose y sorprendiendo a sus alumnos. Hablándole feliz de literatura y música a una nueva generación de escritores, críticos y amantes de la vida. Me gusta pensar que caminamos los mismos pasillos, que estuvimos en los mismos salones, que tal vez nos cruzamos en la universidad. Me hubiera gustado estrecharle la mano y decirle: ¡Eres un chingón Eusebio!

El tiempo no se detiene, el 7 de febrero del 2017 la muerte, sin permiso, se llevó a Eusebio Ruvalcaba.

¡Música, literatura, sexo y mezcal en su honor!

https://www.rebelion.org/noticia.php?id=223438

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.